Petition Closed

Laura era dependienta de Mango (Centro Comercial las Rosas, Av. Guadalajara, San Blas- Ventas, Madrid) hasta el día 25 de mayo de 2012, cuando decidió comunicar, a la una de la tarde, su embarazo al Departamento de Recursos Humanos de su empresa. A las cinco de ese mismo día, se presentó en la tienda la supervisora con la carta de despido. Como ella no firmó la carta, la supervisora buscó entre sus compañeras una que firmara como testigo. Al no acceder ninguna a participar de esa  decisión injusta, presionaron a sus compañeras de la tienda hasta que una de ellas cedió y firmó.

Laura, que será madre soltera, había decidido tener a su hija y sacarla adelante ella misma, formando una familia monomarental. Por ese motivo decidió comunicar a la empresa su situación de embarazo. Se lo comunicó a su encargada, y ésta a su vez a la supervisora. Ahora se da cuenta de que cometió un enorme error.

Quince días antes habían modificado su contrato para aumentar sus horas y le habían dado más responsabilidad, poniéndola en la caja, lo que conlleva un complemento retributivo, reconociendo y distinguiendo el trato cariñoso que daba a sus clientes y su quehacer diaro. Tanto su encargada como superiores habían manifestado en varias ocasiones lo contentas que estaban con ella y por eso decidieron premiarla con un "ascenso" dentro de la tienda.

Además, desde el primer día había sido destacada por el gran nivel de ventas que tenía entre sus compañeras, como así certifican las cifras mensuales de esa tienda.

La injusta reacción de la cadena de tiendas Mango ha puesto a Laura en una situación de indefensión, exclusión social y discriminación que es dificilmente justificable, además de totalmente ilegal, antijurídica, antisocial y contraria a los principios de un Estado de Derecho y de la propia Constitución Española. Este es un acto de violencia contra la mujer, llevado a cabo por una empresa en cuya página web asegura que el personal es su prioridad, lo que a la vista de los hechos es absolutamente falso.

No permitamos que Mango lleve a cabo estas políticas que dañan a las mujeres, discriminan a las personas, perjudican las familias y producen daños de dificil reparación.

Demos a conocer estos hechos, hagamos que reparen su error readmitiendo a Laura que lo único que pide es un trato digno y su derecho constitucional al trabajo y a la no discriminación por ser mujer y madre.

 

Letter to
Director de Responsabilidad Social Corporativa de Mango Xavier Carbonell
Mango Dirección de Recursos Humanos
Ayudanos a difundir esto!

----------------
Violencia contra la mujer. Paremos el despido de Laura (embarazada)

Laura era dependienta de Mango hasta el día 25 de mayo de 2012, cuando decidió comunicar, a la una de la tarde, su embarazo al Departamento de Recursos Humanos de su empresa. A las cinco de ese mismo día, se presentó en la tienda la supervisora con la carta de despido. Como ella no firmó su carta de despido, su supervisora buscó entre sus compañeras una testigo. Como ninguna accedió a participar de esa injusta decisión, presionaron a sus compañeras de la tienda hasta que una de ellas cedió y firmo la carta de despido.

Laura, que será madre soltera, había decidido tener a su hija y sacarla adelante ella misma, formando una familia monomarental. Por ese motivo decidió comunicar a la empresa su situación de embarazo. Ahora se da cuenta de que cometió un enorme error.

Quince días antes habían modificado su contrato para aumentar sus horas y le habían dado más responsabilidad, poniéndola en la caja, lo que conlleva un complemento retributivo, reconociendo y distinguiendo el trato cariñoso que daba a sus clientes y su quehacer diaro. Tanto su encargada como superiores habían manifestado en varias ocasiones lo contentas que estaban con ella y por eso decidieron premiarla con un "ascenso" dentro de la tienda.

La injusta reacción de la cadena de tiendas Mango ha puesto a Laura en una situación de indefensión, exclusión social y discriminación que es dificilmente justificable, además de totalmente ilegal, antijurídica, antisocial y contraria a los principios de un Estado de Derecho y de la propia Constitución Española. Este es un acto de violencia contra la mujer, llevado a cabo por una empresa en cuya página web asegura que el personal es su prioridad, lo que a la vista de los hechos es absolutamente falso.

No permitamos que Mango lleve a cabo estas políticas que dañan a las mujeres, discriminan a las personas, perjudican las familias y producen daños de dificil reparación.

Demos a conocer estos hechos, hagamos que reparen su error readmitiendo a Laura que lo único que pide es un trato digno y su derecho constitucional al trabajo y a la no discriminación por ser mujer y madre.

Difundamoslo!