Reunión con el ministerio de sanidad para tratar problemática odontología actual

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Todos hemos leído, o nos han leído en algún momento de nuestra vida la fábula de Pedro y el lobo…

Que viene el lobo, que viene el lobo…Y finalmente el lobo llegó, se cayeron esos corazones que adornaban su pelaje, y en lugar de comerse ovejas, gallinas o cabritos, este lobo cerró persianas metálicas, dejando a profesionales en la calle, sueldos pendientes, pacientes desatendidos, deudas y la imagen de la odontología a la altura del betún…

Este lobo llamado idental llevaba mucho tiempo enseñando sus colmillos, muchos Pedros habían avisado de que este sería el desenlace esperado, la crónica de una muerte anunciada.

Y ahora toca buscar responsables, hacer examen de conciencia y poner en funcionamiento los medios para que no vuelvan a suceder episodios de este tipo.

Desde OTR tenemos muy claro quién es el principal culpable de este despropósito, y desde luego no han sido los miles de pacientes que como los ratones del flautista de Hamelin acudieron a la llamada de la flauta de las ayudas solidarias de esta empresa del corazón, que eran obligados a financiar tratamientos, que no eran atendidos por imposibilidad de agenda hasta varios meses despues; ni los dentistas (la mayoría de ellos recién licenciados) que eran explotados en jornadas maratonianas, formados de forma deficiente, sin posibilidad de realizar un seguimiento a los tratamientos que iniciaban y obligados a realizar tratamientos que ni ellos mismos prescribían; ni el resto de compañeros a los que nos duele la cabeza, la espalda y el corazón de ver como el único precio que obtenemos por intentar desempeñar nuestra profesión con toda la dignidad  y ética posible es desprecio y agravios comparativos.

Aquí hay y ha habido un solo culpable: LA ADMINISTRACIÓN, que desde su ministerio de sanidad hasta las consejerías autonómicas han hecho oídos sordos ante los gritos de auxilio de los odontólogos españoles, convirtiendo el caso idental en un problema de salud pública con muchos más afectados de los que tuvo por ejemplo el síndrome tóxico del aceite de colza.

No dejan de surgir preguntas en nuestras cabezas… ¿Esta pasividad ha sido dejadez o realmente detrás de esa dejadez hay un plan orquestado? ¿interesa que en España haya una odontología de batalla, de baja calidad y bajo precio? ¿es esta la manera de suplir la atención bucodental por parte del sistema nacional de salud? ¿cómo pasaron estas clínicas todas las revisiones de sanidad? ¿por qué las sanciones que impone competencia ante las quejas que elevan los colegios sobre la peligrosidad de este tipo de clínicas son tan irrisorias? ¿por qué se ha permitido que su publicidad anuncie falsas ayudas e insulte al resto de dentistas llamándonos antidemócratas?

Parece que todo vale cuando se adora al señor euro, incluso se permite a los lobbies entrar en el terreno de la salud dental (como ha quedado patente con Wiston Hill, con la familia Botín y las entidades financieras que sustentan las grandes aseguradoras)

En vista de lo sucedido y de lo que no queremos que suceda, proponemos:

-          Que se haga cumplir a rajatabla la ley de publicidad sanitaria que entro en vigor hace unos meses

-          La regulación de la apertura de clínicas dentales, siendo la titularidad de esta exclusividad del odontólogo o estomatólogo

-           Que las Clínicas con más de 5 reclamaciones anuales, sean sometidas a inspección de sanidad y control de calidad

Estamos muy cansados, y no es una amenaza, es un hecho, por lo tanto, pedimos a nuestros organismos gestores, principalmente al consejo y también a los colegios, hagan llegar nuestras voces a las autoridades pertinentes.

El invierno se ha instalado en la odontología española, va siendo hora de traer al sol de vuelta.



Hoy: Alejandra cuenta con tu ayuda

Alejandra Cordero necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: Reunión con el ministerio de sanidad para tratar problemática odontología actual». Únete a Alejandra y 1.396 personas que ya han firmado.