Empatía y respeto a los derechos y necesidades de la infancia en la crisis del coronavirus

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 75.000!


Las rápidas medidas y cambios que hemos debido adoptar para evitar que el coronavirus siga expandiéndose han ignorado a la infancia por completo. Aunque son ciudadanos de pleno derecho, nuestras niñas y niños no solo están confinados en sus casas, sino que sus necesidades y derechos han desaparecido del debate público en torno a esta crisis. Es como si no existieran. 

Aunque no son una población de riesgo específica, se han convertido en el grupo de edad más perjudicado por la gestión del confinamiento. Más incluso que los animales domésticos, a los que el texto en el que se decretó el estado de alarma hace referencia varias veces. Sin embargo, por sus características especiales, por el hecho que están en período de crecimiento, los niños forman parte de las personas más vulnerables que necesitan especial atención.

No solo deberíamos haberles tenido en cuenta al diseñar la estrategia para superar la pandemia. También es urgente que les consideremos, que legislemos con sensibilidad e inteligencia sobre su caso, si no queremos incurrir, como sociedad, en un delito de negligencia y abuso.

Por eso he empezado esta petición y te pido que la firmes.

Queremos que se reconozca a los niños y niñas como ciudadanos de pleno derecho, con sus características especiales. Que su existencia y su singularidad se mencione en los textos de ley relativos a la crisis. Que se preste especial atención a sus necesidades vitales en la gestión del confinamiento, y que se estudien las posibilidades de ofrecerles a todas y todos, cualquiera que sea su procedencia social y su lugar de residencia, la posibilidad de estar al aire libre, recibir la luz del sol, moverse y jugar, de manera ordenada y sin poner en peligro la salud pública. 

La creatividad del ser humano es extraordinaria, lo estamos viendo estos días con propuestas y soluciones de todo tipo para hacer más fácil el confinamiento y atender mejor a todos los afectados por el coronavirus. No me creo que no seamos capaces como sociedad de encontrar formas de garantizar las necesidades y derechos de nuestros pequeños sin poner en riesgo la salud pública. 

Presentaremos este escrito y las firmas de apoyo a distintas instancias gubernamentales para llamar a la reflexión sobre la necesidad de pensar en los derechos de la infancia durante este confinamiento, tal y como se ha hecho en países como Francia, Bélgica, Holanda, Alemania… Pensamos que sería posible encontrar un marco regulador a nivel nacional y luego que los ayuntamientos lo organicen a nivel local, dadas las diferencias de contexto y situación de las familias. También proponemos la creación de un comité de expertos con distintas sensibilidades (científica, humanista…) que proponga medidas para acompañar la transición hacia la normalización de la vida cuando llegue el momento.

Queremos dejar bien claro que no pretendemos llamar a la rebelión, o a saltarse el confinamiento, sino a la reflexión para gestionar esta crisis con una mirada empática y respetuosa hacia la infancia.