Mejores condiciones para los médicos

Mejores condiciones para los médicos

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1500!
Con 1500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales
XVIPromoción Medicina ha iniciado esta petición dirigida a Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social

Nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena

Estos días nos estáis aplaudiendo desde los balcones. Os lo agradecemos de corazón. Somos médicos. Lo que hacemos no solo es por deber sino, sobre todo, por amor.

Pero en el amor no hay únicamente que dar; también es necesario recibir.

Tras seis años de carrera, hicimos una oposición, el MIR, a través del cual seguimos largos años de entrenamiento. Este quizá hubiera sido un buen momento para un proceso selectivo que nos hubiera dado un trabajo acorde a nuestras capacidades. Sin embargo, a ello siguieron años de contratos de guardias y de contratos eventuales, a menudo, y contra toda legislación, encadenando décadas (aunque nos empleen precisamente los mismos que crearon las leyes). Finalmente, quizá nos hicieron interinos, para quedar nuestro puesto de trabajo potencialmente en peligro de que otra persona, tras aprobar un examen, ocupara nuestra plaza. Exámenes que se convocan cada diez o, en el mejor de los casos, cinco años. Exámenes a los que quizá tengamos que presentarnos con 40 o 50 años de edad, después de 25 de servicio y súper-especialización en un mundo cambiante y cada día más complejo. Exámenes en los que se nos preguntará por toda una especialidad, en muchos de cuyos aspectos no trabajamos desde aquellos remotos años iniciales. Pero esto es lo que se valora. Un examen de un momento concreto.

Mientras tanto, tenemos toda la responsabilidad que supone la medicina, pero ninguna influencia, o muy pequeña, en el propio hospital o en los centros de salud, donde otros estamentos y estructuras son los que deciden.  Tal vez pensaréis que los mejores están en los grandes centros sanitarios. Pero no es así. La movilidad en España es casi inexistente, y con frecuencia solo podemos ubicarnos donde se inició nuestra carrera, sin tener en cuenta los méritos y la formación de cada profesional.

Aun así, seguimos esforzándonos, aunque nuestros medios sean escasos, a veces casi primitivos. Y todo sigue funcionando gracias a nuestro esfuerzo, a menudo sin límite de hora. Horas extra de las que nunca se hablará -se supone que van en el oficio.

Diréis que, al menos, estaremos bien pagados. Pero nada más lejos de la realidad. Cuando vemos los sueldos de otros profesionales nos quedamos muy sorprendidos. Esto hace que, con frecuencia, tengamos que compensar haciendo múltiples guardias o duplicidad público-privada. Todos sabemos que no se puede servir igual de bien a dos señores. Pero la necesidad obliga.

No os preocupéis: nosotros seguiremos cuidando de todos.
Arriesgando nuestra vida si es necesario.
Casi siempre sin protestar.
Jamás en huelga.
Porque al deber se une el amor.

Pero eso no quiere decir que nuestro amor no deba ser correspondido.
Necesitamos:

-Seguridad laboral
-Ser oídos en la toma de decisiones
-Ser reconocidos a través de los méritos acumulados a lo largo de nuestra carrera
-Tener unos medios dignos para poder cuidar de nuestros pacientes, que podemos ser cada uno de nosotros o de nuestros familiares.

No nos olvidéis cuando todo esto haya pasado. Nosotros seguiremos ahí por todos. Que vuestros aplausos, nuestros aplausos, sean truenos que muevan el corazón de los que nos gobiernan.

 

 

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1500!
Con 1500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales