Ministerio de Educación; que nuestra educación no nos cueste nuestra salud.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


Jornadas enteras en la Universidad, sistemas de enseñanza obsoletos e inadecuados, mala calidad de enseñanza, métodos de calificación ineficientes, pésima calidad y poca dedicación a contenidos prácticos, no preparación eficaz de cara al mundo laboral y desorganización: es todo lo que tenemos que aguantar los estudiantes de muchas carreras universitarias españolas en las que se implanta un sistema consistente en formar máquinas en vez de seres humanos profesionales capaces de tomar decisiones.

Un sistema en el que se obliga al estudiantado a memorizar y vomitar cantidades ingentes de teoría, sin ningún aprendizaje más allá del poder de la memoria y, en muchas ocasiones, sin siquiera tiempo para llevarlo a cabo. Un sistema que precipita la motivación al vacío, consiguiendo aplastar vocaciones e incluso ocasionar problemas de salud en estudiantes, que a veces llegan a tener que abandonar sus estudios universitarios. Y es que, muchas veces, la cantidad de horas lectivas a las que se nos somete nos impiden hacer ejercicio, desarrollar un hobby al margen de la carrera, poder dedicarle tiempo a nuestra familia durante las vacaciones de Navidad, e incluso poder estudiar a diario el temario dado en clase. Esto provoca una acumulación de materia imposible de procesar en las épocas de exámenes, generando diversos problemas de estrés y ansiedad. 

Muchos/as de los y las alumnas que cursamos un grado universitario consideramos que no debería suponer un sacrificio extremo o ser prácticamente imposible el hecho de conseguir aprobar el número normal de asignaturas matriculadas en un cuatrimestre, y creemos que esto no siempre se cumple. Esto genera, además, que haya estudiantes que tengan que repetir ciertas asignaturas, ocasionándoles problemas en la obtención de becas y ayudas.

Por tanto, proponemos:

Que se revise la cantidad de materia a dar en los planes de estudios, reestructurándolos; o incluso reconsiderando la cantidad necesaria de tiempo lectivo en aquellos grados universitarios que tengan mayor densidad de materia.

Que la enseñanza en los grados universitarios responda a la búsqueda de objetivos comunes en cada asignatura, fomentando así la motivación y el aprendizaje, las clases prácticas y los proyectos y no obligando al alumnado a memorizar. Que esto vaya unido, evidentemente, a un incremento en la calidad y en la dinámica de clases teóricas y prácticas, aportando una mayor solidez al expediente académico del alumnado.

Democratizar el sistema de enseñanza universitario, promoviendo la participación del estudiantado en decisiones que le incumben, tales como cambios del calendario académico.

 



Hoy: Alvaro cuenta con tu ayuda

Alvaro Montes Sanchez necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Educación, Cultura y Deportes: Ministerio de Educación; que nuestra educación no nos cueste nuestra salud.». Únete a Alvaro y 523 personas que ya han firmado.