FLEXIBILIDAD en EDUCACIÓN en tiempos de COVID-19

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Debido al problema de salud pública que el COVID-19 ha provocado, corren tiempos complicados para todas las personas. Todos los sectores de la sociedad se ven afectados de una forma u otra. Quizás, uno de los más delicados de tratar es el de la educación. La vuelta a las aulas, en septiembre, supone un reto logístico importante. Pero hay soluciones. Sólo hay que llevarlas a cabo con decisión y esperanza y, por supuesto, poniendo por delante la salud de las personas. Y esto último debe ser un requisito fundamental. La mayoría de las soluciones propuestas por las autoridades no aseguran una tranquilidad para las familias. El concepto de clase burbuja que ha propuesto el gobierno, para algunos cursos de primaria, es inaceptable. ¿Qué sentido tiene que en dichos cursos no vayan a mantener distancias ni a llevar mascarilla? Evidentemente, no sirve para mantenernos a salvo, sólo para localizar más fácilmente los posibles rebrotes de Covid-19. Pero es injusto, porque, que le toque a tu familia es sólo una cuestión de azar. Por otro lado, existen infinidad de tipos de familia. Cada cual con sus particularidades: En unas trabajan ambos padres, en otras sólo el padre o la madre, en muchas hay personas de riesgo (como abuelos al cuidado de los niños), en otras tantas, personas con patologías... la lista puede ser infinita. Así pues, la propuesta que hacemos en esta petición es que, cada centro educativo, realice un filtro para saber qué madres o padres estarían en disposición de atender debidamente a sus hijos en caso de DECIDIR no llevarlos al centro educativo. Con una plataforma Online, como las utilizadas estos meses pasados, se podrían atender unos objetivos mínimos para el alumnado en casa. LEGALIZAR esta situación de "absentismo" provocaría la no penalización a los padres por no llevar a sus hijos al colegio y ayudaría a que a muchas familias se les hiciera más llevadera esta difícil situación. Además, conseguir estos objetivos reduciría la ratio de alumnos por aula, lo que ayudaría a los centros educativos, a poder establecer unas medidas de seguridad fiables.

Como última idea quisiera enunciar que todos deberíamos ser seres libres y poder decidir por nuestra salud, y aún más, por nuestras vidas. No es ético que nos obliguen a seguir unas decisiones que, al fin y al cabo, ponen en riesgo nuestras vidas y las de los nuestros. Así que, si estáis de acuerdo con esta petición, firmadla y pasadla.

¡Gracias!