Ministra de Educación: baje las pensiones de los Colegios Privados por emergencia mundial

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 25,000!


Doctora

Monserrat Creamer

Ministra de Educación del Ecuador

 

Presente.-

 

Reciba un cordial saludo de quienes suscribimos esta carta, un grupo de padres preocupados por la educación y bienestar de nuestras hijas y nuestros hijos.  Esperamos que esta carta le encuentre en salud a usted y los suyos.

 

Como es de conocimiento público, el mundo está atravesando una situación muy particular en muchos niveles, que afectan, así mismo, de varias formas a las familias ecuatorianas.

 

Sabemos de una resolución ministerial que dictamina que los colegios particulares tienen que recibir el mismo valor de pensión durante este período que hemos estado con clases virtuales. 

 

Somos los primeros en reconocer el esfuerzo de maestros y maestras quienes han desafiado esta situación y han hecho posible que nuestros hijos e hijas sigan, de alguna manera, con sus estudios.

 

Sin embargo, queremos también enfatizar que los padres estamos en una situación particular también: algunos hemos visto una reducción en nuestros salarios, otros, la reducción de producción en nuestras empresas, otros, la disminución de la demanda de clientes, negocios cerrados, cancelación de proyectos, incluso, algunos en quiebra. 

 

No queremos faltar a nuestra responsabilidad de pago, pero, queremos apelar a la sensibilidad de que no es justo que, mientras nosotros tengamos nuestros ingresos reducidos, hasta menos de la mitad, (o, en algunos casos, totalmente nulos) los colegios particulares sigan recibiendo el mismo valor por concepto de pensiones, cuando no están incurriendo en los mismos gastos, porque una educación “virtual” no es la misma que la presencial, incluyendo en costos.

 

Nuevamente enfatizamos: queremos cumplir con nuestras obligaciones.  Simplemente creemos que si tenemos que ajustarnos los cinturones, que seamos todos, ya que es un problema que nos aqueja a todos.

 

Entonces, llamamos a su sensibilidad para que tome las acciones necesarias que beneficien a la muy afectada familia ecuatoriana.

 

Seguros de su respuesta favorable, nos despedimos respetuosamente.