Exijamos al MARN que no otorgue permiso ambiental al Proyecto Ciudad Valle El Ángel

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!

German Mangandi
German Mangandi ha firmado esta petición

Es muy importante que expresemos nuestro rechazo a este proyecto, por los graves impactos negativos a la población: 

1.                  Menos agua en el acuífero de San Salvador, por el cambio de uso de suelo, de las 326 manzanas que consta el proyecto, al menos 166.3 manzanas (el 51%) será terreno totalmente impermeabilizado, reduciendo la capacidad de recarga del acuífero. Según estimaciones del MARN y ANDA para el año 2009, la subcuenca del Río Tomayate, territorio en el que se localiza Valle del Ángel, poseía una capacidad de recarga hídrica de 0.22 litros/segundo/hectárea, que se perderán por el cambio de uso de suelo.  

2.                  Menos agua potable disponible para la población de las comunidades aledañas y del AMSS. El proyecto afectará directamente la fuente de agua Chacalapa de la que se abastece más de 1250 familias de 21 comunidades en el municipio de Apopa.

Por otro lado, la factibilidad de agua potable otorgada por la ANDA en fecha 22 de junio de 2019, según la cual se perforarán 8 pozos en el acuífero de San Juan Opico con los que serán producidos 400 litros por segundo, de los cuales 240 litros serán para abastecer al proyecto, y los restantes 160 para ANDA. Este caudal representa 20.7 millones de litros diarios con los que se podría abastecer a unas 207,000 personas, unas 41,400 familias, aproximadamente el 15% de la población que vive en el Área Metropolitana de San Salvador.

3.                  Contaminación de quebradas tributarias del río Tomayate. El proyecto contará con 3 plantas de tratamiento para las diferentes etapas construidas de la siguiente manera: Planta de Tratamiento 1 en la que descargarán las aguas residuales de las etapas A, B y F  que descargará al Río Chacalapa; Planta de tratamiento 2 que descargará las aguas residuales de la Etapa C, en la Quebrada Huistomate  y Planta de Tratamiento 3, que descargará sus aguas en la  Quebrada El Iscanal, que más adelante conecta con la Quebrada La Periquera y luego al Río Chacalapa. De sobra es conocido que estos megaproyectos solo mantienen con buen funcionamiento las plantas de tratamiento durante el proceso de venta de las viviendas, posteriormente a ello quedan abandonadas.

4.                  Generación de Riesgo de Desastre. El proyecto será construido en suelos con clases agrológicas V, VI, VII y VIII, aptas para la conservación ambiental y no para la construcción debido a que, por la pendiente son suelos que tienen susceptibilidad de deslizamientos alta o muy alta. De acuerdo al Estudio de Impacto Ambiental en la Etapa B, así como en las C y D hay posibilidad de que exista deslaves y flujo de lahares en torno a los 300,000 y 100,000 metros cúbicos respectivamente

5.                  Colapso del tráfico en la zona. Actualmente la situación vehicular es caótica, pues durante las mañanas y las tardes se debe disponer de al menos una hora para llegar a San Salvador y de regreso a nuestros hogares, con este proyecto se prevé un aumento en el tráfico de al menos 20,000 vehículos adicionales lo que hará un caos en esta zona.

Oponernos a Ciudad Valle El Ángel es una cuestión de justicia y de supervivencia para las comunidades aledañas al proyecto, pero también para todas aquellas comunidades que hoy por hoy reciben un mal servicio de agua potable en el Área Metropolitana de San Salvador.

¡Tu firma vale, juntas y juntos podemos hacer la diferencia!