Convirtamos el CIE de Barranco Seco en un Centro de Memoria Histórica

Convirtamos el CIE de Barranco Seco en un Centro de Memoria Histórica

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Mercedes Pinto ha iniciado esta petición dirigida a ministerio de interior y

Tomando como ejemplo la remodelación de antiguos penales y espacios de tortura que, en diferentes países han sido convertidos en Centros de interpretación de la Memoria Histórica y espacios para la investigación de los Derechos Humanos, se plantea la patrimonialización de la Antigua Prisión de Barranco Seco, en la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y la puesta en uso social de tal espacio, con la creación de un Museo de la memoria Histórica de Canarias.

Este museo permitiría implementar políticas públicas en esta materia desde un centro referencial con unas condiciones inmejorable. Se trata de la antigua Prisión Provincial, espacio paradigmático de represión y torturas durante la II República, el franquismo y la Transición española, hasta su conversión en Centro de Internamiento de Extranjeros del siglo XX.

Cerrar el edificio como Centro de Internamiento de Extranjerxs:

Los CIE no son sino la piedra angular de la necro-política Europea. Una política migratoria deshumanizada, racista e hipócrita que extiende y perpetúa el orden colonial; que asesina abierta e impunemente en las fronteras y en las ciudades; que permite y respalda las redadas racistas en nuestros barrios; y que fomenta la expulsión de nuestras vecinas en vergonzosos vuelos de deportación. Deportaciones que demasiado a menudo se llevan a cabo sin garantizar ningún derecho: sin garantizar una abogada, un intérprete, un médico, una llamada. Deportaciones durante las cuales las personas son humilladas y agredidas; son atadas con bridas y con camisas de fuerza, son amordazadas, golpeadas y sedadas. Deportaciones en las que se dejan atrás familias, amigos, trabajos. Deportaciones capaces de demoler enteros proyectos de vida.

Los CIE son un agujero negro en el Estado de Derecho. En ellos se priva de libertad a personas que no han cometido ningún delito, sino por el contrario, una mera falta administrativa: no han regularizado su residencia en el Estado español. Las personas encerradas en los CIE, además de ser nuestras vecinas, llegan hasta aquí expulsadas de lugares y situaciones adversas. A menudo se trata de contextos de violencia, guerras y persecución. Ningún motivo es vano o menos merecedor de protección.

Los CIEs también son aquellos lugares en que se encierra a menores de edad, a personas víctimas de trata, a personas con enfermedades crónicas y con graves problemas de salud mental, sin darles una asistencia médica adecuada. Son lugares donde se maltrata, se insulta, se agrede y se veja a las personas encerradas. Son lugares donde las condiciones higiénico-sanitarias deficientes derivan en brotes de sarna o chinches. Donde no se aplica una efectiva de la tutela judicial, ni se garantiza un acompañamiento digno ni eficiente. Además, estos lugares cumplen una función muy clara para la necro-política Europea: infunden miedo, control y discursos racistas y de criminalización sobre la población migrante.

La falta de acceso a la información es una constante en los CIEs. Las respuestas parciales o directamente opacas por parte de las instituciones que deberían velar por su control; la ausencia de un registro donde aparezca información sobre los periodos de estancia, el origen, la edad y datos concretos de las personas internadas; las solicitudes de asilo presentadas; las quejas o peticiones registradas… Todas estas carencias ponen de manifiesto la falta de transparencia que rodea estos centros, y nos apuntan hacia una evidencia muy grave: la Administración no quiere que la verificación de su funcionamiento y las condiciones de vida de los internos en los CIE pasen al dominio público.

Creemos un museo de nuestra historia

Es prioritario proponer un informe técnico que tenga como objeto la incoación como Bien de Interés Cultural. Esta iniciativa, tiene que servir de elemento dinamizador de la participación ciudadana de la zona. En este caso, el edificio de la antigua prisión se encuentra en una zona específica, en dos barrios con desarrollos estructurales peculiares y muy cercanos al casco histórico. Finalmente, es esencial conseguir el apoyo de las instituciones regionales, principalmente el Ayto. de Las Palmas de Gran Canaria, el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno de Canarias. En este sentido, el Cabildo de Gran Canaria ha mostrado su apoyo explícito al la iniciativo (en pleno del 26/01/2018).

Con todo esto, buscamos el apoyo de las personas, agentes sociales, instituciones para poder contar con un centro que luche contra el olvido y reivindique la defensa de los Derechos Humanos fundamentales, desde una visión histórica que haga justicia a todas las personas que lucharon por conseguir una sociedad justa, moderna y que se respete a sí misma.

Muchas gracias por tu apoyo!!!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas