El gobierno escamotea la financiación a la investigación científica durante un año.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 50.000!


La mayor parte de la investigación científica en España (cáncer, Alzheimer, etc.) se financia con cargo a convocatorias gubernamentales anuales y concede proyectos de 3 años de duración. Los trámites burocráticos de concesión requieren al menos seis meses, lo cual provoca lapsos y despidos de investigadores científicos cuando las convocatorias no salen con al menos ese plazo de antelación. Aunque los retrasos han sido habituales, los problemas de inestabilidad nunca se habían acercado como hasta ahora al desastre. La Agencia Estatal de Investigación acaba de enviar una circular* donde con la excusa tramposa de adecuar fechas de las convocatorias al comienzo de los proyectos, en lugar de adelantar las próximas convocatorias (la de este año ya debería haber salido para comenzar en Enero de 2020) anuncia que las retrasará gradualmente (aún más). El resultado es que se habrá hurtado un año completo de financiación a la Investigación en España. Cientos de proyectos de investigación concluyen en Diciembre de este año, y se anuncia que el próximo no entrará en vigor hasta al menos Septiembre del 2020. Las cuentas son fáciles: cientos de laboratorios parados, miles de investigadores y auxiliares despedidos en Diciembre sin poder re-engancharse hasta Septiembre (¡como pronto! ¿se irán al extranjero?), cientos de líneas de investigación (biomedicina, energía, etc), detenidas. Y lo más indignante es que se nos ha presentado como la solución de un problema**. Esto no es serio.

Para no cerrar los laboratorios y detener las investigaciones en marcha, exigimos la prórroga automática financiada de los proyectos del Plan nacional que finalizan este año y anular el calendario tramposo para que no se produzca en años sucesivos. La solución es fácil.

*http://www.aei.gob.es/portal/site/MICINN/menuitem.edc7f2029a2be27d7010721001432ea0/?vgnextoid=d602ad1b74d1b610VgnVCM1000001d04140aRCRD

**https://elpais.com/elpais/2019/06/03/ciencia/1559571127_457844.html