NO a la marihuana "medicinal" fumable y a los dispensarios de marihuana

NO a la marihuana "medicinal" fumable y a los dispensarios de marihuana

0 personas firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!
¡Con 100 firmas, es más probable que esta petición aparezca en recomendaciones!
NO a la marihuana en Argentina lanzó esta petición dirigida a Luis Petri (Diputado Nacional por Mendoza) y

El gobierno de Alberto Fernández envió un proyecto de ley denominado "Marco regulatorio para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial", el texto del proyecto que actualmente se está discutiendo en el Congreso y que acaba de recibir dictamen favorable en el Senado es extremadamente amplio y, de ser aprobado tal como está, le daría al gobierno una hoja en blanco con la cual podría distorsionar por completo los fines legítimos que aparentemente se buscan en esta propuesta. Hay dos cuestiones singularmente peligrosas que todo legislador genuinamente preocupado por la salud pública debería rechazar. Una de ellas es la venta al público de marihuana fumable (en bruto) y la otra es la posibilidad de que se establezca una industria de dispensarios de marihuana como sucedió en varios estados de EE.UU. Son dos cuestiones especialmente peligrosas que buscan ser pasadas por alto en los debates sobre este proyecto de ley pero que quedarían completamente en manos del gobierno si se aprueba el proyecto tal como está.

 Con respecto a la marihuana fumable, es preciso señalar que no hay ningún estudio clínico concluyente (Fase III) que demuestre la efectividad de la marihuana fumable en el tratamiento de alguna patología (ni una sola) y no hay siquiera evidencia moderada que sugiera alguna ventaja terapéutica frente a otras formas de administración (ej. aceites o sprays). En contraste, los perjuicios de fumar marihuana (como fumar cualquier otra sustancia) son más que claros. También cabe señalar que hasta la fecha no existe ningún medicamento que deba ser fumado para su utilización. Por otra parte, el potencial de que la marihuana fumable sea abusada para fines no medicinales (denominados "recreativos") y de generar un perjuicio para terceros también es muy alto. Por lo expuesto con antelación, permitir la venta de marihuana fumable a usuarios finales es algo absolutamente injustificado desde un punto de vista terapéutico y solo traería perjuicios a la salud pública.

 Con respecto a los "dispensarios de marihuana medicinal", nos referimos a negocios exclusivamente destinados a vender marihuana medicinal al público. Este tipo de negocios se diferencian sustancialmente de las farmacias, ya que solo se dedican a vender marihuana de manera ostentosa, no poseen un historial de servicios farmacéuticos hacia la comunidad sino que se crean ad hoc para vender marihuana y cuentan con un mayor incentivo para vender marihuana para fines no medicinales. Hay abundante evidencia de cómo este mecanismo de distribución ha sido abusado de varias formas. En primer lugar, este tipo de comercios promueven una fuerte aceptación social hacia el consumo de marihuana en general y prefiguran un horizonte de legalización total. La gente se vería obligada a toparse frecuentemente con estos comercios, sus actividades y sus letreros en la calle. En segundo lugar, estos negocios (por su naturaleza) son muy proclives a ser aprovechados por narcotráficantes (como es el caso de John Malvin Walker en California, un narcotráficante que manejaba en secreto 9 dispensarios de marihuana medicinal). En tercer lugar, en varias jurisdicciones han surgido problemas al tratar de regular los dispensarios de marihuana medicinal, tanto por la proliferación descontrolada de dispensarios que empiezan a funcionar en negro y en gris (una vez que se habilita la industria) como también por las progresivas y sutiles desviaciones de los fines medicinales legítimos (en varios lugares los dispensarios comenzaron a funcionar como «cafés de cannabis» y clubes nocturnos). En contraste, las farmacias y los hospitales son por antonomasia los lugares idóneos para la distribución de cualquier medicamento que legítimamente se reconozca como tal. Cuentan con un personal capacitado para tal fin, para adecuarse a protocolos y ejercer la actividad con la seriedad y discreción necesaria como para minimizar la posibilidad de abusos. No hay beneficio alguno en optar por un esquema basado en dispensarios y sí hay muchísimos perjuicios. Permitir la autorización de un esquema basado en dispensarios sería, como mínimo, una negligencia manifiesta por parte del Congreso de la Nación.

Ambos problemas podrían ser fácilmente evitados si este proyecto de ley fuese modificado de manera tal que se autorice exclusivamente la provisión de derivados de grado farmacéutico y que solo se puedan proveer a través de farmacias y hospitales. Una modificación de este tipo convertiría a este proyecto de ley en una propuesta mucho más razonable y en línea con los objetivos que dice perseguir. Le solicitamos enfáticamente a todos los legisladores que modifiquen este proyecto con el fin de impedir taxativamente la autorización de la venta de marihuana fumable a consumidores finales e impedir taxativamente la creación de una industria de dispensarios de marihuana medicinal.

0 personas firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!
¡Con 100 firmas, es más probable que esta petición aparezca en recomendaciones!