Confirmed victory

Este curso 2013-1014, la Comunidad de Madrid ha decidido no contratar a los Técnicos en Integración Social que llevan desde el principio trabajando en las Aulas Específicas TGD (Trastornos Generalizados del Desarrollo) de los colegios públicos de nuestra comunidad.


Estos Técnicos dan apoyo a los alumnos diagnosticados con Trastornos del Espectro Autista (TEA), atendiendo los aspectos relacionados con la comunicación, habilidades sociales y apoyando el aprendizaje de los contenidos académicos. La dirección General de Recursos Humanos esta vez sé saltará la bolsa de empleo de éste perfil y en su lugar contratará del INEM a personal NO especializado y sin experencia con el grave perjuicio que supondrá para las necesidades de apoyo intensivo, personalizado y continuado que presentan los niños con TEA, por no mencionar la injusticia que pagan también estos maravillosos profesionales perdiendo su empleo.


Después de años de experiencia trabajando con estos niños, los Técnicos Especializados en Autismo se ven obligados a abandonar sus puestos de trabajo para que la administración pueda ahorrar en costes de personal evitando una contratación fija, sin valorar las graves consecuencias que estos cambios suponen para estos niños tan especiales y cuyo desarrollo y aprendizaje depende en gran parte de la atención que reciben en los centros. Así mismo, estas aulas pierden su rumbo, puesto que en realidad lo que se va a hacer es poner un mal parche, dentro de “la legalidad”, para abaratar costes.


No podemos permitir que se juegue con las personas más vulnerables de nuestra sociedad, los niños con necesidades educativas especiales, y que ellos terminen siendo otras víctimas más afectadas por los recortes, por eso y en su nombre os pedimos ayuda.


Por favor, firma esta petición ahora y ayúdanos a difundirla para presionar y evitar esta injusticia. Las oportunidades de futuro de estos niños y el derecho a su integración en la sociedad dependen de la atención que les procuran estos especialistas.


Muchas gracias por vuestro apoyo.

Letter to
Dirección de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid Sra. Dª María Teresa Martínez de Marigorta Tejera
Dirección General de Centros de Educación Infantil, Primaria y Especial Sra. Dª. Mercedes Ruiz Paz
Presidencia de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte Sra. D.: Lucía Figar de Lacalle
Ante la reciente noticia del cambio de personal de la figura especializada del Técnico Superior de Integración Social (TSIS) presente en las Aulas Específicas designadas a la atención especializada de niños con diagnóstico TEA (Trastorno del Espectro Autista) en los Centros Públicos Preferentes para alumnado con TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo) de la Comunidad de Madrid y la sustitución de dichos especialistas por personal procedente de una lista no destinada a esta labor, y por tanto carente de la experiencia para las competencias requeridas para la misma,

SE SOLICITA:

Que se proceda a la recontratación inmediata de dichos Técnicos ya que poseen no sólo la formación adecuada, sino la valiosa experiencia de haber participado durante años en el proyecto de integración social personalizada de los alumnos TEA y el reconocimiento y respeto por parte de los niños/as y las familias a las que atienden y quienes se ven afectados negativamente por esta medida.

Entre las razones que queremos destacar para que comprendan por qué la medida adoptada se traduce en un grave perjuicio para los alumnos TEA que son atendidos por estos técnicos, citamos las siguientes:

• La persona TEA necesita ambientes controlados y estructurados por lo que los espacios físicos deben ser inalterables, así como, las personas que le ayudan a comprender ese espacio e incorporarlo a su mundo. El Integrador Social es la figura de referencia del alumno TEA, quien le da estructura a sus rutinas diarias para que las comprenda y disfrute, quien ante comportamientos que otros considerarían “inadecuados” organiza, serena y da cauces para la comprensión de la situación, quien apoya su lenguaje en conversación con sus iguales. En otras palabras, es la persona imprescindible que se convierte en su sombra para que en el futuro el niño/a con TEA pueda desenvolverse por sí mismo.

• Existe una gran necesidad de continuidad para favorecer un ambiente seguro y predecible, de crear una atmósfera de confianza y afecto, donde se establezcan vínculos de apego con los distintos profesionales que trabajan con el niño. Esto va a propiciar que se puedan desarrollar en mejores condiciones sus habilidades y capacidades, ya que el niño siente la seguridad en un entorno estable y afectuoso.

• Para poder ayudar a las personas con autismo no es suficiente aplicar determinadas técnicas sino que es indispensable saber en qué consiste este problema y comprender cuáles son las dificultades individuales y únicas que presentan. Para llegar a ese punto, necesitamos a profesionales formados pero, lo más importante necesitamos que ese trabajo formado sea continuado. La persona TEA lo es toda la vida y su formación es como la de todos permanente.

• Es imprescindible tener en cuenta las características de desarrollo y el grado de afectación de cada persona para adecuar el programa de enseñanza: el autismo es un trastorno que no afecta de manera similar a todos los que lo sufren y, por lo tanto, las características de una persona deben ser observadas, tratadas y conocidas a lo largo del tiempo, muy preferiblemente por las mismas personas.

• Considerar que el objetivo último de la educación es prepararles para la vida en la comunidad: lo que queremos es que vivan, aprendan y se desarrollen en un ambiente lo menos restrictivo posible, por lo que los cambios de personal en los colegios preferentes afectan y alteran negativamente dificultando el proyecto de aulas.

• Según Ángel Riviere, uno de los grandes conocedores del autismo en nuestro país, para dar una respuesta educativa efectiva: “Son preferibles los centros escolares de pequeño tamaño y número bajo de alumnos, que no exijan interacciones de excesiva complejidad social. Deben evitarse los centros excesivamente bulliciosos y "despersonalizados". Con la medida que la Dirección General de Recursos Humanos propone, se despersonaliza la respuesta educativa, ya que con figuras adecuadas de referencia como los son los Técnicos de Integración Social, el alumno TEA alcanzará avances imprevisibles y ganará autonomía para su acceso a los elementos naturales de su vida.

Citados todos estos factores, solicitamos que se reconsidere la contratación de los Técnicos de Integración Social teniendo en cuenta las consecuencias negativas que su eliminación supondría para los niños y niñas escolarizados en Aulas TGD y el valor indiscutible de su labor y experiencia en el progreso educativo de éstos.

Consideramos que la Administración debería contemplar la rentabilización de los recursos, ya que los TSIS son personas con una formación específica y una experiencia personalizada de gran valor para cada uno de sus alumnos. Del mismo modo, invitamos a que la distribución del presupuesto se haga con mayor coherencia y sensibilidad, priorizando la calidad de la atención a los niños con necesidades educativas especiales, para que sus oportunidades de futuro y el derecho a una educación continuada y adecuada a sus condiciones no se vea desfavorecido.

Por todo lo descrito y en nombre de todos estos niños y niñas reclamamos que tanto la Dirección General de Recursos Humanos como la Consejería de Educación de la Comunidad Autónoma de Madrid se retracten en la aplicación de esta medida de manera urgente.

Conforme con todo lo expuesto en este escrito, firmo la presente solicitud.