Prioricen la salud de las mujeres. Todos los Datos de la COVID19 diferenciados por sexo YA

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 50.000!

Con 50.000 firmas, esta petición se convierte en una de las más firmadas en Change.org

Hola, me llamo María Teresa Ruiz Cantero y soy catedrática en medicina preventiva y salud pública en la Universidad de Alicante. Mi línea de investigación se desarrolla en epidemiología desde la perspectiva de género. ¿Te imaginas que los resultados de investigaciones realizadas en hombres se apliquen a mujeres y que la consecuencia sea una atención sanitaria menos rigurosa en ellas? 

Desde el comienzo de la pandemia por el SARS Cov-2 investigo la tendencia de la COVID 19, porque existen múltiples pruebas científicas de que en la medicina la salud de las mujeres ha sido con mucha frecuencia relegada a los problemas de salud reproductiva. Pero, en las enfermedades que pueden ser padecidas por ambos sexos, se aplica a las mujeres el conocimiento de estudios realizados sobre todo en hombres.

El desconocimiento de la distinta presentación clínica de la COVID 19 en hombres y mujeres ha influido en una menor detección precoz y menor hospitalización durante el confinamiento en las mujeres que en los hombres, y en la mayor frecuencia de fallecimientos por la COVID 19 sospechoso en mujeres que en hombres en los centros sociosanitarios (geriátricos). También, en la mayor frecuencia de COVID 19 persistente en las mujeres. Por eso, lanzo esta petición al Ministerio de Sanidad, para que faciliten todos los datos de la encuesta epidemiológica de coronavirus, o los publiquen desagregados por sexo, incluyendo los signos, síntomas y patologías añadidas que suponen un mayor riesgo para uno u otro sexo, lo que dejaron de hacer a partir del 29 de mayo del 2020. De hecho, por ley ya se debería hacer, ya que en el artículo 27 de la Ley de Igualdad establece que los datos deben ser desagregados por género cuando sea posible, como es este caso.

Disponer de esta información, es muy útil para mejorar la atención sanitaria de las mujeres. Desde un principio se habló de la COVID 19 como una “infección respiratoria” pero la propia Organización Mundial de la Salud la redefinió como una enfermedad “inflamatoria” de transmisión infectocontagiosa a través de las vías respiratorias, pudiendo afectar a otros órganos y aparatos del cuerpo más allá del aparato respiratorio, el cual efectivamente era y es más frecuentemente afectado en los hombres. Sin embargo, la COVID en las mujeres afecta con mayor frecuencia que en los hombres a los aparatos digestivo, neurológico o cutáneo. Por este tipo de factores, quienes hemos estudiado la pandemia desde la perspectiva de género, detectamos durante el confinamiento un infra-diagnóstico de la COVID 19 en mujeres que requiere atención.

Estos son solo algunos ejemplos, que evidencian algo que ya sabemos en investigación y en la atención sanitaria: Existe una variedad amplia de enfermedades, y en este caso infecciones, que a menudo afectan de manera diferente a hombres y mujeres. Por ello, necesitamos que todos los datos relacionados con las enfermedades se proporcionen desagregados por sexo, porque es imprescindible para lograr las mejores prácticas sanitarias posibles en las mujeres como en los hombres, más eficientes y equitativas, más aún en tiempo de pandemia.

Es urgente que se hagan visibles las diferencias en la presentación clínica (signos y síntomas) de la COVID 19 en hombres y mujeres para evitar la desigualdad vivida en las primeras olas epidémicas. Por eso te pido que firmes mi petición para que el Ministerio de Sanidad nos escuche y las enfermedades de las mujeres dejen de estar en un segundo plano (o invisibles) y acabemos con el sesgo de género que pone nuestras vidas en riesgo.