Legalización, despenalizando y descriminalizado el Cannabis como Fitomedicina

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,500!


Haciendo uso de nuestro derecho a peticionar, nos dirigimos a Ud. para pedirle la Publicación de la Ley de Cannabis Medicinal y que en su Reglamentación, arbitre los medios necesarios para proteger y garantizar los derechos de los que quedamos fuera de misma.

Sr. Presidente, agradecemos que haya emitido el decreto de promulgación antes de que se venza el plazo de 10 días hábiles, mostrando así firmemente su interés en esta ley, que implica Derechos fundamentales que la Constitución Nacional garantiza.

El derecho a la salud, en especial a través del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), que está incorporado a la Constitución Nacional, en el artículo 12, lo define como "el derecho que toda persona tiene al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental"

El Estado argentino tiene la obligación de adoptar las medidas a fin de asegurar la efectividad de este derecho, sobretodo su accesibilidad sin discriminación alguna. Esto significa, que no pueden ser discriminados: grupos socialmente desfavorecidos, minorías étnicas, poblaciones indígenas, mujeres, niños, personas mayores, personas con discapacidades, personas con VIH/SIDA, inmigrantes regulares y/o irregulares.

Usted y su equipo pueden, y deben, tomar medidas que garanticen nuestros Derechos, ya que la Ley contempla solamente la importación de los productos de origen cannábico y no su cultivo para uso medicinal, práctica imprescindible para que todos tengamos acceso a los remedios que mejoran nuestra calidad de vida y la de nuestros seres queridos.

Las familias, y muchos de los enfermos de las más de 45 patologías que se tratan con productos cannábicos, quedamos fuera de la Ley, expuestos a ser tratados como narcotraficantes por la justicia, maltratados por la policía, encarcelados y enjuiciados, creando una enorme pérdida económica para el Estado que debería utilizar estos recursos para perseguir traficantes de marihuana prensada, cocaína, pastillas, paco y otras drogas. También estamos totalmente expuestos y vulnerables a los robos, ya que quien tiene 1 planta no puede llamar a la policía a riesgo de ir preso.

Nosotros usamos esta fitoterapia desde épocas inmemoriales, y lo seguiremos haciendo, es un hecho: cada día somos más y más. Somos todos mayores, sabemos lo que hacemos.

Somos madres que hacemos remedios para nuestros hijos con patologías tremendas, como la epilepsia, somos hijos que cultivamos para nuestros padres con cáncer y ACVs, somos nietos que los hacemos para nuestros abuelos con glaucoma, Parkinson y Alzheimer, somos los mayores que no queremos vivir esclavos de los psicofármacos, somos los amigos que cultivamos solidariamente para los portadores de HIV, para los indigentes o los que están fuera del sistema. Somos también los médicos, pocos que tratamos a miles de pacientes arriesgándolo todo. Somos los abogados que defendemos de un sistema corrupto y anacrónico, a los que cultivan para su salud o la de sus familiares. Somos asociaciones, fundaciones, redes sociales, somos muchos y queremos ser escuchados.

Por eso le pedimos que reglamente la Ley de la forma más amplia y rápida posible, pero también que instrumente los medios para terminar con la persecución de los cultivadores medicinales.

Si bien existe jurisprudencia al respecto, no ha sido suficiente para garantizar el ejercicio del Art. 19 de la Constitución, que ampara las acciones privadas, porque la planta Cannabis se encuentra en la lista de estupefacientes prohibidos por la ley basada en la Convención Única de estupefaciente de ¨1961¨ algo obsoleta, si.

Sr. Presidente usted tiene  una gran oportunidad para cambiar nuestra política sobre drogas y narcotráfico, avanzar, alcanzar y, por qué no, superar a nuestros vecinos Uruguay y Chile, usted tiene la potestad de retirar la planta Cannabis de la lista de estupefacientes, legalizando de esta forma, no solo la medicina para todos los que la necesitan, sino también una fuente recursos renovables para la industria textil, papelera y biocombustibles. 

Una planta tan productiva, que no necesita agroquímicos, que crece en variados terrenos y climas sin modificación genética, que aporta al suelo y al medioambiente, nunca debió haber sido prohibida. Francia nunca lo hizo, generando hoy una agroindustria próspera e innovadora.

Googlee Sr. Presidente, no lo deje en otras manos, por favor tome conciencia que existe una fuerte tendencia a la legalización y expansión de la planta de Cannabis en muchos países, tanto como medicina como producto agronómico, que es una ola que se eleva y mejor surfearla a tiempo. Existen más que suficientes pruebas empíricas de los beneficios de esta planta, estigmatizada y prohibida por obscuros intereses foráneos, pero que tarde o temprano, será legalizada en el mundo entero.

Muchos de nosotros cree que este gobierno, como el anterior, es esclavo de las multinacionales, farmacéuticas y agroquímicas, de la Iglesia u otros siniestros intereses y por esta razón la legalización no está en su agenda, pero otros tenemos la esperanza de tener un presidente con independencia y valor para tomar las decisiones necesarias para el bien común, poder ver el fin de la persecución y ser protagonistas de un cambio profundo.

Atentamente,



Hoy: Maria Paula cuenta con tu ayuda

Maria Paula Culaciati necesita tu ayuda con esta petición «@mauriciomacri : Legalización, despenalizando y descriminalizado el Cannabis como Fitomedicina». Unite a Maria Paula y 1,068 personas que firmaron hoy.