Por un estatuto laboral justo para los médicos: las guardias también son trabajo.

Por un estatuto laboral justo para los médicos: las guardias también son trabajo.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Jesús Morán ha iniciado esta petición dirigida a Ministerio de Sanidad y

El sistema sanitario español se basa en el trabajo conjunto de una serie de profesionales, todos ellos imprescindibles, de los cuales, el estamento médico ha sido visto tradicionalmente como el más privilegiado, no solo en el aspecto económico , sino también en otros aspectos, obviándose a menudo la responsabilidad penal asociada a su profesión, desde primeros diagnósticos hasta intervenciones quirúrgicas, pasando por tratamiento etc. El estatuto laboral de los médicos no se corresponde con la visión de seres privilegiados con la que son vistos y dista mucho de esta realidad: la atención continua de la población se basa en un sistema de guardias que permiten trabajo continuo de hasta más de 24 horas, garantizando por ley un descanso de solo 12 horas tras su realización. Llevado al extremo, podrían ser obligados a trabajar 20 días completos (con sus mañanas, tardes y noches, es decir, una jornada laboral de 120 horas semanales “por necesidades del servicio”) . El Estado es consciente de esta situación, y para perpetuar esta injusticia considera que “a juicio del Reino de España, el tiempo de trabajo dedicado a la Atención Continuada no puede considerarse como tiempo efectivo de trabajo” (26/10/1998 de la Abogacía del Estado ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas), o “que el tiempo de guardias nocturnas solo de forma muy relativa es tiempo de trabajo” (argumentación del Letrado Jefe del Gabinete Jurídico de la Consellería de Presidencia de la Generalitat Valenciana en el Área Sanitaria del Tribunal Supremo Español). Esta argumentación ha sido rechazada por los tribunales en diversas ocasiones, y solo se necesita echar la vista atrás hacia los meses más duros de la pandemia para comprobar la absoluta falta de veracidad de estas posiciones. Podrá pensarse que este sistema de trabajo pasa a ser más justo si se retribuye de una forma adecuada, pero la realidad es que no se compensa de forma especial. En el caso de las guardias médicas se retribuyen incluso POR DEBAJO DE LA HORA ORDINARIA. Esas horas no se pagan como horas extra (que son lo que son en realidad), si no por debajo del coste de la hora “ordinaria” ni reciben plusvalías por trabajo nocturno. Las horas de guardia no contabilizan para la cotización ni como tiempo productivo para la jubilación, y se les aplica un tramo fiscal del IRPF es del 50%, lo que quiere decir que un médico que realiza guardias en 30 años puede realizar la jornada equivalente a más de 40 años de otras categorías y no se tiene en cuenta a la hora de su jubilación, ni en cotizaciones ni en tiempo. O puesto el extremo anterior: por 120 horas trabajadas en una semana, sólo cotizarán 35, sólo se reconocerán como tiempo trabajado 35, y el salario neto obtenido a partir de la hora 36 rozará los 12€ por hora (un sueldo más que digno contando que la preparación legal para ejercer en España conlleva un período de 6 años de formación universitaria con acceso restringido por su nota de acceso, un concurso-oposición para acceder a la formación especializada y posteriormente un período de residencia de 4 o 5 años sin estabilidad laboral posterior en muchos casos). Puede ser posible que se considere que el resto de profesiones públicas están sujetas a estas condiciones, pero de nuevo la evidencia muestra lo contrario: entre las profesiones sanitarias solo casos contados en enfermería llevan a cabo la sarcásticamente llamada “jornada complementaria”, y entre las profesiones en las que también se desarrolla el sistema de guardias, como policías y bomberos, se les aplica un sistema corrector que les permite cuantificar estas horas como tiempo trabajado, cotizado y productivo para la jubilación. Estos dos últimos cuerpos tienen garantizado un descanso obligatorio de 12 horas entre jornadas y a un descanso semanal ininterrumpido de 35 horas semanales, y sus descansos de libranza computan como jornada anual.

Por último, en un estudio aparecido en “The Annals of Emergency Medicine” (https://doi.org/10.1016/j.annemergmed.2017.10.005 se destaca que las guardias de 24 horas pueden reducir el rendimiento cognitivo del médico en casi una cuarta parte. Teniendo en cuenta que el proceso cognitivo médico tiene relación con la toma de decisiones, la realización de diagnósticos o la detección de la prioridad de las urgencias, nos encontramos con un ALTO RIESGO de cometer errores médicos o negligencias médicas por parte del médico de guardia. No obstante, este y otros estudios, refuerzan lo que es de SENTIDO COMÚN. Un médico cansado, sometido a fuerte estrés, con un alto grado de trabajo y con horas a sus espaldas sin descanso, ES IMPOSIBLE que evalúe, que trabaje, que opere, con claridad y conforme a la práctica médica.

 


Con este contexto, es de justicia solicitar una revisión del estatuto laboral de las profesiones médicas acorde al derecho laboral internacional, reconociendo los siguientes puntos:

 


  • Reconocimiento del trabajo realizado durante la guardia como tiempo efectivo de trabajo y no expectativa del mismo, considerándose como tal a todos los efectos: adecuado descanso posterior retribuido, sueldo como hora extra con consideración de nocturnidad, cotización o compensación con un sistema corrector, contribución productiva a la hora de establecer edad de jubilación.

  • Regulación por ley de la duración de la jornada laboral en la profesión médica, de manera que no pueda excederse de ese límite máximo salvo aceptación personal del médico a nivel individual, evitando el imperativo legal de las “necesidades del servicio” y que cumpla la normativa europea estableciendo 12 horas de descanso entre jornada y descanso ininterrumpido semanal de 36 horas.

 

Si estás de acuerdo con lo expuesto, firma esta petición que se enviará tanto al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social como al Congreso de los Diputados.

 


Gracias por tu apoyo.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas