Justicia para Ángel, el hombre que ayudó a detener el martirio de su mujer.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 35.000!


Luchemos contra la justicia más injusta.

Angel ha sido condenado por un gesto de amor.
Su mujer, quién sufría de esclerosis múltiple desde hace 30 años, deseaba poner fin al sufrimiento que padecía cada uno de los días de su vida.

Ni siquiera podemos llamar vida al estado catatónico en el que ella se encontraba, totalmente dependiente de alguien que la ayudara, de depender para cada acto cotidiano de unas manos que no eran las suyas.
Ángel, después de pasar 30 años a su lado, cuidando de su mujer y viendo como la perdía cada día que pasaba, decidió ayudarla a finiquitar su padecimiento, documentando su labor sin ocultar nada y dejando como prueba su testimonio.
En el vídeo difundido podemos ver como ella, afirma y repite que desea poner fin a su vida.

Dice SI a la muerte digna.
Dice NO a seguir sufriendo.


Y entonces, Ángel, su ángel, no sin antes asegurarse de ello, se convierte nuevamente en sus manos para finalizar, por fin, con esa vida de angustia, mediante la administración de una sustancia letal que terminó con su vida.

En la actualidad, tanto el suicidio asistido como la eutanasia, están castigados en el Código Penal con penas de dos a cinco años (en el caso del suicidio asistido) y de seis a diez años en el caso de eutanasia. No podemos dejar que Ángel sea castigado por un acto de compasión, ya que hoy ha sido condenado por homicidio.
Hay miles de asesinos, violadores, ladrones y un largo etcétera. Este hombre no merece ser castigado por un ACTO DE AMOR.


No se necesita vivir esta situación para entenderla. Era una mujer cuyo destino estaba escrito. No había cura a su enfermedad ni pausa para su martirio. Todos aquellos que están en su situación, con plenas facultades mentales y decididos a poner fin a su infierno, merecen disponer de un final digno.

Si piensas como yo, por favor, no dudes en firmar y compartir esta petición.

¡Hagamos justicia!

#todossomosángel