Por una Política Pública Integral, Universal, Gratuita y Oportuna de Alergia Alimentaria!

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


Padres y madres de niños/as con alergia alimentaria nos manifestaremos este domingo 25 de noviembre en distintos puntos del país para visibilizar la enfermedad y exigir a MINSAL instaurar una mesa de trabajo con RED ALÉRGICOS CHILE para desarrollar una POLÍTICA PÚBLICA INTEGRAL, UNIVERSAL Y GRATUITA que permita a nuestras familias recibir DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTOS OPORTUNOS.

Hacemos un llamado a este gobierno a no hacer oídos sordos ante la urgencia de más de cuatro mil familias que hoy clamamos que respete y asegure el cumplimiento de nuestros DERECHOS HUMANOS legítimos, dando una respuesta estatal que de garantía no sólo a nuestros niños/as, sino a todos/as aquellos que prontamente serán diagnosticados con esta dolorosa y costosa enfermedad.

En las últimas décadas, la prevalencia de las enfermedades alérgicas ha ido en aumento a nivel mundial, especialmente en bebés y niños. Según la World Allergy Organization, aproximadamente el 2,5% de la población general padece una alergia alimentaria, cifra que en nuestro país se estima supera el 5% de la población infantil y va en preocupante aumento.

La Alergia Alimentaria es considerada una reacción adversa causada por una respuesta exagerada del sistema inmunológico, generalmente frente a las proteínas contenidas en los alimentos, como también a aditivos, colorantes, saborizantes, excipientes y otros químicos contenidos en alimentos o medicamentos.

Provoca síntomas y signos a nivel cutáneo, digestivo, respiratorio, cardiovascular y multisistémico (anafilaxia, una reacción alérgica que se puede agravar hasta la muerte). También podemos apreciar irritabilidad, falta de sueño, estancamiento en peso y talla, malnutrición, trastornos de la conducta, entre otros.

Los síntomas iniciales de una alergia alimentaria pueden ser leves y difíciles de interpretar, por lo cual muchas veces son confundidos o relacionados con otras enfermedades. A esto se suma la generalizada falta de información al respecto por parte de los profesionales de la salud en nuestro país, por lo que su diagnóstico no suele ser realizado oportunamente, dificultando su tratamiento y pronóstico, afectando directamente la calidad de vida de quién padece la enfermedad

El tratamiento de la Alergia alimentaria contempla, como mínimo, la exclusión de los alimentos que provocan la reacción alérgica. A ello se suma el consumo de leches especiales, la suplementación de nutrientes, el consumo de probióticos, el uso de diversos medicamentos, exámenes de diagnóstico y control, constantes visitas a diversos especialistas y profesionales de la salud, visitas a urgencias, por nombrar algunos ítems. Muchas de las prestaciones de salud no tienen cobertura en el sistema de salud. Además, aquellos casos en que un niño o niña se alimenta parcial o exclusivamente de leche materna, la que debe realizar la dieta de exclusión es la madre que amamanta.

 A todo lo anterior se suman los efectos que conlleva enfrentar esta enfermedad sobre la salud mental de quién la padece y su familia. Muchas madres y padres sacrifican sus puestos de trabajo para poder cuidar a sus bebés, pues en las salas cunas no existen protocolos seguros de cuidados para su alimentación, o los que existen, no son implementados de manera correcta y universal. El rechazo y el no pago de licencias es altísimo, viéndonos enfrentados a grandes crisis económicas en nuestras familias por no tener cómo costear los alimentos y gastos médicos tan altos. Todo esto lleva a muchas madres y padres a cuadros depresivos severos que afectan aún más la salud del núcleo familiar.

El enfrentar el diagnóstico de alergia alimentaria, sumado a la falta de un tratamiento adecuado, no solo tiene efectos en el desarrollo inmediato y futuro del niño o niña que la padece. Además, hay un potente efecto sobre su cuidador y su familia, el cuál crece de manera preocupante como un síndrome silencioso y desconocido, presentando síntomas como miedo a la comida, culpa, pensamientos obsesivos, saturación temática, falta de redes de apoyo, conflictos relacionales, invalidación, aislamiento social, falta de sueño, desesperación y ansiedad, por nombrar algunos. Ahí radica la importancia de brindar un tratamiento integral para quién padece la alergia alimentaria y su núcleo familiar, que sin ser tratados pueden traer problemas importantes en el desarrollo psíquico y adaptativo del niño y su familia.

Por ello, toma vital importancia informar a las familias, su entorno y a la comunidad, acerca de qué es la alergia alimentaria, cuáles son los síntomas, el tratamiento y los cuidados que debe recibir el menor diagnosticado y su familia, y de esta manera mejorar el pronóstico de esta enfermedad para una mejor calidad de vida, permitiendo el desarrollo óptimo y saludable que todo niño y niña merece.

A causa de todo lo planteado anteriormente, es que diversas agrupaciones de familias con alergia alimentaria hemos unido fuerzas a través de la creación de la RED ALÉRGICOS CHILE, con el fin de complementarnos y trabajar en equipo para mejorar nuestra calidad de vida, siendo nuestra primera iniciativa la organización de nuestra MARCHA NACIONAL "LA ALERGIA EXISTE, CRÉEME".



Hoy: Red Alérgicos Chile cuenta con tu ayuda

Red Alérgicos Chile necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Salud, MINSAL: Por una Política Pública Integral, Universal, Gratuita y Oportuna de Alergia Alimentaria!». Súmate a Red Alérgicos Chile y 847 persona que han firmado hoy.