Permitir salir a realizar ejercicio físico en estado de alarma

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Tras la declaración en España del estado de alarma el 14 de Marzo de 2020 y la publicación del Real Decreto 463/2020 para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, se estableció una limitación en la libertad de circulación de las personas, pudiéndose circular por las vías de uso público únicamente con el fin de realizar determinadas actividades, no encontrándose entre ellas la realización de ejercicio físico. A continuación, exponemos los riesgos para salud que ello conlleva y la necesidad de modificar esta medida.

La inactividad física y la reducción de la actividad diaria, incluso durante cortos periodos de tiempo, produce un agravio de la patología cardiovascular así como alteraciones en personas sanas, como serían una disminución de la función endotelial, aumento de la rigidez arterial, aumento de la presión arterial diastólica, disminución de la función cardiorrespiratoria, aumento de la resistencia a la insulina, dislipemia (aumento de colesterol y triglicéridos), aumento del almacenamiento de grasa abdominal y hepática. Varios son los estudios que demuestran estas alteraciones en pacientes sanos durante cortos periodos de inactividad, siendo difícilmente reversible en adultos mayores.

Según estudios realizados en personas en cuarentena, se obtuvo que, el 28,9% y el 31,2% manifestaron síntomas de TEPT (Trastorno de Estrés Postraumático) y depresión respectivamente, además de alteración de los estados de vigilia-sueño, aumento del estrés, ansiedad, insomnio, irritabilidad, disminución de la concentración y capacidad de trabajo. Haciendo visible la necesidad de implementar medidas durante los periodos de cuarentena que eviten estas alteraciones en la medida de lo posible. 

Con el fin de evitar dichas alteraciones físicas y psicológicas, que resultarían en un aumento de la demanda sanitaria, contribuyendo al colapso del sistema, pedimos la posibilidad de realizar ejercicio físico de forma individual respetando las medidas sanitarias necesarias, como se ha hecho en otros países europeos.

 

Nosova, E. V., Yen, P., Chong, K. C., Alley, H. F., Stock, E. O., Quinn, A., ... & Grenon, S. M. (2014). Short-term physical inactivity impairs vascular function. journal of surgical research, 190(2), 672-682.

Bowden Davies, K. A., Pickles, S., Sprung, V. S., Kemp, G. J., Alam, U., Moore, D. R., ... & Cuthbertson, D. J. (2019). Reduced physical activity in young and older adults: metabolic and musculoskeletal implications. Therapeutic Advances in Endocrinology and Metabolism, 10, 2042018819888824.

Davies, K. A. B., Sprung, V. S., Norman, J. A., Thompson, A., Mitchell, K. L., Halford, J. C., ... & Cuthbertson, D. J. (2018). Short-term decreased physical activity with increased sedentary behaviour causes metabolic derangements and altered body composition: effects in individuals with and without a first-degree relative with type 2 diabetes. Diabetologia, 61(6), 1282-1294.

Hamburg, N. M., McMackin, C. J., Huang, A. L., Shenouda, S. M., Widlansky, M. E., Schulz, E., ... & Vita, J. A. (2007). Physical inactivity rapidly induces insulin resistance and microvascular dysfunction in healthy volunteers. Arteriosclerosis, thrombosis, and vascular biology, 27(12), 2650-2656.

Knöchel, C., Oertel-Knöchel, V., O’Dwyer, L., Prvulovic, D., Alves, G., Kollmann, B., & Hampel, H. (2012). Cognitive and behavioural effects of physical exercise in psychiatric patients. Progress in neurobiology, 96(1), 46-68.

Reynolds, D. L., Garay, J. R., Deamond, S. L., Moran, M. K., Gold, W., & Styra, R. (2008). Understanding, compliance and psychological impact of the SARS quarantine experience. Epidemiology & Infection, 136(7), 997-1007.

Brooks, S. K., Webster, R. K., Smith, L. E., Woodland, L., Wessely, S., Greenberg, N., & Rubin, G. J. (2020). The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence. The Lancet.