Petición cerrada

Remodelación del sistema educativo.

Esta petición conseguió 21 firmas


Se debe acabar es el modelo pedagógico sustentado en la transmisión de la información y las tareas que genera. Tanto estas clases como estos deberes, deben ser completamente abandonados ya que no deberíamos ir a la escuela a aprender informaciones y mucho menos si son impertinentes y descontextualizadas.

Si las clases consistieran en ejercitar el pensamiento, se trabajara sobre situaciones hipotéticas; si fortaleciéramos en el aula la clasificación, las competencias investigativas y las deducciones; si fuéramos a los colegios a aprender a argumentar, hacerle preguntas a la vida, o si la escuela fuera un espacio democrático y participativo para favorecer la tolerancia y el respeto a la diferencia, la situación sería distinta.

Las tareas no desaparecerían, sino que serían reinventadas. Se podría pedir a los alumnos que llevaran ideas o preguntas originales a las clases o que entablaran diálogos con los padres, abuelos, tios o tutor sobre cómo era la vida cuando ellos eran niños. Podríamos, mediante tareas, conocer las aspiraciones, los hitos en sus vidas o las angustias de sus compañeros, se podrían consistir en cambiar el final de un cuento o en encontrar diversas estrategias para resolver el mismo problema.

Si hiciéramos eso, las nuevas tareas generarían nuevas preguntas, ideas y soluciones creativas a problemas ya resueltos. Si los niños aprendieran a pensar en los colegios, las nuevas tareas podrían desarrollar sus procesos cognitivos, la reflexión y conciencia sobre ellos, o metacognición.

Por esta razón comparto plenamente la necesidad de replantear por completo el sistema educativo y las tareas para garantizar que vayamos a la escuela a cosas muchísimo más importantes de las que hoy lo hacemos. Si hiciéramos esa profunda reforma en los fines, los currículos y los sistemas de formación de los docentes, sin duda, aparecerían nuevas y creativas tareas que ayudarían a consolidar los procesos cognitivos y valorativos de los estudiantes. Serían tareas más breves y creativas para los niños, más profundas, reflexivas y diversas para los jóvenes. Enfatizaríamos más en la relectura y la reescritura, en la duda y la reflexión, que en la certeza, en la pregunta, que en la respuesta, en el compartir y colaborar, que el competir.

Si esto se logra, los niños y adolescentes tendrian tareas livianas quitando todo el estres, presion y en casos extremos la depresion que genera el actual sistema educativo.



Hoy: jael cuenta con tu ayuda

jael carbone necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de educación Argentina: Remodelación del sistema educativo.». Unite a jael y 20 personas que firmaron hoy.