Mejorar condiciones en Carretera El Cobre (km 5), Machalí y evitar accidentes de tránsito

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 25,000!


                                                                        Machalí, jueves 27 de junio de 2019

El pasado martes 25 de junio de 2019, alrededor de las 18.30 hrs. se produjo un accidente de tránsito en el kilómetro 5 de la Carretera El Cobre, en Machalí (Región de O'Higgins), lugar donde un peatón resultó atropellado por un vehículo.

El peatón era Manuel Jesús Merino Chavarriga, de 65 años, quien falleció el jueves 27 de junio y trabajaba como nochero en dependencias del Colegio Coya, establecimiento educativo que cuenta con una matrícula de 946 estudiantes y donde se desempeñan laboralmente 120 trabajadores y trabajadoras. Don Manuel era uno de ellos (as), y a sus 65 años (en septiembre cumpliría 66) llegaba al colegio en el que trabajaba desde 2008. Su turno comenzaba en la noche y se iba aproximadamente a las 7.00 a.m, y cada día, a pesar del frío, del calor, y del sueño también, sonriente saludaba desde su caseta o mientras se paseaba por la entrada a todos (as) quienes pasábamos por ahí.

La micro en la que se movilizaba se detiene en un paradero ubicado frente al colegio, el cual no contaba con la iluminación necesaria para un uso seguro del mismo. Según consigna Radio Machalí (http://radiomachali.cl/2019/06/26/una-persona-en-riesgo-vital-tras-ser-atropellado-en-carretera-del-cobre/ quien atropelló a Manuel no lo vio debido a la poca luminosidad del sector. No obstante, y un día después del accidente, se iluminó el paradero.

Es en estas lamentables circunstancias que surge la pregunta: ¿por qué hay que esperar un desenlace fatal para mejorar las condiciones de un lugar? ¿es para evitar el reproche público, acciones legales? ¿es por desidia? ¿por qué tuvo que morir alguien para que se tomasen acciones?

La iluminación del sector fue solicitada por un concejal de Machalí durante el período 2012-2016, petición que sólo fue realizada parcialmente, al iluminar parte del Camino Santa Emilia, calle paralela a la carretera y por la cual se accede al Colegio Coya, un restaurant, y domicilios particulares. Por la zona se moviliza un total de 946 estudiantes del colegio (de 626 familias), 120 trabajadores (as) del mismo, más de veinte personas que viven en el sector y quienes estudian y trabajan en la Universidad de Aconcagua.

La zona, que se ubica en el kilómetro 5 de la Carretera El Cobre, ruta que conecta las comunas de Machalí y sus al rededores con Rancagua, y es el único acceso a la Mina El Teniente, tampoco cuenta con un cruce adecuado: para quienes esperan locomoción existen dos paraderos, uno que va de oriente a poniente y otro, para quienes van en la dirección contraria. Don Manuel se bajaba en el paradero frente al colegio, y como todas las personas que se movilizan en locomoción colectiva (la cual es escasa), posiblemente cruzaba cuando las condiciones se presentaban, es decir, cuando los vehículos venían lejos y corriendo. Además de falta de iluminación, el sector tampoco posee restricción de velocidad, paso peatonal, ni señaléticas que indiquen que es una zona de escolares.

La carretera cuenta con un alto tráfico vehicular, y en algunos momentos del día se produce una alta congestión, puesto que  además de ser la ruta de acceso a otros sectores de la comuna, cuenta con otros establecimientos educacionales (Colegio San Francisco, Colegio La Cruz, Trinity College y Universidad de Aconcagua).

Es en este sentido que, exigimos al Ministerio de Obras Públicas, Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, y Municipio de Machalí mejorar las condiciones en la zona para evitar más accidentes: es imperante la instalación de un paso peatonal frente al Colegio Coya, iluminación en ambos paraderos y señaléticas pertinentes.

De este modo, esperamos que nadie más deba morir en lugares que debiesen contar con la seguridad mínima. Por don Manuel, quien cuidaba a quienes hemos pertenecido a la comunidad escolar del Colegio Coya.

Como gesto, e idea de una estudiante (Valentina López Bellemans) se sugiere que, en la eventualidad de realizar obras, se considere nombrar a la misma con el nombre de don Manuel Jesús Merino Chavarriga.