INCORPORAR LA VIOLACIÓN COMO VIOLENCIA MACHISTA EN LA LEY O. DE 2004

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Nuestra petición consiste en que:

  • LA VIOLACIÓN SE RECONOZCA COMO VIOLENCIA MACHISTA:
  • Ampliación del concepto de violencia de género.
  • Cumplimiento del Convenio de Estambul (2011): incluir la violación como violencia de género, entre otras formas de agresión contra las mujeres.
  •  Que las mujeres que sufran una violación sexual tengan los mismos derechos recogidos en la LO 1/2004 y los mismos recursos especializados en materia de violencia de género.
  • El Estado español no reconoce la violación sexual como un delito de violencia de género. Confiamos con el Nuevo Pacto de Estado Contra la Violencia contra las Mujeres.

 

RECONOCER LA VIOLACIÓN COMO VIOLENCIA MACHISTA:

Es necesario un reconocimiento social, real y  legal en torno a otras formas de violencia contra las mujeres.

Es una tarea urgente ampliar o cambiar el concepto de violencia de género, pasar de lo general a lo particular y centrar estos actos como producto de un comportamiento machista ejercido por un hombre en particular haciendo uso del machismo internalizado. Es necesario hablar de violencia machista o violencia contra las mujeres. Para que de esta forma  se visibilicen y se incluyan en la legislación todas las formas de violencia contra las mujeres  expresadas el Convenio de Estambul.

De la misma manera entender que;  todo acto ejercido por un hombre contra una mujer con la finalidad de agredirla, a través del sometimiento ya sea por intimidación o por violencia expresa, deviene de un comportamiento machista  como puede ser el caso de la VIOLACIÓN. 

Queremos que las mujeres que sufran una violación sexual tengan acceso a los derechos recogidos en la LO 1/2004 y a los recursos especializados en materia de violencia de machista contra la mujer.

Nosotras creemos que la violación sexual es un ejercicio machista de poder contra la mujer, donde se evidencia la discriminación de ésta ante la supremacía masculina y como tal debería considerarse.

La violación sexual es un atentado contra la integridad física, psicológica y sexual de las mujeres, una forma de discriminación basada en la subordinación del género femenino, conformando un ataque y una vulneración de los Derechos Humanos y libertades fundamentales de las mujeres agredidas sexualmente.

Sin embargo, la Ley Orgánica 1/2004 del Estado Español solo reconoce como violencia de (machista) género las acciones perpetradas contra las mujeres por parte de su pareja o ex-pareja, haciéndose necesario y obligatorio la existencia de un vínculo afectivo entre agresor y su víctima.

Tal y como se recoge en el Título Preliminar, Artículo 1. Objeto de la Ley en la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género:

  1. La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.

Esta definición del término violencia de género deja en desamparo y en desprotección a las mujeres violadas por hombres desconocidos, ajenos a su entorno, sin vínculo personal alguno. Pero son hombres que han cometido una agresión sexual en base a la discriminación por género. (violencia machista)

De este modo,  las mujeres que han sufrido una violación sexual por un desconocido no se les asignan los mismos derechos que una mujer violada por su pareja o ex-pareja o violentada en cualquiera de sus múltiples formas por esta.

Respecto a esta injusta situación, declaramos que una violación sexual es una agresión fomentada por una discriminación en base al género, desde una lógica   machista (con o sin vínculo afectivo).

Por esta razón, la violación debería tipificarse como violencia (machista) de género y, en consecuencia, estas mujeres estarían amparadas por la Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

  • De esta manera, estarían respaldas por los Derechos que la ley ofrece a las mujeres víctimas de violencia de género:
  • Derecho a la información, a la asistencia social integral y a la asistencia jurídica gratuita.
  • Derecho a medidas judiciales de protección contra los malos tratos, amenazas, coacciones, vejaciones.
  • Derecho a protección de datos, de las medidas de salida del domicilio, alejamiento o suspensión de las comunicaciones.
  • Derechos laborales y prestaciones de la Seguridad Social.
  • Derechos económicos como Ayudas sociales.

Pedimos que tengan un trato especializado como mujer violentada: con derecho a los recursos especializados sobre violencia de género que la ley dispone. Queremos:

  • Que su denuncia esté recogida y procesada en los juzgados especializados en violencia contra las mujeres.
  • Que puedan disfrutar de todos los recursos especializados en  atención a los casos de violencia de género.

Por otra parte, queremos señalar que en el año 2011 nació un compromiso expresado en el Convenio de Estambul por el Consejo de Europa sobre Prevención y Lucha Contra la Violencia Contra las Mujeres y la Violencia Doméstica. En él se firmó incluir la violación, además de otras formas de agresión contra las mujeres, como violencia de género:

Artículo 3. Definiciones.

  • Por “violencia contra las mujeres” se deberá entender una violación de los derechos humanos y una forma de discriminación contra las mujeres, y designará todos lo  actos de violencia basados en el género que implican o puedan implicar para las mujeres daños o sufrimientos de naturaleza física, sexual, psicológica o económica, incluidas las amenazadas de realizar dichos actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, en la vida pública o privada.

En la actualidad, el Nuevo Pacto de Estado Contra la Violencia de Género, aprobado por unanimidad, se presenta como una buena noticia para la lucha feminista y por ello queremos dar un firme y gran salto de fe política.

Por tanto, manifestamos nuestro acuerdo con algunas propuestas transmitidas por algunos Grupos Parlamentarios, acordes con nuestra petición.

Contribuye con nuestra petición ratificando con tu firma, porque la lucha contra violencia machista nos compete a la sociedad en general.

 

Gracias por tu apoyo.

 

   



Hoy: Alumnas cuenta con tu ayuda

Alumnas Máster de Estudios Feministas y de Género necesita tu ayuda con esta petición «Mario Garcés Sanagustín;: INCORPORAR LA VIOLACIÓN COMO VIOLENCIA MACHISTA EN LA LEY O. DE 2004». Únete a Alumnas y 1.146 personas que ya han firmado.