No al Reglamento de discriminación por orientación sexual de la Municipalidad de Moravia

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


Señores

Municipalidad de Moravia

Consejo Municipal

 

Por medio de la presente, todos los firmantes, ciudadanos residentes y/o propietarios del cantón de Moravia, de forma respetuosa mostramos nuestra disconformidad con la propuesta de “Reglamento Municipal contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género de la Municipalidad de Moravia”, publicado en el Diario Oficial La Gaceta, Alcance No. 209 de 28 de agosto de 2017, en los siguientes términos.

 

1.- Primeramente, desde el punto de vista jurídico se echa de menos el MOTIVO como elemento del acto administrativo y la MOTIVACIÓN como la expresión formal del motivo (“considerandos”), necesarios para la validez de la conducta administrativa. Es además una limitante del derecho de audiencia que se está acordando, al desconocer la ciudadanía las razones que llevan a la Municipalidad a proponer las distintas disposiciones de esta reglamentación y el fundamento fáctico y jurídico para llegar eventualmente a aprobarla. Dicha omisión conculca el artículo 39 de la Carta Magna y hace nula la consulta, toda vez que no es posible realizar un debido examen de razonabilidad y proporcionalidad de la propuesta. El resto de las objeciones se realizan sin perjuicio de lo manifestado en este punto.

 

2.- Téngase en cuenta que - según el alcance de la normativa propuesta - su aplicación debería ser estrictamente interna, para efectos de servicios municipales, a tenor del artículo 1 de la reglamentación propuesta:

 

“Artículo 1o—Ámbito de Aplicación. El presente Reglamento se aplica con el objetivo de eliminar actos de discriminación por orientación sexual e identidad de género por parte de todas las personas funcionarias y usuarias de los servicios de la Municipalidad de Moravia y debe considerarse de acatamiento obligatorio.”

 

El artículo 5 lo reafirma al indicar como “acciones”: “Fomentar, en los procesos de atención y servicio de la Municipalidad de Moravia” acciones para la no discriminación.

 

3.- Las personas tienen derecho a regir su vida de manera libre y hacer sus propias elecciones, en el marco del Estado de Derecho, pues todos somos iguales ante la ley y no debe practicarse discriminación alguna contraria a la dignidad humana (Art. 33 de la Carta Magna). Además, de conformidad con los principios del servicio público del artículo 4 de la Ley General de la Admistración Pública, todos los ciudadanos han de recibir el servicio público en igualdad de condiciones. Todo ello se reafirma por el valor de la tolerancia.

 

Sin embargo ello no significa la imposición forzosa a toda la sociedad o partes de ella para que deba aceptar, avalar o promover ciertos estilos de vida de otras personas o grupos, pues en tal caso la tolerancia funcionaría en una sola vía, lo que es peor, con el aval y poder del Estado. En esa hipótesis la discriminación se daría contra aquéllos que, por su propia libertad, conciencia, cultura o creencias, ciertas prácticas o el proceder de otros les resultan inaceptables y, en el marco del valor de la tolerancia, debe ser respetuoso y tolerarante, pero no podría avalar, recomendar y menos exaltar tales prácticas. Aclaramos desde ahora que nuestra oposición no  debe tildarse de intolerancia, maltrato y menos de “odio” hacia nadie, lejos de nosotros tal actitud, pero desgraciadamente es la forma frecuente con la que de forma superficial se suele descalificar (falacia ad hominen) a aquellos que no aceptamos el tipo de agenda impositiva que se viene dando sobre este asunto en el entorno nacional. La tolerancia consiste en respetarse mutuamente, es un delicado equilibrio que el Estado tiene el deber de no alterar inclinándose hacia una posición en detrimento de otra.

 

4.- Nótese que el artículo 5 antes indicado, establece la obligación de la Municipalidad de realizar “actividades correctamente planificadas y presupuestadas, realizando además, acciones en el marco de la celebración los días diecisiete de mayo de cada año.”  El artículo 7 amplía la norma sal indicar que: “ Corresponderá a las oficinas del área social de la Municipalidad (Oficina de la Mujer, Oficina de Promoción Cultural, Oficina de Niñez y Adolescencia y Oficina del Adulto Mayor) promover, en forma coordinada y conjunta, a lo interno de la Municipalidad de Moravia y fuera de ella, la planificación, solicitud de presupuestación e implementación de actividades, así como de la coordinación y realización de los procesos de sensibilización en materia de no discriminación hacia las poblaciones LGBT para la erradicación de estas prácticas lesivas de los derechos de cada persona.”

Esto rompe el alcance del artículo 1 en cuanto agrega la realización de actividades “fuera de ella” (de la Municipalidad). Nos oponemos respetuosa pero enérgicamente a que se tomen fondos – públicos - municipales (nuestros impuestos) para la  planificación e implementación de actividades de la forma como lo enfoca la propuesta de reglamento, especialmente cuando no se ve el asunto como discriminación en general sino en particular, se excede el alcance interno del artículo 1 para extenderlo fuera de la Municipalidad y no se establecen ni siquiera límites o parámetros para el gasto.

La prohibición de discriminar se aplica en general, para cualquier acto contrario a la dignidad humana. No solo como lo enfoca el reglamento, sino también por razones religiosas, de conciencia o creencias, por etnia, edad, procedencia, etc. Entonces, ¿por qué no emitir más bien una reglamentación amplia que incluya cualquier tipo de discriminación contraria a la dignidad humana, como debería ser? ¿Por qué especificamente sobre la sexualidad? ¿Por qué no emitir una reglamentación más inclusiva, respetuosa y tolerante de todos los grupos que componen la comunidad moraviana y no uno tan limitado que resulta claramente inaceptable a parte de ella?

Si se van a realizar actividades de este tipo, el Gobierno local debería estar dispuesto a proceder de la misma forma con todos los distintos grupos que conforman la ciudadanía, y no decantarse en especial por uno, especialmente en materia tan sensible para buena parte de ella. Reiteramos, se respeta la libertad de otros en lo referente a la sexualidad, pero eso no significa que a otros ciudadanos se nos invisibilice e imponga una determinada forma de pensar que deberíamos dar por aceptada aún contra el dictado de nuestra conciencia o creencias, incluyendo financiar con nuestros impuestos quién sabe qué cosas.

A falta de motivación, sin que se especifique la razón de peso para que esto deba ser así, consideramos que hay asuntos y problemas muy urgentes de la ciudadanía que son resorte de la municipalidad y que tienen que ver con la calidad de vida de todos, como la seguridad ciudadana, el estado de vías cantonales, problemas con suministro de agua y otros y deberían priorizarse adecuadamente y que a ojos del ciudadano requieren decidida intervención. En el contexto de esta propuesta, la priorización que hace de los fondos la municipalidad, dicho de forma respetuosa pero sincera, deja mucho que desear.

El artículo 10 de la propuesta establece:

“Artículo 10 - Acciones afirmativas:

(…)

b)  Durante toda la semana que corresponda al 17 de mayo de cada año, la Administración gestionará el izado de la bandera LGBT en el Palacio Municipal para crear conciencia en la comunidad sobre la importancia de sensibilizar a la población. 


c)  Se deberá realizar un acto oficial en conmemoración del 17 de mayo anualmente”. 


Por todas las razones apuntadas, nos oponemos rotundamente a que se ize la bandera LGTB en la sede municipal, pues el Gobierno Local se supone es para todos. Como explicamos,  la tolerancia debe ir en doble vía y para ciertos ciudadanos esto significa un atropello de su conciencia y sus creencias (por tanto de sus personas) perpretado por el Estado. Al leer esta pretensión sentimos que el Gobierno Local - que se supone de todos – con esta clase de propuestas ignora, invisibiliza y atropella a parte de sus ciudadanos. Reafirmamos el valor del respeto y la tolerancia mutuas. Pero el Estado no debe perjudicar la posición de los  ciudadanos que, aunque respetemos a otras personas y su forma de vida, no necesariamente estamos en la obligación de avalar su estilo de vida o proceder, menos aún de aplaudirlos y promoverlos, sobre todo cuando ello va contra nuestra propia conciencia, creencias y libertad. Nos sentimos discriminados en razón de nuestras creencias y/o por razones religiosas.

 

 

En ese sentido, debería el Gobierno Local emprender las acciones internas necesarias en contra de cualquier (todo) tipo de discriminación contraria a la dignidad humana, pero más allá de eso abstenerse de acciones que impliquen violentar el valor de la tolerancia o la libertad de conciencia y creencias de parte de la ciudadanía del cantón, situación contraria a la que está dándose con esta propuesta que no debe ser aprobada, y así lo solicitamos.

 

5.- Tenga en cuenta la Municipalidad lo indicado por los artículos 4, 11, 28, 33, 39, 51 y 52 de la Carta Magna. Igualmente, nos reservamos el derecho de ejercer las acciones que correspondan de acuerdo con el Ordenamiento Jurídico. Recordamos respetuosamente a la Municipalidad que los representantes son elegidos periódicamen por el pueblo por medio del voto y que como tales han de representarnos a todos.

 

6.- Señalamos para notificaciones el correo electrónico: noalreglamentomunicipal@gmail.com



Hoy: No Reglamento cuenta con tu ayuda

No Reglamento Municipal necesita tu ayuda con esta petición «mcalvo@moravia.go.cr: No al Reglamento de discriminación por orientación sexual de la Municipalidad de Moravia». Súmate a No Reglamento y 609 persona que han firmado hoy.