Carta a la Administradora Federal de la AFIP Mercedes Marcó del Pont

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,000!


Desde el pasado 30 de noviembre nos hemos enterado mediante telegramas que a un grupo de trabajadores de la AFIP bajo la modalidad contrato a plazo, que desempeñan tareas comunes en el organismo, se le había decidido no renovarles el contrato.

Esto constituye la finalización de una relación laboral de manera unilateral de parte de la patronal, lo cual constituye un despido encubierto. No se puede concebir, en la situación en la que estamos, atacar a los trabajadores de la AFIP que son los que hacen posible la recaudación de impuestos para salud, educación y obras públicas, garantizado entre otras, medidas como las ATP y las IFE.

Esto se da con el agravante de realizarse en medio de una pandemia, donde el mismo gobierno nacional ha decretado la prohibición de suspensiones y despidos sin justa causa o por falta o disminución de trabajo y razones de fuerza mayor en medio de una emergencia nacional. No es posible entonces, en este marco, que sea el mismo Estado el que deje trabajadores de la AFIP y sus familias en la calle este 31 de diciembre.

No existen motivos ni explicación alguna de por que se realizan estos despidos, constituyéndose en una decisión de la Administradora Federal totalmente arbitraria y desatinada. Donde además de ingresos posteriores han ingresado directamente a planta permanente.

Los trabajadores contratados que pretenden ser despedidos son personal no jerárquico ni político, que viene realizando tareas habituales, regulares y cotidianas, que además han ganado una importante experiencia como lo testimoniaron cientos y compañeros de trabajo y jefaturas que les dieron su apoyo con masivas asambleas.

Ambas organizaciones gremiales que representan a los trabajadores de la AFIP (AEFIP y SUPARA) se han manifestado en contra de esta irracional decisión y han solicitado la preservación de las fuentes de trabajo. Hay que destacar que históricamente la renovación de contratos ha sido una práctica habitual en la AFIP y la precarización laboral ha sido prácticamente desterrada. Por lo que esto constituye además un ataque a la estabilidad laboral y un avance en la precarización que afecta a todos y todas los trabajadores de la AFIP.

Las y los abajo firmantes solicitamos, por lo tanto, a la Administradora Federal, que en primer lugar garantice la continuidad laboral de todos los trabajadores contratados y que efectivice su pase a planta permanente como lo establece nuestro Convenio Colectivo de Trabajo.