Petition Closed

La industrialización y el consumismo salvaje que fomenta el capitalismo están acabando paulatinamente con los trabajos artesanales y su individualización.
La pérdida de la artesanía sería muy negativa no sólo desde el punto de vista económico: con ella perderíamos también una parte fundamental de la tradición cultural española y de cada una de sus regiones.
En otros países de la Unión Europea, hay una mayor comprensión de la realidad: mientras que en España un artesano tiene que pagar cantidades mínimas de 200 euros para obtener su licencia de actividad y de 256 al mes en concepto de autónomos, sin que sus ingresos o beneficios cuenten, tanto Francia como Alemania e Inglaterra han decidido aplicar criterios más justos para impulsar la artesanía como actividad perdurable y que se ésta se presente como verdadera opción para jóvenes y emprendedores.
Para ello, es preciso disminuir las barreras impuestas al comienzo de la actividad, aumentar las subvenciones al sector y establecer una distinción básica entre tipos de trabajadores autónomos.
La artesanía constituye una oportunidad para los jóvenes de encontrar e interesarse en otros tipos de trabajo que no precisen obligatoriamente de una carrera universitaria; fomenta el turismo cultural, de mejor calidad que el sol y playa que se fomenta en España; promueve el respeto al medio ambiente; hace perdurar elementos culturales importantes para las diversas naciones y regiones.
Una campaña para tratar de cambiar esta situación es por tanto urgente y necesaria: si la población no está informada sobre la problemática a la que se enfrenta la artesanía, no se podrán obtener soluciones. Unas soluciones que no sólo salvarían al sector, sino que nos ayudarían a todos.

Letter to
Ministerio de Industria, Turismo y Comercio
La protección de los oficios artesanos