Las Tablas de Daimiel se mueren, ¡Defiéndelas!

Las Tablas de Daimiel se mueren, ¡Defiéndelas!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


El Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel aprobado a finales del año 2017, indica que se deben garantizar los aportes hídricos necesarios para la conservación del parque nacional, y para ello mientras la funcionalidad hidrológica natural del Alto Guadiana no esté asegurada, una de las medidas a adoptar es el aporte regular de agua a partir del acueducto Tajo-Segura, asegurando así una superficie inundada al inicio de primavera de 1400 hectáreas, el 80% de su superficie encharcable.

El 25 de Octubre del 2019 la Comisión Mixta del Parque Nacional siguiendo las indicaciones del Plan Rector, solicitó a la Comisión de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, un trasvase de 20 hectómetros cúbicos de agua para paliar esta situación de sequía extrema que tiene el humedal, solicitud que no se ha atendido a día de hoy.

El pasado 13 de Febrero del 2020, el Patronato Rector del Parque Nacional viendo la degradación que está sufriendo el humedal y las negativas consecuencias de esta situación, acordó apoyar la decisión de la Comisión Mixta.

Han pasado casi seis meses desde la solicitud y solo se han recibido negativas al envío de esta necesaria derivación, acordando mientras tanto el envío de agua incluso para regadío al levante.

Es incomprensible esta situación ante la demostrada necesidad de agua que tiene el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. Las consecuencias ya se están haciendo notar, colapsos en las turbas, degradación de flora tan singular como la Masiega, invasión de especies como el Taray que proliferan en terrenos donde debería haber agua, miles de peces muertos, y la afección a la nidificación de especies que necesitan de un aceptable estado hídrico para llevar a buen puerto su reproducción y cría.

Y el desastre económico ya está aquí, en el año 2019 ya se recibieron 45.000 visitantes menos, lo que supone un descenso de aproximadamente el 20% sobre la media. Cifras que pueden empeorar a niveles de anteriores sequías donde se alcanzaban escasamente las 85.000 personas, 100.000 menos que en el 2018; Esta es una cifra muy preocupante que afecta a los establecimientos turísticos de la comarca, ya que no debemos olvidar que Las Tablas de Daimiel son uno de los principales recursos turísticos de la provincia.

Destacar que realizando un análisis del estudio piloto del visitante de Las Tablas de Daimiel realizado en el 2014 por el Organismo Autónomo de Parque Nacionales, basándonos en el gasto medio del visitante y sus pernoctaciones en el destino, la pérdida de 100.000 visitantes supone perder en la comarca aproximadamente al año 9.300.000Euros.

Con la llegada del COVID-19 estas cifras se agravan drásticamente, ya que cuando se produzca el levantamiento del Real Decreto del Estado de Alarma, Las Tablas de Daimiel no se encontrarán en una situación óptima para ser un atractivo turístico, en unas fechas de verano y otoño donde se podría recuperar parte de la afección producida.

Es por tanto de imperiosa necesidad la derivación inminente de agua al Parque Nacional Tablas de Daimiel ya que no solo afecta a la conservación del humedal, si no que igualmente está afectando y afectará más gravemente al sector turístico, estando seguros que ocasionará la pérdida de empleos y el cierre de empresas.

Solicitamos por tanto a las administraciones competentes pongan freno mediante un trasvase a las consecuencias ambientales y económicas de la no derivación de agua, cumpliendo con el PRUG del Parque Nacional y acto seguido se realice una mayor apuesta para recuperar la funcionalidad hidrológica natural del Alto Guadiana.

La medida puesta en marcha hace unos días donde una batería de pozos aportarán agua al humedal, es una medida dirigida a humedecer las turbas del Parque Nacional y no a conseguir la superficie encharcada que obliga el Plan Rector de Uso y Gestión. Esta medida muestra como las Administraciones competentes no solo no son capaces de iniciar una recuperación de los niveles freáticos, si no que han declinado el envío de agua por la tubería manchega desde el trasvase Tajo-Segura, una infraestructura que está completamente habilitada para realizar esa función. Como solución han optado por la menos eficaz y previsiblemente no suficiente para recuperar la biocenosis de Las Tablas de Daimiel.

Creemos que es posible el equilibrio entre el agua que se necesita para la conservación del Parque Nacional y la viabilidad de sector turístico, un agua que genera riqueza ambiental pero que también genera riqueza económica, y el agua que por otro lado es necesaria para el mantenimiento de la economía agraria y de la sociedad en general.

Necesitamos que las Administraciones competentes muestren empatía con la grave situación del sector turístico de la comarca y realicen una apuesta eficiente para recuperar el estado del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel.

ASOCIACIÓN TURÍSTICA TABLAS DE DAIMIEL