No a la túnica verde