Que se erradique la extracción de grava del río San Rodrigo

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 75,000!


"Amigos, soy el viejo río San Rodrigo, soy norteño, originario del norte de Coahuila.

Mis aguas eran la admiración de todos por su transparencia y frescura y porque tenían abundante pesca, en mis orillas se encontraban flora, fauna para caza y frutas, de ellas se beneficiaron y se desarrollaron los antiguos pobladores de Coahuila, después los primeros expedicionarios españoles y ahora mis amigos de Zaragoza, Jiménez y Piedras Negras.

Pero ahora están abusando de mí. han carcomido mis entrañas al sacarme las piedras que por millones de años acaricié y redondeé con mis aguas para deleite de mis amigos. Les estoy pidiendo auxilio, me estoy muriendo; por favor les pido que ya no permitan que me sigan matando, que detengan la mutilación que me están haciendo con la extracción de piedra, con la contaminación de mi lecho y la destrucción de mis árboles, pues mis aguas y los paisajes se van a perder para siempre sin ellas, y todo va a pasar a la historia, sólo van a ser un recuerdo.

Necesito una terapia de rehabilitación intensiva y urgente".

-------------

En el San Rodrigo, los bancos de grava son elementos vitales del ecosistema, su función es retener y conservar el agua para la sostenibilidad del corredor por el que se mueven las especies silvestres, proteger contra las avenidas al disipar la energía de la corriente, reteniéndola, facilitando la infiltración y protección al acuífero.

El cauce del río San Rodrigo ha sido la fuente tradicional de grava para construcción en Piedras Negras y ciudades aledañas, pero los concesionarios nunca han asumido su responsabilidad de restaurar el medio y las autoridades han sido incapaces de obligarlos, de tal manera que los daños al ecosistema del río son muy graves y prácticamente irreversibles, pues se han arrancado árboles centenarios como nogal, álamo, fresno, mora en un área de 12x1 kilómetros.

Los residuos de sus procesos, fundamentalmente arcilla, se arrojan a un canal de riego aledaño o directamente al río que unos cuantos kilómetros abajo llega al río Bravo. Dichos residuos azolvan el canal, reducen la permeabilidad de las gravas del subálveo e impactan el hábitat de especies de la zona béntica.

Por ello se deben cancelar las concesiones de extracción de grava del río y prohibir la expedición de nuevas.

El desarrollo urbano de la región, en particular de Piedras Negras, será un proceso NO SOSTENIBLE (se están afectando las generaciones futuras) si no se detiene la destrucción de los ecosistemas asociados al río San Rodrigo.

La destrucción del río San Rodrigo es uno de los peores desastres ambientales de Coahuila, se opone a los objetivos planteados en el PND 2019-2024 y en la Meta 6.6 de la Agenda 2030.

El presidente de la República, en su compromiso #75, manifestó no recurrir a métodos de extracción que afecten la naturaleza, lo cual ha reiterado en múltiples ocasiones.

Por lo tanto, ayúdanos a salvarlo y exige que se cancelen las concesiones.

Firma y comparte.