Reconozcan nuestra experiencia docente en el extranjero en las Oposiciones de Educación

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Como tantos otros jóvenes españoles de mi generación, al finalizar mis estudios universitarios, me vi obligada a emigrar —concretamente a Gran Bretaña, en el año 2012— en busca de una oportunidad laboral que mi país no podía ofrecerme como consecuencia de la crisis económica. Recordemos que en el año 2012 el paro en los jóvenes menores de 25 años era del 55,13%, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así pues, esta que narro a continuación, no es solo mi historia, sino la de miles de jóvenes que en esos años tuvieron que emigrar:

Aquí, en Reino Unido, he desempeñado diversos trabajos, a veces de forma simultánea: primero como au pair, luego administrativa en una empresa de eficiencia energética y profesora de español para extranjeros en academias y en universidades escocesas. Y, por fin, tras pasar por un tribunal, conseguí que mis titulaciones fueran reconocidas para poder dedicarme a la enseñanza en educación secundaria:  comencé a ejercer como profesora en un instituto público con un alumnado muy conflictivo y desde hace tres años, trabajo como profesora de lenguas extranjeras en un instituto en el centro de Londres.

Pero mi deseo y objetivo, como el de tantos jóvenes emigrantes, es regresar a mi país, para lo cual necesito acceder a un puesto de trabajo allí. Y ahora, que en este 2018 se van a convocar oposiciones para educación en España, no se me reconocen (no se nos reconocen) los años de docencia impartidos en el extranjero, los cuales nos han permitido tener un trabajo que aquí se nos negaba y nos ha proporcionado una experiencia que podremos aportar a nuestro país. Ello se debe a que en el baremo que se establece en las oposiciones no se valora la experiencia docente adquirida en el extranjero, a no ser que se trate de un docente que ya estuviera ejerciendo en España y se traslade al extranjero con un contrato a través del Ministerio de Educación.

Esto constituye un agravio comparativo y una discriminación en relación con los españoles de generaciones anteriores, a quienes un afortunado periodo de bonanza económica les permitió desempeñar la docencia en España en centros públicos, concertados o privados, lo que supone una clara situación de desigualdad rechazada por nuestra Constitución en su artículo 14, que reconoce el derecho a la igualdad de todos. Asimismo supone una contradicción con la Directiva 2005/36/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 7 de septiembre de 2005, donde se establece un sistema para el reconocimiento de las cualificaciones profesionales en la Unión Europea y tiene por objeto, entre otros, flexibilizar los mercados de trabajo.

Firma para solicitar el reconocimiento en el baremo de méritos de la experiencia docente adquirida en el extranjero para las Oposiciones de Educación en España.



Hoy: Laura cuenta con tu ayuda

Laura García García necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Educación, Cultura y Deportes: Reconozcan nuestra experiencia docente en el extranjero en las Oposiciones de Educación.». Únete a Laura y 1.170 personas que ya han firmado.