¡Basta ya de injusticias con el precio de la electricidad!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Señor Ministro,

Llevamos muchísimos años de subidas en los precios de la energía, especialmente en el caso de la electricidad, que sumados a la reciente crisis económica, desgraciadamente nos han abocado a la necesidad de aprender un concepto nuevo, el de "POBREZA ENERGÉTICA". Concretamente, durante los años de gobierno de su partido el precio del término fijo de potencia en la factura eléctrica ha pasado, en la Tarifa 2.0A (para potencias contratadas iguales o inferiores a 10 kW) de 16,63 €/kW/año en el año 2011 hasta los actuales 38,04 €/kW/año lo que supone un incremento de un 228,72%.  No olvidemos que a dichos importes hay que sumar un 5,11% adicional en concepto de impuesto sobre la electricidad y que a ese total, computando el impuesto de la electricidad, hay que sumarle un 21% de IVA (que fue igualmente subido por el gobierno del 16% al actual 21%), lo cual escapa al sentido común y a toda lógica tributaria, pues no tiene ningún sentido pagar impuestos sobre otros impuestos (esto es, a mi juicio, incluso contrario a la constitución).

Con todo, el precio final del término fijo, computando los correspondientes impuestos es de 48,39 €/kW/año, lo cual para un hogar medio con una potencia contratada de 5,75 kW supone un coste fijo de 278,22 € al año.

Adicionalmente, se nos ha impuesto a los ciudadanos la necesidad de contar con contadores de electricidad digitales, debiendo para ello asumir un incremento en el coste del alquiler de los equipos de medida.

Estando así las cosas, y teniendo en cuenta que los nuevos contadores digitales incorporan la funcionalidad de ICP digital, "saltando" cuando se demanda mayor potencia a la contratada, no tiene ningún tipo de sentido mantener los históricos escalados de potencias normalizadas cuyo fundamento era su adecuación a los amperajes de los ICP mecánicos existentes en el mercado. Si un hogar tiene unas necesidades energéticas de 6 kW no tiene ningún sentido que tenga que pagar por 6,9 kW o tener que acostumbrarse a que le salte la luz de vez en cuando.

Todo esto se agrava incluso más en caso de tener contratada electricidad trifásica en la que las potencias normalizadas saltan desde los 6,9 kW hasta los 10,4 lo que supone además un cambio en el peaje de acceso pasando al 2.1A (56,53 €/kW/año impuestos incluídos). En este caso, un hogar con una demanda de 7,5 kW de trifásica se ve obligado a contratar 10,4 kW por lo que pasa de pagar 362 € anuales a 587 € fijos anuales, sin ninguna razón para ello.

Por todo ello le solicito, Señor Ministro que de una vez por todas ponga fin a estas dos injusticias respecto a la electricidad y contribuya con ello a mitigar la pobreza energética:

1) SUPRIMA LA PARTE DE IVA APLICABLE AL IMPUESTO SOBRE LA ELECTRICIDAD. NO ES JUSTO PAGAR IMPUESTOS SOBRE OTROS IMPUESTOS.

2) PERMITA A LOS CONSUMIDORES Y EMPRESAS CONTRATAR LA POTENCIA ELÉCTRICA QUE SE AJUSTE A SU NECESIDAD REAL. NO TIENE SENTIDO PAGAR DEMÁS PARA AJUSTARSE A LOS AMPERIOS DE UNOS ICP CUYA INSTALACIÓN YA NO ES OBLIGATORIA CON LOS NUEVOS CONTADORES DIGITALES.

Gracias.

 



Hoy: Tomeu cuenta con tu ayuda

Tomeu R.P. necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital: Libre elección de potencia eléctrica ya!». Únete a Tomeu y 53 personas que ya han firmado.