Salvemos a nuestros hijos de las drogas

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,500!


 

 Mi nombre es juan Carlos Ferreyra, fui adicto endovenoso y consumidor abusivo de todas las sustancias y drogas. Luego de pasar por todo tipo de tratamientos en Argentina fui internado por mi familia en una comunidad terapéutica en EE.UU. En el año 1983, al volver a Argentina fundé Programa Ibicuy en la provincia de Entre Ríos.
Hoy día, la nueva Ley de salud mental equipara a personas que hacen abuso de droga con los enfermos mentales, priorizando un supuesto derecho humano por encima de la restricción de la libertad para consumir drogas, robar, matar, violar y por sobre el derecho a la felicidad, plenitud y recuperación de los valores humanos y sociales, desconociendo totalmente la problemática de las familias que sufren este flagelo y ven morir a sus hijos.
Esta petición pretende revisar la Ley 26657 y modificar la urgente necesidad de poder internar para hacer cambios en la conducta, en las actitudes y en las relaciones.
Debemos entender que las drogas afectan la voluntad y es un contra sentido que una persona con una voluntad alterada o sin ella, sea el responsable de la decisión de si desea recuperarse o no. Esto no es aplicable a todos los casos y por esto esta Ley se debe modificar.
Desoyendo todos los tratados médicos y opiniones de expertos en esta materia, la Ley 26657 deja fuera la posibilidad de cambiar la vida de miles de usuarios de drogas, exponiéndolos a enormes riesgos de sobredosis, delito, cronificación de su trastorno y hasta la muerte.