POR UN TRANSPORTE DIGNO. PARA FRENAR LA RUINA DE MUCHAS FAMILIAS. YA HAN CAÍDO SUFICIENTES

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


A diario podemos ver como cientos de camiones circulan por nuestras carreteras. Son gigantes comparados con nuestros vehículos. Son gigantes que habitualmente van más lentos que nosotros. Sus maniobras parecen torpes al necesitar prácticamente todo el carril para su conducción. Pero, ¿Cuantas veces nos preguntamos como debe estar ese conductor cuando conduce estos monstruos de grandes ruedas? ¿Cuantas horas llevará al volante? ¿Porque el fin de semana hay cientos de camiones en las áreas de servicio y parkings con los conductores sentados muchas veces al lado de sus remolques, o con ropa tendida en el limpiaparabrisa? ¿Porque le dan tanta importancia cuando disminuyo la velocidad delante de ellos y me hacen luces? ¿Porque parecen ir con tanta prisa siempre?

No son preguntas que surjan en cuanto nos topamos con un camión, y son muy importantes. En realidad, todo esto pasa porque, si tenemos en cuenta la dificultad de manejar un camión de grandes dimensiones, hay que sumarle los altos costos que se multiplican al no procurar una conducción y velocidad relativamente estable y adecuada a cada situación. El llevar un camión requiere tener todos los sentidos alerta y lo que es más importante, descansados. Muchas de las veces esto no ocurre porque nos vemos abocados a cargar y descargar las mercancías que transportamos, o a mal dormir porque el sitio donde no tenemos mas remedio que pararnos es poco seguro, o simplemente porque llevamos semanas sin pasar por casa y debemos apañar un mínimo de higiene como se pueda. El transporte por carretera lleva sufriendo unas carencias que no hay manera de solucionar, ya sea por que los grandes flotistas están interesados en que ello suceda para conseguir una seguridad en que sus demandas de portes se harán debido a la dependencia económica a la que se nos procura, o asociaciones de transportistas que requieren su comodidad a base de cuotas de sus socios a cambio de servicios muy muy básicos y no el hecho de procurar que éstos tengan un vida laboral digna. Por la dignidad de estas personas que día a día transportan TODO y absolutamente TODO lo que pueda pasar por tu mente es que te pedimos apoyo con tu firma.

Para que la solución empiece a ser bien legislada, y no como hasta hoy, que las leyes se cumplen a conveniencia y las mal reguladas sirven de escusa para abusos y extorsiones. Es por eso que todas estas firmas serán trasladadas al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, y al Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social donde deben tomar en consideración todas estas peticiones y procurar la ejecución de las soluciones.

EL TRANSPORTE NECESITA TU APOYO.

Esto es lo más urgente a modificar en el sector del transporte.

     -Creemos que nuestra profesión, reconocida de alto riesgo, está empeorando por la falta de control a las empresas y por las políticas del gobierno sobre el reconocimiento de enfermedades laborales y la edad de jubilación, haciendo caso omiso de las recomendaciones de la propia Unión Europea en materia de riesgos laborales, e informes de sindicatos, universidades, así como la propia seguridad social en cuanto a accidentes y coeficientes reductores de la edad de jubilación. Consideramos de especial gravedad las consecuencias de seguir con estas políticas, ante la evidencia de que los conductores, y por eso, exigimos que la edad mínima para jubilar al profesional del transporte debe ser a los 60 años.

     -Demasiado a menudo recibimos la presión en los puntos de carga y descarga tanto por las empresas de logística como por nuestras propias empresas, donde a menudo se nos obliga a realizar trabajos de carga y descarga propios de un mozo de almacén, careciendo de los medios adecuados de seguridad o formación, con el consiguiente riesgo para la salud. Conseguir la prohibición, con fuertes sanciones al incumplimiento, de realizar cargas o descargas.

     -Se sigue pagando incentivos a modo de una cantidad fija por kilómetro o a un porcentaje del precio viaje, lo cual pone en serio riesgo su salud y la seguridad vial. Por otro lado, las empresas no están realizando las cotizaciones por trabajo remunerado. Eliminación inmediata de los incentivos por kilómetro recorrido o por viaje realizado.

     -La conciliación familiar es algo inexistente en este sector. Se están soportando horarios de catorce y quince horas diarias, a través de trabajo efectivo (conduciendo) como a través de otros trabajos como las horas presenciales, labores de carga y descarga o reparación de vehículos, lo que no deja mucho tiempo para el correcto desarrollo de la vida personal y familiar. Obligar a las empresas a que los retornos al domicilio se produzcan con un mínimo de dos semanas, siendo el intervalo de una pausa semanal fuera del lugar de residencia y el siguiente en éste.

     -Es necesario que se mejoren las condiciones económicas de los trabajadores y aquí también incluimos a los autónomos y PYMES, ya que, al soportar los conductores las reducciones de los costes del transporte por carretera, estamos siendo víctimas del conocido Dumping Social, a la vez que estas empresas están compitiendo en el mercado de forma desleal. Se debe fijar un precio mínimo que el transportista efectivo, el que soporta toda y cada una de las cargas derivadas del porte, reciba por su realización, tomando como base el observatorio de precios de transporte que ya publica el ministerio de fomento.

NO ESPERES AL CAMBIO ¡¡¡CÁMBIALO!!!



Hoy: Utapa cuenta con tu ayuda

Utapa Asociacion de Transporte necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: POR UN TRANSPORTE DIGNO. PARA FRENAR LA RUINA DE MUCHAS FAMILIAS. YA HAN CAÍDO SUFICIENTES». Únete a Utapa y 2.325 personas que ya han firmado.