No queremos seguir inhalando silicatos y caolines

Petición cerrada

No queremos seguir inhalando silicatos y caolines

Esta petición ha conseguido 190 firmas


Hace 5 años el Ayuntamiento de Llíria (Valencia) nos dijo que el propietario de la molesta fábrica de silicatos y caolines del barrio se iba a jubilar en breve y que antes de venir a vivir a las nuevas viviendas construidas junto a esta ya no estaría en funcionamiento.

La fábrica se encuentra debajo del conjunto protegido del poblado íbero de Edeta, en la ladera del Real Monasterio de San Miguel de Llíria, catalogado como bien de interés cultural, y pegada a un carril bici dedicado al fomento de las actividades al aire libre. Pero ni por esas...

3 años después de vivir 84 familias pegadas a la fábrica (y otras muchas que conforman el barrio a una distancia próxima), decidimos reunirnos con la concejalía de urbanismo del partido en el poder.

Se nos aseguró a la comunidad de vecinos que el Ayuntamiento no tenía nada que ver con aquello, que el responsable era el propietario. Mientras tanto, en aquella sala de reuniones del consistorio lucía un bonito un cartel promocionando nuestra finca,  hecho del que ni se percató la regidora (que ahora se postula para alcadesa) hasta que se lo hicimos notar.

El alcalde en persona vino a inaugurar las nuevas viviendas acompañado por un fotógrafo, quedando aquella efeméride testimoniada a todo color en el número de verano-otoño de la revista local “El Poble”).

Desde la regidoría de urbanismo se nos insitió en todo momento que el causante era el propietario de la fábrica, pero que según les constaba aquel se iba a retirar en dos años y todo quedaría en una amarga pesadilla.

Llegamos a creernos la propuesta de la regidora de urbanismo. Si éramos pacientes y aguantábamos inhalando silicatos y caolín dos años más el aire puro volvería al barrio y el derecho a la salud y al disfrute del medio ambiente sería algo más que una simple mención en la Carta Magna.

Dos años más después continuamos inhalando silicatos y caolín, expuestos junto a nuestros hijos a la neumoconiosis. Estos áridos se filtran al interior de nuestras viviendas y acaban siendo ingeridos e inhalados a diario por todos los vecinos, menores, adultos y ancianos.

Esta semana la gota ha colmado el vaso: las golondrinas que anidan en nuestra finca han construido sus nidos ¡CON CAOLÍN!  Como este no tiene la consistencia del barro, las aves pierden el nido y las crías en cuanto hace un poco de viento.

Creemos que la responsabilidad es de la alcaldía desde el momento en que otorgan una licencia para construir múltiples viviendas pegadas a una fábrica que causa tantas molestias a las personas y al medio ambiente circundante, en un enclave tan importante como el descrito.

Por otro lado, debido a lo inadecuado y negligente de sus instalaciones, la fábrica mantiene acceso en todo momento al silicato y los caolines al alcance de los menores que juegan por la zona, paso frecuente de transeúntes por el carril bici junto a la vía que lleva al cementerio de titularidad municipal.

Asimismo, debido al afecto de los frecuentes vientos de la zona  y a los camiones de gran tonelaje que transportan la materia que allí es procesada a cielo abierto, vierte a diario silicato y caolines por todo el perímetro exterior, compuesto en su mayor parte por pinos, algarrobos, arbustos de romero y plantas protegidas como el tomillo, el cual se haya en abundancia.

El actual propietario trabaja absolutamente TODOS los días, domingo inclusive. No perdonó ni el domingo día 3 de mayo, “Día de la madre”, hecho del que tiene constancia específica la Policía Local de Llíria en su sistema de registro de llamadas con telefonema de las 13:22 del 3/5/15.

Por todo ello, reivindicamos nuestros derechos recogidos los artículos 43, 45, 47 y 51 de la Constitución española, así como lo contemplado tanto en el Decreto 2414/1961, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas y en la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera, que sustituye al anterior.

Existe un precedente de fábrica de silicatos y caolines ya desmantelada en nuestro municipio, sita con anterioridad en la misma travesía y a cielo abierto frente a comunidades vecinales, como es el caso de la que nos toca padecer. Si existe voluntad política podrán llegar a un acuerdo con el actual propietario para trasladar la actividad a un lugar en el que no comprometa a las personas ni al medio ambiente.

Dicen los estudios que:

Mientras que en las formas más frecuentes de silicosis (silicosis crónica) se requiere una exposición de 10 a 20 años al polvo de sílice para la aparición de alteraciones radiológicas, en la silicosis acelerada la enfermedad puede aparecer tras periodos cortos de exposición (5 o 6 años).  

En la neumoconiosis de los trabajadores del caolín presentan hallazgos radiológicos superponibles a los de la silicosis con la peculiaridad de que un porcentaje mucho mayor de pacientes desarrolla la denominada silicosis acelerada o rápidamente progresiva.

(Fuentes: http://www.slickpalm.com/que-es-la-neumoconiosis/  |  http://www.seram2010.com/modules.php?name=posters&d_op=diapositivas&file=diapositivas&idpaper=1763&forpubli=&idsection=2 )

A día de hoy los abogados de la comunidad de vecinos se encuentran estudiando los presuntos ilícitos y no repararán en exigir todas las responsabilidades, pero creemos que existen vías para la conciliación.

El poder político debe velar por el interés de sus votantes. Ahora que estamos en campaña les pedimos su compromiso a los diferentes partidos que se proponen gobernar el municipio de Llíria.

Solicitamos del consistorio el cese de la licencia de actividad en ese punto, el desmantelamiento de la fábrica y la recuperación del enclave ecológico mediante replantado de especies y retirada de todo el silicato y caolín que a día de hoy continúa siendo vertido al monte.

M.I. Ayuntamiento de Llíria, ¡ayúdenos a respirar dignamente y recuperen la zona!



Hoy: Roberto cuenta con tu ayuda

Roberto Gómez necesita tu ayuda con esta petición «M.I. Ajuntament de Llíria: No queremos seguir inhalando silicatos y caolines». Únete a Roberto y 189 personas que ya han firmado.