YO ME SUMO A LA MÚSICA

YO ME SUMO A LA MÚSICA

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2500!
Con 2500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales

Los niños y niñas de Andalucía apenas disfrutan de 30 o 45 minutos de la asignatura de música a la semana. Desde que la LOMCE entró en vigor, no se la considera una asignatura obligatoria a nivel estatal; se reserva esa competencia a cada Comunidad Autónoma.

Este hecho crea contradicción, ya que la misma ley educativa (LOMCE), en cuanto a la Educación Artística expresa:

“Las manifestaciones artísticas son aportaciones al desarrollo de la humanidad; no cabe un estudio completo de la historia de la humanidad en que no se contemple el Arte en todas sus posibilidades”

También, esta misma ley, se refiere al alumno como “razón de ser” y centro del Sistema Educativo, cuyo fin principal es conseguir el desarrollo integral de los niños y niñas.

A nivel autonómico en Andalucía, no es una asignatura obligatoria en etapa infantil y a partir de tercero de la ESO se convierte en una asignatura optativa, pero sí es obligatoria en Primaria. A pesar de ello, no es una asignatura independiente, ya que comprende junto con Plástica, el Área de Educación Artística.

Esto implica que ambas asignaturas sumen un total de 1’5horas y en muchos centros han primado a la asignatura de Plástica de 1 hora debido a que puede impartirla cualquier maestro o maestra (especialista o generalista); y han reducido a la materia de música a 30 minutos para que el especialista tenga más horarios para impartir asignaturas generalistas, quitando importancia a la asignatura.

Otro problema que surge de esta situación, es la evaluación de la asignatura de música, que  no se puede hacer de manera independiente, conllevando falta de implicación con la materia por parte de alumnos y familias; y obligando a compartir a los docentes y alumnos un horario muy reducido entre dos asignaturas.

La Orden de 17 de marzo de 2015 expresa: “la Educación Artística permite sentir, explorar y transformar la realidad, facilitando el desarrollo integral y armónico de las cualidades humanas”.

Pero esas “palabras bonitas” quedan muy lejos de la realidad que encontramos los docentes en los centros públicos. Esos 30 o 45 minutos a la semana de música no nos permiten trabajar en su totalidad los contenidos del currículo de Educación Primaria referidos a la asignatura de Música; ni permiten a nuestro alumnado desarrollar las competencias necesarias con respecto a la materia.

Hemos llegado hasta tal punto que los maestros de música de Andalucía nos hemos unido bajo el nombre de “maestros unidos por la música” para iniciar un movimiento con el fin de darle a la música en la escuela el lugar que se merece y para devolver a nuestros alumnos y alumnas el derecho a una enseñanza pública de calidad, por eso te pedimos que firmes esta petición.

Pero, ¿por qué es tan importante la música?

Son bastante numerosos los estudios en neurociencia que demuestran los beneficios de la música, como, por ejemplo, el doctor en biología y profesor de genética de la Universidad de Barcelona David Bueno. Sostiene que la música “ayuda a activar la plasticidad neuronal, a tener un mayor control ejecutivo, a mejorar las habilidades sociales o a potenciar el lenguaje”. Es una asignatura que permite desarrollar las inteligencias múltiples de Gardner, y las competencias claves reflejadas en el currículo de la Educación Primaria, por ejemplo:

-          Inteligencia lingüística: mediante la dicción, el uso de la canción o el lenguaje musical.

-          Inteligencia lógico-matemática: mediante la unidad y armonía de la música, el estudio de ritmos, compases, etc.

-          Inteligencia kinestésico-corporal: con el uso de la fononimia, danza, coordinación para tocar instrumentos, etc.

-          Inteligencia naturalista: a través de la observación de los sonidos de nuestro entorno, etc.

-          Inteligencia interpersonal: por ejemplo, a través de la comprensión de los sentimientos que quiere reflejar el autor en su obra musical.

-          Inteligencia visco-espacial: debido a la naturaleza espacio-temporal de la música.

-          Inteligencia intrapersonal: por la comprensión de los propios sentimientos que nos evoca una pieza musical al escucharla.

-          Inteligencia musical: relacionada con la propia naturaleza de la música.

Por otra parte, no debemos olvidar que los países que disponen de los mejores sistemas educativos del mundo (así lo reflejan los informes PISA) tienen todos un factor común: la importancia que le dan a la asignatura de música.

Esta iniciativa surgió en Andalucía por un grupo de maestras y maestros de música. Bajo la petición de compañeros y compañeras de otras comunidades, queremos alzar nuestra voz a nivel estatal.

¿Te apuntas?

Ya se han sumado a esta iniciativa diversos artistas como Zenet, el grupo Boikot, Rasel, Laura Gallego, Javier Mota, Alba Medina, Lya, Alex O’doguerty, Javier Vargas, María Toledo, Alba Molina, Virginia Alexandre y Kike Remolino entre otros.

Por ello, te pedimos que firmes esta petición, para pedir más tiempo de la asignatura de música en los colegios, y así luchar por el futuro de nuestros niños, para tener una sociedad culta, sana emocional y mentalmente, que tenga empatía hacia los demás y hacia el medio que le rodea, formar a personas críticas y capaces de solucionar los problemas que les presentará la vida. Y no hay mejor herramienta globalizadora para ello que la música.

 

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2500!
Con 2500 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales