Victoria

LINEA DIRECTA no cobres a la familia Morata-Beltrán por la muerte de su hijo Marc

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 6.038 firmas!


Marc tenía 3 años y vivía en un tranquilo pueblecito llamado Olvan. Su casa estaba en la última calle del pueblo, una calle cortada por la que apenas circulaban al día los 5 o 6 coches de los vecinos, muchos con hijos pequeños.

Un sábado de una mañana de junio de 2009, los niños, entre los cuales el hermano mayor de Marc, estaban jugando en la calle como tantas otras veces. Marc salió del jardincillo de su casa para unirse a los niños pero un vecino lo atropelló con su coche, pasándole por encima con las ruedas delanteras y traseras. En unos minutos, Marc falleció.

EL CONDUCTOR SIEMPRE RECONOCIÓ Y DECLARÓ ANTE EL JUEZ QUE SUCEDIÓ PORQUE NO CONDUJO CON LA DEBIDA ATENCIÓN QUE REQUIERE CONDUCIR POR LA VIA PÚBLICA

Y por increíble que parezca, ahora sus padres podrían tener que pagar a LINEA DIRECTA (que era su aseguradora y la del conductor que atropelló a Marc) ¡entre 20.000 y 60.000 euros! una aberración...

Por eso Firma y comparte esta petición, por favor, y dile a LINEA DIRECTA que no añada más sufrimiento a la familia Morata Beltrán, que renuncien a cobrarles por la muerte de su hijo, por ética y porque si no, ¿cómo podrá decirles a sus clientes que se sientan seguros?

Conoce la historia en las siguientes líneas:

Al cabo de algo más de un mes de la muerte de Marc, aún en pleno estado de shock Mónica y Fernando, sus padres, recibieron un telegrama de LÍNEA DIRECTA la aseguradora del vecino que atropelló a Marc y casualmente también la aseguradora del vehículo de Fernando. No era para darles el pésame, ofrecerles apoyo o ayuda ¡lo que todo cliente de una aseguradora como LÍNEA DIRECTA hubiera esperado! No, nada de eso, era para advertirles que según la ley no tenían responsabilidad en el accidente y que por tanto no les iban a indemnizar… Decía así, literalmente:

“Padres de Marc Morata: Con relación al siniestro de fecha 6/6/2009, le comunicamos que no podemos realizar oferta alguna, al entender en función del atestado elaborado por la autoridad competente, que no tenemos responsabilidad en el presente accidente, sin necesidad de aceptación o rechazo expreso, según Ley 21/07.”

¡Por el amor de Dios, Mónica y Fernando no habían dedicado ni un solo instante a pensar en eso desde la muerte de Marc ni tenían intención de reclamar nada! Pero el telegrama no es que fuera frío (ni siquiera se lo remitieron a nombre de Fernando, siendo cliente), sino que fue tan cruel y despiadado como una puñalada en el corazón.

Que el telegrama afirmara que no tenían responsabilidad según el atestado, insinuando que no perdieran tiempo con reclamaciones económicas, les causó tanta indignación como dolor. Y  les hizo cuestionarse el porqué de un telegrama así enviado preventivamente. De modo que decidieron consultar con abogados qué opinaban al respecto. Todos les dijeron que tenían derecho a reclamar y que era obvio que LÍNEA DIRECTA quería eludir el pago de una indemnización. Incluso un juez, en revisión de casos del juzgado les comunicó que tenían derecho a reclamar cuando los padres de Marc ya habían decidido dejarlo.

Así que decidieron poner en marcha una reclamación y fueron a juicio. Durante las vistas, Fernando y Mónica tuvieron que soportar acusaciones infames como la de ser malos padres, o incluso de haber pactado con su vecino para atropellar al niño y repartirse la indemnización, SÓLO PORQUE EL CONDUCTOR RECONOCIÓ QUE EL ACCIDENTE PASÓ POR IR DISTRAIDO. Sí, parece mentira que alguien pueda ser tan desalmado para decir eso a unos padres que han perdido a un hijo, pero sus corazones tuvieron que escuchas esas palabras tan inhumanas por parte de la defensa jurídica de LÍNEA DIRECTA.

Tras ese suplicio se dictó justicia y ganaron el juicio, una victoria moral, sobre todo, y de sentido común.

Pero LÍNEA DIRECTA no estaba dispuesta a cumplir con lo que todo cliente espera de una compañía de seguros cuando llega el caso, pero que ninguno desea que llegue nunca. Y con todo su poderío en marcha recurrió la sentencia. E, incomprensiblemente en opinión de personas del mundo del derecho, la Audiencia Provincial de Barcelona dictaminó, el 23 de abril de 2015, que LÍNEA DIRECTA  no tenía que pagar ninguna indemnización por la muerte de un niño atropellado por un vehículo, asegurado por LÍNEA DIRECTA  a unos padres con un coche asegurado con LÍNEA DIRECTA en la que confiaron su seguridad.

Ahora, LINEA DIRECTA puede reclamarles las costas de todo el proceso jurídico, ejerciendo su derecho gracias a una sentencia dictada por un tribunal sin corazón y ciego. ¡Esto puede suponer entre 20.000 y 60.000€! un dinero que no poseen Mónica y Fernando, con dos hijos y una hipoteca por pagar. Y todo por un telegrama que nunca se debió enviar.

¿Alguien puede entender que tengas que pagar a tu compañía de seguros por la muerte de tu hijo?

LINEA DIRECTA puede ejercer ese derecho o ayudar a la Familia Morata-Beltrán a superar su tragedia evitando infringirles más dolor. Confiamos en su sensibilidad como compañía con sentido de la responsabilidad social.

 



Hoy: Rubén cuenta con tu ayuda

Rubén Camacho necesita tu ayuda con esta petición «LINEA DIRECTA no cobres a la familia Morata-Beltrán por la muerte de su hijo Marc». Únete a Rubén y 6.037 personas que ya han firmado.