Que se revisen los tratamientos de las enfermedades autoinmunes.

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 2,500!


 

Mi nombre es Edith Palacio, soy ex bailarina profesional... hace 24 años mi vida cambió cuando una vasculitis periférica me dejó sin poder caminar por más de 6 meses, para luego conocer el diagnostico de Síndrome de Sjögren.

Pasé infancia y adolescencia siendo investigada por posibles linfomas y supuestas leucemias, con el daño psicológico que estas afirmaciones médicas producen.

Pasaba cada día sin saber si tenía un mañana. 

Hoy, recién 24 años después me realizan análisis que determinan que soy celíaca, sólo por una cuestión de descarte, cuando tendría que haber sido el primer estudio realizado en mí.

Sin medicina prepaga un análisis de sangre para determinar la celiaquía cuesta alrededor de $800. 
¿Cuántas personas quedan excluídas de este exámen por su elevado costo?

Los pacientes autoinmunes tenemos la suerte de que cualquiera que nos vea no sepa que estamos enfermos, ¿o tal vez la desventaja?
¿A cuántos de nosotros nos pasó/pasa de no ser tomados en serio por profesonales de la salud, juzgados por nuestro físico?

La lista de medicamentos para pacientes crónicos excluye la mayoría de nuestros tratamientos. Ver: http://www.sssalud.gov.ar/index/index.php?cat=beneficiarios&opc=genericos70

Prepagas y obras sociales no cumplen la cobertura de nuestros medicamentos, exigiéndonos llenar formularios para conseguir dichos remedios, para recibir como respuesta que sólo los cubrirían si fuésemos otro grupo de pacientes. Ej: Medicamento que se usa para fibromialgia y neuralgia de trigémino sólo está contemplado si es para pacientes con epilepsia. 

La salud no es negociable y necesitamos que esta situación cambie. 

Existen tratamientos con medicinas alternativas, siendo muy efectivos en la mejoría de pacientes, pero éstos son muy costosos, y no están reconocidos por ningún organismo de salud como tratamiento posible.

Si estas cuestiones se revisan, los pacientes dejaremos de luchar contra prepagas y obras sociales para que se reconozcan nuestros medicamentos y tratamientos necesarios.