La negligencia del 112 ha destrozado mi familia; basta ya de recortes en sanidad

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


 El pasado 31 de mayo sobre las 20:15h encontré a mi marido, Juan Carlos Rodríguez-Malo,  inconsciente en el sofá. Llamé rápidamente a mi hija menor la cual avisó al 112 de inmediato pidiendo una ambulancia de manera urgente, y la respuesta fue que explicara que le pasaba al paciente y no qué necesitaba. Le dijeron que tumbara a su padre de lado y le colocara los pies en alto y que pasado un rato, si seguía así, volviéramos a llamar; y colgaron. Acto seguido, volví a llamar explicándoles que el corazón le iba muy rápido a lo que me respondieron groseramente que cómo lo sabía y que el médico estaba de camino. En esta situación de desesperación (ya que no teníamos ninguna pauta que seguir), mi hija intentó tomarle el pulso mientras yo volvía a llamar al 112, dándome largas. Segundos después, mi marido perdió el pulso, y al avisar repetidas veces al 112 y decirnos tanto que “el médico estaba de camino, como que este servicio no estaba para llamar 30 veces” mi hija contactó con un vecino con conocimientos médicos, que intentó reanimarle. Tras esto, tanto mis hijos como varios vecinos, estuvieron llamando insistentemente para que enviaran cualquier tipo de unidad que evitara el fallecimiento de mi marido. Quien estuviera al mando del servicio telefónico no cesaba de colgar y de darnos contestaciones inapropiadas para una situación de completa desesperación donde una de las misiones del teleoperador debería haber sido la de transmitir tranquilidad o al menos darnos algún tipo de instrucción que seguir.

Casi una hora después (teniendo a nuestro alrededor varios hospitales, Cruz Roja, atención sanitaria 24h, etc) apareció por fin el médico en nuestro domicilio y me preguntó desde cuándo estaba así y quien nos había dicho que le pusiéramos en esa posición, pues debía estar en el suelo boca arriba. Al responderle que llevaba inconsciente desde las 20:15h y ver que eran las 21:10h puso un gesto de derrota, haciendo entender que ya era demasiado tarde.  A pesar de esto, intentó reanimarle con todos los medios que tenía a su disposición, sin éxito.

Empezamos a escuchar la sirena de la policía local que, según los agentes, vinieron avisados por el propio médico desde el domicilio y no por el servicio de emergencias del 112, como debería haber sido. Más tarde y de manera progresiva llegó la ambulancia, la guardia civil y una UVI móvil; demasiado tarde para una emergencia de tal calibre.

Los médicos de la ambulancia nos ofrecieron ayuda psicológica, a lo que mi familia respondió que sí. Sin embargo, se marcharon. Tras esto mi hija menor volvió a llamar reclamando esta atención psicológica que nos habían ofrecido y la respuesta fue que la habíamos rechazado. El teleoperador le respondió que al supuestamente haber dicho que no, los médicos llegarían a lo largo de la noche, sin ningún tipo de apremio. Cuando llegaron, nos hicieron un pequeño reconocimiento médico y nos proporcionaron un Diazepam a cada uno por si había alguna crisis de ansiedad; y se marcharon.

Esta es una de las consecuencias de los recortes en la sanidad pública. Quiero contar mi historia para denunciar de manera pública la incompetencia en cuanto al trato recibido y la falta de coordinación que un servicio tan importante como el 112 ha mostrado en estos momentos tan trágicos, además de expresar la situación de desesperación que vivió toda mi familia y el malestar de que si hubieran actuado con prontitud mi marido quizás seguiría con vida.

 Hemos puesto la correspondiente queja en el portal del 112, así como hemos tramitado la denuncia contra este servicio en la Guardia Civil. Estamos a la espera de noticias.

Pedimos por favor colaboración y difusión para la mejora del servicio de emergencias pues nunca se sabe cuando puede ocurrirte a ti o a alguien de tu entorno. Por eso, firma. Gracias de antemano 



Hoy: Adela cuenta con tu ayuda

Adela Alvarez necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de sanidad: Mejora del servicio telefónico de emergencias 112». Únete a Adela y 2.688 personas que ya han firmado.