Justicia para jose ignacio Soto roldan

Justicia para jose ignacio Soto roldan

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Maria del Carmen Roldan Martínez ha iniciado esta petición dirigida a Ministerio de Justicia (Gobierno de España) y

El jueves 18 de octubre falleció en Islandia el joven de nacionalidad española José Ignacio Soto Roldán, de 33 años y natural de La Malahá, municipio de la provincia de Granada. Soto Roldán había llegado hacia pocas semanas a Akureyri a buscarse la vida cuando le sorprendió un ataque cardíaco. Empezó entonces un funesto periplo en el que la dejadez de las autoridades y de la empresa encargada del transporte del cadáver ha hecho aún más difícil este trámite para sus amigos y familiares, que han tenido que seguir el caso desde más de tres mil quilómetros de distancia.

El cadáver de Soto Roldán se transportó a la morgue después de que la ambulancia y la policía hicieran acto de presencia en la casa en la que falleció el joven. El viernes las autoridades informaron a los amigos, cuatro chicos de la Granada que trabajan de hace tiempo en Akureyri, que el cuerpo se trasladaría el lunes a Reykjavík para que fuese directamente a la morgue de la capital. No obstante, sin previo aviso, el ataúd salió de Akureyri el mismo viernes en un camión frigorífico de la compañía Eimskip que transportaba verduras. A pesar de lo llamativo de este sistema de transporte, la compañía ha explicado a la prensa local que lleva treinta años prestando este servicio.

Las mayores irregularidades empiezan en Reykjavík, cuando a la una de la mañana del sábado 20 de octubre llega el camión de Eimskip al almacén Flytjandi de la misma empresa, en la zona del puerto industrial. Es en ese momento que el conductor del camión deja la caja que contenía el ataúd y el cadáver del joven español fuera de la cámara frigorífica y sin custodia alguna durante toda la madrugada del sábado. No es hasta las nueve de las mañana que una trabajadora española de Eimskip, amiga de uno de los amigos granadinos de Soto Roldán, sospecha de esa caja. Sabiendo que había fallecido un chico en Akureyri, abre el cartón y se encuentra con un ataúd de plástico con una etiqueta y el nombre de José Ignacio.

Indignada con el trato que ha recibido el cadáver, decide ella misma trasladar el ataúd hacia la cámara frigorífica e informar a amigos y familiares de la grave irregularidadcometida por las autoridades que han dejado de custodiar el cadáver y de la empresa de transporte que lo hubiera mantenido fuera de la cámara frigorífica más de nueve horas sino llega a ser por la intuición de la trabajadora de Eimskip que, casualmente, conocía el caso. El sábado, finalmente, el cuerpo es llevado hacia la morgue de la capital islandesa, lugar en el que este lunes se le ha practicado la autopsia al cadáver, confirmando graves daños debido al trato recibido post mortem.

Al no disponer de seguro ni de recursos económicos, y no habiendo recibido ayuda en la repatriación por parte de las autoridades, ni de las islandesas ni de las españolas, la familia no podrá velar el cuerpo de José Ignacio y un amigo deberá trasladar las cenizas una vez sea incinerado a lo largo de esta semana. De momento, la familia y amigos se está planteando iniciar acciones legales, aunque de nuevo los recursos económicos son un impedimento, además de las pocas ganas de alargar el duro trámite. La empresa Eimskip ha responsabilizado de la situación al conductor y se refiere a lo ocurrido como consecuencia de un “error humano”.

La familia de José Ignacio Soto Roldán nos ha enviado un texto firmado por la tía del fallecido, María Jesús, que reproducimos a continuación:

Escribo estas letras llena de dolor e indignación. José Ignacio Soto Roldán, mi sobrino fallecido en Islandia, a donde fue a buscarse la vida y encontró la muerte por desgracia. El dolor que esto nos ha causado es el mas profundo que se pueda sentir, pero la vida nos tenía preparado algo aun peor: saber que su cadáver ha sido dejado en un almacén sin cámara frigorífica durante nueve horas. Este hecho nos hace sentir vejados, más allá de su muerte.

Qué falta de humanidad sentimos, su madre rota para siempre, familia y amigos rotos.

Sin apoyo gubernamental, y tan lejos. Nuestro único apoyo es el gran amigo que fue con él, al cual jamas podremos agradecerle todo lo que esta haciendo por él y todos nosotros, esos compañeros que le apoyan. Siempre estarán en nuestros corazones, junto al recuerdo de José, como lo llamábamos cariñosamente.

El sentimiento que nos trasmite todo esto, no tiene nombre. ¿Falta de humanidad? ¿Falta de ética? Elijan quée calificativo podría describir lo que una madre puede sentir frente a este atropello.

Una familia y amigos destrozados e impotentes. Nos quejamos de Andalucía, de España. ¿Alguien levanta la voz para defender tal hecho? Solo sus amigos y familia. Siento que estamos solos fuera de casa, nadie nos apoya. Nos marchamos de casa para trabajar, confiando en el ser humano. Diría muchas cosas mas que pueden imaginar. Pero me despido en nombre de toda esta familia española de todos sus amigos rotos de dolor e impotencia.

Si existe la conciencia, que cada cual duerma con ella.

 

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas