Manifiesto en defensa de la educación pública presencial

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!

MARIA DE VALVANERA PEREZ GARCIA
MARIA DE VALVANERA PEREZ GARCIA ha firmado esta petición

Contra la imposición de la enseñanza online bajo la emergencia COVID-19 

Este manifiesto va dirigido especialmente a los profesionales de todos los niveles educativos en el sector público, desde infantil al universitario. En el mismo rango de importancia, apelamos a madres y padres, alumnado y cualquier ciudadano/a, colectivo, sindicato, asociación o entidad que considere oportuna esta reclamación de consenso transversal.

CONSTATAMOS Y DENUNCIAMOS:

En medio de una situación de crisis global, se ha realizado una campaña mediática y sistemática para la exaltación e implantación de la enseñanza no presencial como panacea a las necesidades sociales futuras. Se pretende que del uso puntual en unas circunstancias excepcionales, se pase a un escenario virtual generalizado y definitivo. En lo que consideramos un ataque a la esencia de los procesos educativos vigentes, es extremadamente preocupante la sintonía estratégica que abarca casi todo el espectro ideológico de partidos, con sucesivas declaraciones y acciones de distintos responsables políticos, que han apostado, desde un triunfalismo que no se basa en los hechos, por el supuesto éxito adaptivo de la enseñanza online.

En la Educación Superior nos parece preocupante que el Ministro de Universidades haya intentado una reforma in extremis que propiciaba un modelo que coincide con tentativas de cambios tan graves como los proyectos de transformación en las universidades de Galicia o los recortes anunciados por la Junta de Andalucía para dicho sector. Se empieza a conformar el concepto “Universidad para Pobres” en forma de subproducto virtual masificado y básico, con un encarecimiento del postgrado que pasaría a dos años de duración (si no se igualan las tasas de grado y máster). Por el contrario, las élites mundiales seguirían disfrutando de propuestas formativas completas, presenciales, personalizadas y encaminadas a ocupar puestos de liderazgo en todos los ámbitos. Si no se remedia con una respuesta social adecuada, la institución universitaria recibirá la primera embestida de estos cambios, en continuidad con la reforma del Plan Bolonia que propició la mercantilización generalizada de la investigación, la precariedad laboral en su personal docente e investigador y la consolidación de una estructura servil basada en una meritocracia hueca.

Los tramos de enseñanza obligatoria y bachillerato han sido objeto no solo de la experimentación y explotación del personal docente hasta límites extenuantes, sino que también se ha descargado toda la atención y la responsabilidad de los menores en las propias familias, haciendo en extremo difícil las conciliaciones laborales y la cotidianeidad de tareas comunes del hogar. Desde el Ministerio de Educación y Formación Profesional así como desde los organismos educativos de distintas comunidades autónomas se han apuntalado estas orientaciones, incluso con debilidades fingidas como la necesidad de formación e inversión en equipamiento. Queda claro que las empresas de equipos informáticos y comunicaciones están en la línea del beneficio directo, a la espera de una reorientación de los recursos económicos que pasarán de la contratación de personal a la implementación tecnológica. Estas teorías son coincidentes con testimonios menos enmascarados como el de Andreas Schleicher, responsable del informe PISA y director de Educación de la OCDE, que apuesta claramente por entender la educación como una parte más del sistema económico neoliberal, despreciando aspectos como las capacidades críticas o el valor de la sociabilidad e igualitarismo de la escuela pública y presencial.

Quienes no estamos de acuerdo con tales planteamientos advertimos y denunciamos los graves riesgos de un modelo que potenciará una enseñanza general simplificadora, en contextos de realidad cada vez más complejos para su comprensión. De ese modo, veremos un conocimiento alejado del entendimiento argumentativo en forma de material tutorial estandarizado, donde prevalecerán los intereses privados en la orientación de contenidos y objetivos, e incluso se pueda cuestionar la necesidad y existencia del propio personal docente. Este sistema de autoaprendizaje reducido a una hipertextualidad sesgada y permanentemente ligada a dispositivos externos, aumentará la vulneración de datos, privacidad y derechos fundamentales del alumnado y profesorado. En un escenario social cada vez más empobrecido, esa deformación educativa facilitaría un pase rápido a un idéntico e inseguro plano laboral. Como en otros sectores ya encauzados (banca, seguros, eléctricas, comunicaciones, etc.), sería moneda común el horario extendido, el cierre de centros físicos, la deslocalización o incluso el despido del personal que se considere pertinente.

RECLAMACIÓN DE PRINCIPIOS:

  • Alertamos de encontrarnos ante un ensayo general para la devaluación en el desarrollo de las capacidades intelectuales, éticas y afectivas de las personas que conformamos la sociedad.
  • Defendemos la presencialidad y el contacto colectivo en todos los niveles educativos como único espacio socializador de la ciudadanía en el que se haga efectiva la igualdad de oportunidades.
  • Entendemos que cualquier tecnología es un complemento o instrumento metodológico añadido, pero nunca el eje conductor de un sistema educativo, basado en la plena interacción comunicativa entre docentes y discentes.
  • Reivindicamos una educación a la vez racional y emocional, solidaria, ética, creativa y crítica, proponiendo una necesaria maduración de los tiempos y la salvaguarda de los espacios de convivencia colectiva.
  • Exigimos voz y debate público para la confrontación y defensa argumentativa de esta reflexión y de nuestro compromiso con una educación pública de calidad para todos.

FIRMANTES:

Sergio Villalba Jiménez. Profesor Titular. Departamento de Educación Artística. Facultad de Ciencias de la Educación / Facultad de Bellas Artes. Universidad de Sevilla.

Manuel Ángel Vázquez Medel. Catedrático. Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana. Facultades de Filología y Comunicación. Universidad de Sevilla.

Rosalba Mancinas Chávez, Profesora Ayudante Doctora. Departamento de Periodismo II. Facultad de Comunicación. Universidad de Sevilla.

María Sepúlveda Gómez. Profesora Titular de Universidad. Departamento de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Facultad de Derecho y Ciencias del Trabajo. Universidad de Sevilla.

Paula Daza Navarro. Profesora Catedrática de Escuela Universitaria en el Departamento de Biología Celular. Facultad de Ciencias de la Educación / Facultad de Biología. Universidad de Sevilla.

Ángel Francisco Villarejo Ramos. Profesor Titular en el Departamento de Administración de Empresas y Marketing. Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Universidad de Sevilla

Vicente Manzano-Arrondo. Profesor Titular de Metodología de las Ciencias del Comportamiento. Facultad de Psicología. Universidad de Sevilla.

Irene Jiménez Lagares. Profesora Contratada Doctora. Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación. Universidad de Sevilla