Queremos saber la verdad qué pasó con Wilber Carcausto Uchiri

Queremos saber la verdad qué pasó con Wilber Carcausto Uchiri

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!
Al lograr 100 firmas, es más probable que la petición pueda ser tendencia en nuestra plataforma.
Yvan Calderon lanzó esta petición dirigida para Ministerio de Defensa y

Wilber Carcausto cumplía servicio militar en el cuartel Tarapacá de Tacna y desde el 10 de mayo no se sabe nada de él. El Ejército señala que el cabo desertó, pero sus padres creen que algo malo le pasó en las instalaciones.

“Estoy caminando hasta por los cerros para buscarlo. Ya no sé a dónde ir”. Julia Uchiri Tite está destrozada, el mayor de sus siete hijos ha desaparecido hace varios días. Ella y su esposo dejaron su natal Azángaro, en Puno, para viajar a Tacnaen busca del cabo EP Wilber Árnol Carcausto Uchiri (22), quien prestaba servicio militar voluntario en el Regimiento de Caballería N° 211 del cuartel Tarapacá. Ellos creen que algo malo le ocurrió en el cuartel.
El 10 de mayo, Día de la Madre, el soldado no llamó a Julia para saludarla. Al día siguiente el celular de la mujer sonó, pero no era su hijo. Era una llamada del cuartel para informarle que Wilber había abandonado las instalaciones a escondidas.
Marilú Quispe Carcausto, prima del soldado, que vive en Tacna, también recibió una llamada desde el cuartel para informarle de esta situación. Ella, por recomendación de los padres, denunció la desaparición ante la comisaría La Natividad. “Su celular estaba en el cuartel. ¿Cómo alguien se va sin su teléfono?”, sostuvo.

Sus padres se preocuparon y decidieron viajar a Tacna, pero no iba a ser fácil porque el transporte interprovincial está prohibido por la pandemia. “Caminamos todo un día desde Azángaro hasta Juliaca. Ahí tomamos un carro e hicimos transbordos”, contó  la madre.

Finalmente, llegaron a la Ciudad Heroica el 13 de mayo. Desde esa fecha, recorren a diario diversos puntos de la ciudad y hasta suben a los cerros para buscar a su hijo.

“Quizás por allá lo han botado. No me canso de buscar porque quiero encontrarlo. Con mi esposo camino bastante y hemos pegado en postes papeles con la foto de mi hijo. Estamos viviendo en un cuarto alquilado por mi sobrina, no tenemos ni para comer y por eso pido limosna en las calles. Solo quiero encontrar a mi Wilber para regresar a Puno. ¿Qué madre no va a llorar por su hijo?”, menciono inconsolable Julia Uchiri, quien se aferra a su fe para hallar a su hijo.

 

Es muy sabido el historial de abusos en el Ejército del Peru, casos donde resultan lastimados o incluso muertos por agresión de superiores y ensañamiento. Y no se hace justicia, ni hay testigos por miedo a que se tomen represalias contra ellos.

 

Ayudemos a hacer la suficiente presión y generar fuerza para que estos padres desconsolados sepan que no están solos, estamos juntos y seremos su apoyo y brazo fuerte.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!
Al lograr 100 firmas, es más probable que la petición pueda ser tendencia en nuestra plataforma.