Enseñanza Universitaria e Inclusión en la Seguridad Social de la Acupuntura

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


La Acupuntura es una terapia reconocida por la OMS: Solicitamos su inclusión en la Segurida Social y su enseñanza como especialidad médica y grado Universitario.

En el año 2002 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publica el siguiente documento: “Acupuntura: Revisión y Análisis de Informes sobre Ensayos Clínicos Controlados” (http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/42414/1/9241545437.pdf ), 
cuyo apartado 3 se titula “Enfermedades y Trastornos que pueden ser tratados con acupuntura”, y enumera una lista en la que se citan más de 100 condiciones médicas para las que la acupuntura resulta un tratamiento beneficioso; para 30 de éstas (artritis reumatoide, accidentes cerebro-vasculares, hipertensión, ciática, rinitis alérgica, gastritis, depresión, dolores de cabeza, inducción al parto, etc., etc.), la OMS considera probada la eficacia de la acupuntura con ensayos clínicos y suficiente evidencia científica. Existe otro gran número de patologías para las cuales no se ha encontrado suficiente evidencia, a pesar de lo cual la OMS recomienda no descartar esta terapia debido a la falta de otras medidas o terapias efectivas en medicina occidental, las escasas contraindicaciones que presenta la acupuntura, o el reducido número de efectos adversos posibles tras su administración.

Este documento se realizó en base a artículos científicos publicados hasta el año 1996. Hasta ese año existían en PubMed Central (la mayor base de datos médica que existe) un total de 7.080 artículos sobre acupuntura, de los cuales los autores del informe seleccionaron 293 como completamente evidentes bajo estricto rigor científico. En la actualidad constan 24.334, es decir, que en 20 años se han publicado 17.254 artículos sobre acupuntura y por sencilla regla de tres ahí deben existir otros 714 artículos en que se reafirmen esos usos o se hayan demostrado ya otros que hasta entonces pudiesen tener menor evidencia.

En ese mismo año, la OMS publicó las “Directrices sobre Capacitación y Seguridad en Acupuntura” (http://apps.who.int/medicinedocs/es/d/Js4932s/3.html) apuntando a que, para salvaguardar la seguridad y el beneficio de los usuarios, los profesionales que practiquen la acupuntura deben ser amplia y adecuadamente formados, incluyendo por supuesto conocimientos de ciencia médica convencional.

Siguiendo las recomendaciones de la OMS, que otros países de la Unión Europea no tardaron en incorporar, está claro que la mejor manera de cumplir con estas directrices es que la acupuntura sea enseñada como una especialidad médica y como grado universitario de forma rigurosa y por verdaderos expertos que garanticen a su vez la correcta formación de profesionales que luego van a tratar a pacientes, tal como ocurre en China, Japón, Corea, Estados Unidos, Canadá, pero ¡también en Portugal! cuyo gobierno acaba de legislar al respecto.

Desde su introducción en Europa la cantidad de usuarios de acupuntura se ha ido incrementando progresivamente, especialmente en el último medio siglo, llegando a ser decenas de millones tan sólo en la Unión Europea y estando actualmente incluída dentro de las prestaciones de los Sistemas Nacionales de Salud de países como Alemania, Francia, Bélgica, Reino Unido, Suiza... A la par, se ha multiplicado también el número de escuelas y centros de formación de esta terapia, aunque con exigencias de muy distinto grado y calidad, siendo España el país con mayor número de escuelas de formación no reglada de acupuntura de Europa.

Por ello, lo preocupante es justamente la indefensión del usuario ante la falta de criterios para ejercerse esta terapia en España y que “profesionales” con escasa o ninguna formación sanitaria y a veces también escueta en la terapia en cuestión puedan ejercer sin mayor requisito que el darse de alta en actividades económicas.

Debido a que la acupuntura es un tratamiento médico probado en eficacia, efectividad y eficiencia, respaldado por la OMS, los ciudadanos de España, usuarios y profesionales del sistema sanitario, pedimos la dignificación y regulación de la acupuntura como especialidad médica y como grado universitario y su inclusión en la cartera de servicios de la Seguridad Social para que sea accesible a todos y no solamente a aquellos que se la puedan costear privadamente.

 

Caetana Varela-Hall

Médico y usuaria de la Seguridad Social y de la Acupuntura.



Hoy: caetana cuenta con tu ayuda

caetana varela necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Educaci�n, Cultura y Deportes: Enseñanza Universitaria e Inclusión en la Seguridad Social de la Acupuntura». Únete a caetana y 926 personas que ya han firmado.