Seg. Social no privatice para uno las cotizaciones en gananciales de los matrimonios

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


La Seguridad Social convierte las cotizaciones a la seguridad social que procede de rentas en gananciales de los matrimonios en un bien privativo del cónyuge que gana el dinero directamente, aunque ambos cónyuges tengan firmado un contrato de gananciales ante notario que dice que todas las ganancias del matrimonio son de los dos.

Esto es así porque las normas de la Seguridad Social no han articulado la transmisión del derecho a que da lugar la cotización y el artículo 1346.los 5 del Código Civil dice: "Son privativos de cada uno de los cónyuges:" ... "5.º Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles inter vivos."

Hay por tanto que exigir que las normas de la Seguridad Social permitan la transmisión o reparto del derecho de pensión a que da lugar la cotización en determinados supuestos.

Es una cuestión compleja, porque las cotizaciones sirven para la pensión pero también para pagar prestaciones varias en periodos de desempleo, enfermedad o accidente laboral del cotizante. Las leyes sobre la Seguridad Social deberían permitir la transmisibilidad de la parte acumulada y no utilizada por el cotizante durante aquellos años que duró el régimen de gananciales, en supuestos como el divorcio, y repartir el derecho al comenzar la jubilación del cotizante de alguna forma equitativa con su pareja.

En caso de llegar al momento de la jubilación del cotizante, hay que pensar un método para que el cónyuge del mismo no vea reducida su prestación cuando enviude, obviamente tal vez la pensión sea más reducida pero a la vez no se minoraría al enviudar el cónyuge, también hay que tener en cuenta situaciones en que el cónyuge sea mucho más joven pensando alguna forma de elección: pensión muy reducida con el nuevo sistema o pensión normal y pensión de viudedad reducida al estilo del viejo sistema. Los expertos tendrían que estudiar el tema para evitar maltratar económicamente al miembro de la pareja que tendría menores cotizaciones al momento de jubilarse.

Por otro lado, las personas que se divorcian ven que todos los bienes del matrimonio son repartidos al 50% menos lo cotizado a la Seguridad Social, ya que el Estado con la Seguridad Social despoja de su parte ganancial cotizada al más pobre de la relación para mantenerlo en poder del más rico. Todo lo contrario de lo que se espera de un Estado Social y Democrático de Derecho según el artículo 1 de la Constitución Española. La Seguridad Social podría permitir la transmisión de la mitad de lo cotizado durante los años en gananciales por acuerdo de ambos o por decisión judicial. Habría que estudiar excepciones en caso de que el cotizante ya no pueda seguir cotizando por accidente o enfermedad crónica que le impida mantener su profesión.

Hay que tener en cuenta que muchas personas empobrecidas por estas normas son mujeres que ganaron menos dinero porque el machismo de esta sociedad llevaba a que las familias pagaran más estudios a los hijos varones que a las hijas, o el marido no permitió trabajar a su mujer fuera para que se quedaran en casa cuidando los hijos y trabajando en el hogar (que también es trabajar). Así el marido podía ser más productivo y ganar más en su trabajo, pero el dinero ganado era de ambos por su contrato de capitulaciones en gananciales, igual que lo cotizado en la Seguridad Social.

Siendo por tanto grave que dos personas mayores de edad hagan un contrato ante notario para compartir sus ganancias en la vida conyugal y el Estado no lo respete con el resultado de favorecer a la parte económicamente más fuerte en la relación.

Se pide que las cotizaciones en gananciales les sirvan para vivir igual de bien a ambos cónyuges cuando enviuden o se divorcien con las salvedades que se estimen necesarias; para que en caso de enviudar el no cotizante, se le permita tener una pensión igual a si la persona viuda fuera la cotizante.

En caso de trabajar ambos con un sueldo medio estas modificaciones no les afectará porque al morir uno de ellos la pensión de viudedad aumentaría la de la persona enviudada para dejarla en el máximo actual.

No cuesta más dinero, simplemente el dinero existente se debe repartir equitativamente entre los que lo han aportado juntos. Esto nos afecta a todos, a los que ganan menos porque ahora mismo son empobrecidos injustamente si enviudan y a los que ganan más porque quieren que se cumpla su acuerdo de repartir a medias todos los bienes ganados en su vida en común (tal como acordaron ante notario).

Hay que terminar con el abuso contra la parte económicamente más débil que suponen sentencias del Tribunal Supremo como la Roj: STS 5330/2000 - ECLI: ES:TS:2000:5330 del 29/06/2000 o la Roj: SAP M 5883/2015 - ECLI: ES:APM:2015:5883 del 04/05/2015.



Hoy: Guillermo cuenta con tu ayuda

Guillermo Molleda necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Empleo y Seguridad Social: Seg. Social no privatice para uno las cotizaciones en gananciales de los matrimonios». Únete a Guillermo y 38 personas que ya han firmado.