Petition Closed
Petitioning SANCHEZ and 1 other

MAPFRE NOS ESTAFA CON EL SEGURO DE VIDA DE NUESTRO PADRE. Nuestro caso tras 9 años, aquí te lo contamos.

¿Seguros con Mapfre?

Una persona se hace un seguro de vida y 4 años después, por desgracia, fallece, Mapfre se las ingenia para buscar cualquier recoveco y no pagar a la familia. Aquí te lo contamos.

No, no y no. Ni seguros ni confiados. Mapfre te estafa. Te estafa con todas las de la ley y a toda costa (7.000 euros aproximadamente en costas, para ser más exactos).

Mapfre es una compañía de seguros, con presencia internacional. "Mapfre te estafa" es nuestro eslogan. "Mapfre no te cuida" es nuestro lema. Y lejos, muy lejos, de asegurar tu vida, Mapfre te la complica.  Y ¿por qué -y nosotros sí- "aseguramos" esto? Mapfre es un gigante de la comunicación y de la Ley. Nosotros, solo sus víctimas. Mapfre es una gran empresa española. Nosotros, solo ciudadanos de a pie que nos hacemos grandes ante la injusticia de un sistema inoperativo que solo da la razón a las grandes firmas. Lejos, muy lejos de querer dañar gratuitamente la imagen de una institución como Mapfre, solo queremos proclamar lo que nos es de justicia y lo que, por ley, nos corresponde. A partir de aquí, si vas a subscribir una póliza con Mapfre, sigue leyendo.

Representamos los legítimos intereses de la familia Sánchez Sánchez. En enero de 2000, nuestro padre (fallecido ahora hace nueve años) suscribe una póliza de vida, en la delegación de Mapfre en Maracena (Granada). Por errores administrativos reconocidos en el alta, la póliza nunca entró en vigor. Con fecha 31 de marzo del mismo año, se suscribe nuevamente un seguro de vida que, otra vez más, por error administrativo, se firma "con carácter no renovable". "Mapfre al mecanizar la póliza (afirmó incluso que ese proceso se hacía en Málaga y que allí se produjo el error), y que efectivamente nunca fue la intención de nuestro padre contratar una póliza por tan solo un año de duración. De hecho aseguran que era algo que ellos nunca habían hecho y que es algo muy excepcional". ¿Alguno de vosotros habéis suscrito alguna vez una póliza de vida con carácter no renovable?

Detectado el error, inician -y decimos inician- los trámites, ¡por tercera vez!, para la elaboración correcta de la póliza... Póliza que parece, y solo parece, hacerse efectiva el 30 de junio del mismo año. Y he aquí la cuestión... Donde surge el auténtico problema. Nuestro padre ingresa en el hospital el 6 de junio de 2001 aquejado de peritonitis. Lo intervienen en dos ocasiones, siendo la segunda de ellas el 11 de junio de 2001, donde se le detecta un tumor en el colon en un estado muy avanzado. Permanece ingresado hasta el 4 de julio de 2001. Durante ese período se le aplica tratamiento de quimioterapia, durante el cual prácticamente está aislado. Su estado durante ese período era bastante grave.

Mientras, en estos días, Mapfre (gestionado por su delegación de Maracena [Granada]) da de alta la póliza (por tercera vez), y, a partir de ahí, puntualmente se cargan los recibos de dicha póliza. Todo sigue su curso normal hasta que el día 29/09/2004 nuestro padre fallece y reclamamos el importe de la póliza suscrita. Reiteramos que durante todo este tiempo se pasaron los recibos por domiciliación bancaria a Mapfre.

En este momento Mapfre revisa toda la documentación y deniega el pago de la indemnización conforme a la póliza suscrita, hecho por el cual iniciamos un proceso judicial.

Mapfre presenta en el primer juicio una declaración de salud firmada por nuestro padre con fecha 18 de junio de 2001, en la que no declara su reciente enfermedad. Entendemos que Mapfre, o su delegación, falsificó los documentos, solo para hacer efectivo el contrato y comenzar a cobrar los recibos. ¡Era imposible! ¡Nuestro padre estaba aislado y no pudo firmar nada! Mapfre te cobra con una firma hipotéticamente falsificada y, luego, la pone en tela de juicio! ¿Mapfre te cuida?

El representante de la oficina de Mapfre Maracena (Granada), nos animó a denunciar la situación en la que nos encontrábamos ya que era un error por parte de Mapfre y que los recibos estaban todos pagados puntualmente. Por desgracia para nuestra familia en el juicio declaró todo lo contrario diciendo con sus palabras que nuestro padre acudió a la oficina, en la fecha anteriormente citada a renovar el contrato, cosa que era imposible ya que estaba hospitalizado y aislado tras la operación.

En todo esto, nos  consta que nuestro padre comenzó los trámites para el alta de la póliza en el seguro de vida en inicios de 2000, y que termina por hacerse efectiva de manera "fraudulenta" en junio de 2001, justo, cuando por desgracia, nuestro padre es ingresado aquejado de una grave enfermedad.

Así fue expuesto ante el Juzgado. El perito caligráfico declaró que la firma era falsa. Y la Justicia nos dio la razón...

La todopoderosa Mapfre recurrió, y nos denegaron los derechos suscritos y, además, nos condenaron a pagar las costas del proceso que, después de nueve años, ascendían a más de 7.000 euros.

Mapfre... ¿Mapfre nos cuida? Mapfre, la todopoderosa Mapfre, con una toda poderosa armamentística legal a su poder, nos somete... Y nos somete por cuanto no podemos hacer sino lo que nos está a nuestro alcance, pero reivindicar es la causa de los justos, de la ciudadanía democrática que, ahora, ha alcanzado la voz... Mapfre no te cuida, Mapfre te estafa

 

Para todos los que tengan interés en comprender lo que pasó, aquí les dejamos una descripción de los hechos más detallada.

 

RELACION DE LOS HECHOS

                        SEGURO DE VIDA MAPFRE

 

1.- Se da la existencia de 3 pólizas contratadas entre mi padre y Mapfre. La

primera de ellas de fecha 20/01/2000, la segunda con fecha 31/03/2000, y la última 30/06/2001.

Nosotros solo teníamos copia de la primera, y no supimos de la existencia de las demás hasta que surgió el problema y nos las facilito la propia Mapfre.

Parece ser que la primera nunca llegó a entrar en vigor, porque no se ha

encontrado ningún pago correspondiente a la misma. Se cree que hubo algún error, por lo que se activa la segunda de las pólizas dos meses más tarde.

De hecho durante la tramitación del proceso apareció un documento que

nunca mostró Mapfre en Diligencias Preliminares (investigación antes del poner pleito) según el cual nuestro padre enviaba un fax desde la propia Mapfre para que quedara sin efecto la inicial póliza, documento cuyo original nunca ha aparecido, y que la pericial caligráfica judicial deja fuera de toda duda que nunca jamás fue firmado por nuestro padre tratándose de una firma disimulada.

El problema de esta segunda póliza es que era “Anual no renovable”, es decir el 31/03/2001 finalizaba su vigencia sin que se renovara. Al margen de que es un sinsentido contratar un seguro de vida por sólo un año de duración, y que no es lo habitual, la oficina con la que mi padre gestionó la contratación (Mapfre Maracena), nos confirmó que se trató de un error administrativo de Mapfre al mecanizar la póliza (sugirió incluso que ese proceso se hacía en Málaga y que allí se produjo el error), y que efectivamente nunca fue la intención de mi padre contratar una póliza por sólo un año de duración. De hecho aseguran que era algo que ellos nunca habían hecho. Así mismo nos confirman que con la intención de subsanar ese error y cuando se dan cuenta del mismo, en el mes de Junio, de mutuo propio emiten una nueva póliza, ya corregida, con duración “Anual renovable”, y fecha 30/06/2001.

Aquí es donde surge el auténtico problema. Mi padre ingresa en el hospital el 06/06/01 aquejado de peritonitis. Lo intervienen en dos ocasiones, siendo la segunda de ellas el 11/06/01, donde se le detecta un tumor en el colon en un estado muy avanzado (4º estadio). Permanece ingresado hasta el 4/07/01. Durante ese periodo se le aplica tratamiento de quimioterapia, durante el cual prácticamente está aislado. Su estado durante ese periodo era bastante grave.

De hecho su médico no se atrevía a facilitar siquiera cuanto tiempo le quedaba de vida, aunque nos preparó para lo peor.

 El doctor nos recomienda que no le informemos de la enfermedad que realmente padece ni de su gravedad, para no afectar a su estado de ánimo en un momento tan delicado. Todo esto fue declarado por el doctor Mansilla en el juicio.

Mapfre presenta en el juicio una declaración de salud firmada por mi padre con fecha 18/06/2001, en la que no declara su reciente enfermedad, ni el hecho de la convalecencia hospitalaria que en ese momento sufría lo que de suyo cierra la puerta a otra posible reclamación ya que el “engaño” por no dar conocimiento de lo sucedido en ese instante haría inviable la reclamación de indemnización. Nosotros sabemos que eso fue imposible, ya que mi padre permanecía en el hospital en esa fecha en un estado de gravedad, como ya hemos indicado.

 

 El representante de la oficina de Mapfre Maracena, que no ratificó en el juicio todo lo que nos había dicho a nosotros sobre el error en la elaboración de la duración de la segunda de las pólizas, declaro en ese mismo juicio que fue mi padre quien firmo dicha declaración en las oficinas de Maracena. Algo que como ya sabemos era imposible y que el propio declarante no manifestó hasta que se le preguntó en sucesivas y reiteradas ocasiones sobre el particular al verse “acorralado” llegando a manifestar que tal vez lo hizo a presencia de alguno de los empleados. Cuando se le hace saber esacircunstancia se retracta y comienza a desdecirse. El juez habla de unadeclaración que no puede tomarse en consideración debido a las continuascontradicciones en las que incurrió. Hay que indicar en este punto, que fueronvarias las ocasiones en las que dicha persona nos ratificó la versión del errorpor parte de Mapfre, e incluso nos animaba a reclamar puesto que según élteníamos toda la razón.

Sin que esto indique nada, justo antes del primero de los juicios, pudimos ver como esta persona mantenía una larga conversación con el abogado de ­Mapfre, tras la cual dicha persona se mostró muy nervioso y azorado, al igual que durante su declaración en el juicio. Tras finalizar dicho juicio los hijos (que actualmente regentan la oficina de Mapfre Maracena) nos pidieron perdón reiteradamente por la declaración del padre.

Cuando se presentan varios documentos por parte de Mapfre, un perito

caligráfico pudo constatar que la firma de mi padre fue falsificada en varios de ellos. Sin embargo sobre la declaración de salud de 18/06/01, Mapfre no presenta originales sino una fotocopia, a pesar de los requerimientos que se le hicieron. El perito dictamino que esa firma era autentica, pero una fotocopia es fácilmente falsificable, basta un “copiar” y “pegar”. Así también lo hizo constar el perito caligráfico.

La sentencia en 1ª instancia nos dio la razón, estimando que Mapfre estaba obligada a pagar la indemnización de 60.000 €. También consideraba que cada parte corriera con sus costas.

Sin embargo Mapfre recurrió y la Audiencia Provincial, consideró que la 1ª instancia nos daba la razón en base a la tercera de las pólizas, la cual nosotros habíamos solicitado que se declarara nula, al considerar falsificadas las firmas de mi padre. Según la Audiencia si nosotros solicitábamos la nulidad de dicha póliza, no podíamos obtener la indemnización en base a la póliza en cuestión.

Autores: Pilar Sánchez, David Sánchez, Raúl Sánchez y Alejandro Sánchez.

Letter to
SANCHEZ
Compañía de Seguros MAPFRE
QUE NO ESTAFEN A LAS FAMILIAS TRAS CONTRATAR SEGUROS DE VIDA.