EDUCACIÓN ALIMENTARIA EN LOS COLEGIOS PARA COMBATIR EL SOBREPESO Y LA OBESIDAD

EDUCACIÓN ALIMENTARIA EN LOS COLEGIOS PARA COMBATIR EL SOBREPESO Y LA OBESIDAD

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1500!
Con 1500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales
Jose Miguel Soriano del Castillo ha iniciado esta petición dirigida a Ministerios de Sanidad y de Educación

            Los datos siguen siendo alarmantes en España, alrededor de un 40% de la población infantil tienen sobrepeso u obesidad, siendo una de las cifras más altas de la Unión Europea. De hecho nuestros datos reflejan que un 19% de los niños  (aproximadamente uno de cada cinco)  y un 17% de las niñas sufren obesidad. Revertir este efecto se puede realizar siempre y cuando nos apoyemos, en estrategias en el hogar y en la escuela, fundamentadas en cuatro pilares fundamentales:

·       Evaluación e implementación de menús saludables en las escuelas.

·       Incorporación de máquinas expendedoras saludables.

·       Promoción de una cultura social alrededor de la comida y en donde la población infantil pueda y deba preparar la comida, poner la mesa y a realizar comidas de manera tranquila en un entorno social amigable a la nutrición.

·       Contratación de dietistas-nutricionistas profesionales que permitan dar formación en las clases y en el hogar.

Esto permitiría cumplir, dentro de la Ley 17/2011, de 5 de julio, de seguridad alimentaria y nutrición, y en concreto en su artículo 40 dentro de las medidas especiales dirigidas al ámbito escolar, lo siguiente “Las autoridades educativas competentes promoverán la enseñanza de la nutrición y alimentación en las escuelas infantiles y centros escolares, transmitiendo a los alumnos los conocimientos adecuados, para que éstos alcancen la capacidad de elegir, correctamente, los alimentos, así como las cantidades más adecuadas, que les permitan componer una alimentación sana y equilibrada y ejercer el autocontrol en su alimentación. A tal efecto, se introducirán contenidos orientados a la prevención y a la concienciación sobre los beneficios de una nutrición equilibrada en los planes formativos del profesorado.”

No sólo eso, sino que velar por la salud infantil es un derecho inalienable y que se recoge en el Artículo 25.1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos donde indica que: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.”

Esta petición se debería de enmarcar en una estrategia sanitaria ampliada cuyas raíces deben ser emanadas en una nueva política alimentaria del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social conjuntamente con el Ministerio de Educación y Formación Profesional y que permitiría a los dietistas-nutricionistas aumentar la formación de los afectados y aumentar la calidad de vida de manera puntual con actividades formativas en los colegios.

Esta propuesta podría ser llevada a cabo si un presupuesto especial saliera de nuestros políticos y que estos proporcionaran, sólo, el 1% de sus sueldos para llevar a cabo la contratación de estos profesionales a nivel escolar. Es complicado calcularlo pero si tenemos en cuenta los datos de Montero, en 2009, indicaba que los salarios de los 76.000 políticos, en ese momento, sumaban 720 millones de euros anuales, siendo estos datos muy por debajo de lo que seguramente cobran en la actualidad.

La incorporación de los dietistas-nutricionistas permitiría la mayor campaña estratégica sanitaria y educativa en la historia de nuestro país que permitiría no sólo aumentar la calidad de vida sino reducir el coste sanitario en el futuro (puesto que la obesidad viene asociadas a la diabetes tipo II, hipertensión, hipercolesterolemia, enfermedades vasculares y coronarias y el hígado graso).

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1500!
Con 1500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales