Petition Closed

Los emprendedores necesitamos inversión para poder sacar adelante nuestras pequeñas empresas y generar empleo. En España la legislación y burocracia son un obstáculo para el crowdfunding o microinversión, que permitiría que cualquier persona pueda apoyar la creación de una pequeña empresa aportando cantidades muy pequeñas. La microinversión funciona con éxito en Inglaterra y Estados Unidos, generando empleo y riqueza. Consigamos que se ponga en práctica también en España.

Yo soy emprendedor y formo parte de un grupo de jóvenes emprendedores que ven en la crisis una oportunidad para lanzarse a emprender, creando PYMEs que generan nuevos empleos. Por desgracia, emprender en España es una carrera de obstáculos.

Las PYMEs necesitan gente que invierta en ellos. Los bancos no van a hacer fluir el crédito en el corto o medio plazo, por lo que debemos buscar otras formas de hacer llegar recursos a las PYMES. De todos los mecanismos de inversión que existen hay una que está cobrando especial importancia últimamente: se trata de las plataformas de crowdfunding o microinversión, un mecanismo que permite a las PYMEs financiarse a partir de pequeñas aportaciones de muchos inversores. En lugar de grandes inversiones, la fórmula es la de encontrar muchas pequeñas inversiones, aportar pequeñas cantidades, incluso 20, 30, ó 100 Euros y convertirse en accionista de una empresa.

Esta fórmula ya está funcionando en países como Inglaterra y Estados Unidos con unos resultados excelentes, porque permite por un lado que pequeños inversores puedan convertirse en accionistas de pequeñas empresas y, por otro lado, que pequeñas empresas puedan financiarse para crecer y generar empleo.

Pero en España la microinversión no puede funcionar porque existen muchas barreras legales y burocráticas. El proceso de inscripción de nuevos accionistas es tan largo y costoso que hace que no merezca la pena realizar inversiones de poco importe. La legislación y burocracia españolas actuales hacen que sea imposible que funcione la microinversión justamente en la época en que más falta hace.

Con tan sólo unos pequeños cambios en el artículo 106 de la Ley de Sociedades de Capital se podría abrir el camino a la microinversión y con ello una nueva fuente de financiación para PYMEs que les permita crecer y empleo.

Únete a nosotros y pide al Gobierno que que realice los cambios legales necesarios para hacer posible el crowdfunding para empresas en España.

Letter to
Ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos
Ministerio de Economía y Competitividad Secretaria de Estado I+d+i
Son muchas las personas que ven en la crisis una oportunidad para lanzarse a emprender, creando PYMEs que generan nuevos empleos. Por desgracia, emprender en España es una carrera de obstáculos.

Las PYMEs necesitan gente que invierta en ellos. Los bancos no van a hacer fluir el crédito en el corto o medio plazo, por lo que debemos buscar otras formas de hacer llegar recursos a las PYMES. De todos los mecanismos de inversión que existen hay una que está cobrando especial importancia últimamente: se trata de las plataformas de crowdfunding o microinversión, un mecanismo que permite a las PYMEs financiarse a partir de pequeñas aportaciones de muchos inversores. En lugar de grandes inversiones, la fórmula es la de encontrar muchas pequeñas inversiones, aportar pequeñas cantidades, incluso 20, 30, ó 100 Euros y convertirse en accionista de una empresa.

Esta fórmula ya está funcionando en países como Inglaterra y Estados Unidos con unos resultados excelentes, porque permite por un lado que pequeños inversores puedan convertirse en accionistas de pequeñas empresas y, por otro lado, que pequeñas empresas puedan financiarse para crecer y generar empleo.

Pero en España la microinversión no puede funcionar porque existen muchas barreras legales y burocráticas. El proceso de inscripción de nuevos accionistas es tan largo y costoso que hace que no merezca la pena realizar inversiones de poco importe. La legislación y burocracia españolas actuales hacen que sea imposible que funcione la microinversión justamente en la época en que más falta hace.

Con tan sólo unos pequeños cambios en el artículo 106 de la Ley de Sociedades de Capital se podría abrir el camino a la microinversión y con ello una nueva fuente de financiación para PYMEs que les permita crecer y empleo.

Por eso he firmado esta petición para pedirles que realicen los cambios legales necesarios para hacer posible el crowdfunding para empresas en España.