Petición Cerrada

Maltrato y prepotencia en el Hospital Lic. Adolfo López Mateos, ISSSTE

Esta petición conseguió 10 firmas


Como derechohabiente (beneficiario de una prestación social, por tener vinculación con un seguro social), del Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos, ISSSTE, ubicado en Av. Universidad 1321, Col Florida, Delegación Álvaro Obregón, denuncio la prepotencia y maltrato del servicio de vigilancia, enfermería, camilleros y servicio de farmacia.

Quienes hacemos uso de este servicio, es porque durante toda nuestra trayectoria (años) como trabajadores del Estado hemos aportado las cuotas que sustentan el servicio médico y hospitalario que en algún momento tendremos la necesidad de utilizar.

Si bien es cierto que no todo el personal actúa con prepotencia y maltrato dentro de las jerarquías del hospital, es urgente denunciar actos arbitrarios que ocurren día con día en el hospital.

Casos varios

Vigilancia

Cuando ingresamos a este nosocomio, acudimos con la pena de ver quebrantada la salud de nuestro familiar; dicha situación no es por gusto, por lo que nos negamos a ser víctimas de maltratos por parte del personal de vigilancia, ya que desde la entrada piden se abran las bolsas de mano, y ellos (as) esculcan, y si nos negamos, simplemente nos niegan la entrada. Este es el único hospital del ISSSTE donde ocurre esto.

Este mismo personal da indicaciones tales como poner las pertenencias en el piso o incluso abandonar el recinto, aunque la indicación del médico sea contraria, ya que es necesario que alguien permanezca a cargo del paciente por cualquier situación.

Por citar un ejemplo, el día 6 de abril de 2017, el personal de vigilancia sacó a una mujer de la tercera edad, quien tenía ingresado a su esposo, a la calle. Sin ninguna explicación el personal de vigilancia la sacó de la sala de urgencias, en plena lluvia, a las siete de la noche a la mujer. Es indignante e inhumano el trato prepotente y los múltiples atropellos.

Enfermeros

En cuanto a los enfermeros, éstos no están en posición de contradecir las indicaciones para el paciente del médico tratante; en el caso: mi paciente, el Sr. Lazcano, fue trasladado de su centro de trabajo por convulsiones, pérdida de conocimiento y un derrame cerebral. Cuando recobró el conocimiento pidió agua, petición que fue consultada y autorizada por su médico tratante sin embargo al acudir con un enfermero al que se le solicitó información de dónde se podía obtener el líquido o quien se la podía suministrar, su respuesta en tono alto, prepotente y grosero fue: ¡quién es usted para darle agua al paciente!, ¡quién lo autorizó!, a lo que se le contestó que su médico tratante, y a pesar de ello, éste se negó y mandó a traer al servicio de vigilancia, ordenando sacar del área de urgencias a la persona que en ese momento se encontraba con mi paciente.

En farmacia

De igual forma, el personal de farmacia niega el medicamento en repetidas ocasiones (aunque suficiente disponible), sin respetar las indicaciones del médico, quien señala en la receta dos o tres cajas. Los asistentes de farmacia suelen “sacar cuentas” de lo que consideran que deben dar, no la dosis completa señalada por los médicos tratantes, y proporcionan menos medicamento, sin importarles la edad o condición del paciente, quien debe asistir en varias ocasiones y hacer enormes filas para recibir sus medicamentos a cuenta gotas, nuevamente, sin acatar las indicaciones establecidas en las recetas por los médicos tratantes.

Ya que en repetidas ocasiones se me ha negado el medicamento, por parte de los asistentes de farmacia, no respetan las indicaciones del médico, si en la receta dice dos o tres cajas de alguna medicina, según el asistente de farmacia, hace las cuentas de lo que uno debe tomar y nos dan menos medicamento, como si ellos supieran más; no importándoles la edad ni condición del paciente, nos hacen dar varias vueltas y hacer enormes filas para que al final sólo nos den lo que ellos quieren y solicitan que se firme por todo el medicamento prescito por el médico.

 

Como derechohabiente (beneficiario de una prestación social, por tener vinculación con un seguro social), del Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos, ISSSTE, ubicado en Av. Universidad 1321, Col Florida, Delegación Álvaro Obregón, denuncio la prepotencia y maltrato del servicio de vigilancia, enfermería, camilleros y servicio de farmacia.

Quienes hacemos uso de este servicio, es porque durante toda nuestra trayectoria (años) como trabajadores del Estado hemos aportado las cuotas que sustentan el servicio médico y hospitalario que en algún momento tendremos la necesidad de utilizar.

Si bien es cierto que no todo el personal actúa con prepotencia y maltrato dentro de las jerarquías del hospital, es urgente denunciar actos arbitrarios que ocurren día con día en el hospital.

Casos varios

Vigilancia

Cuando ingresamos a este nosocomio, acudimos con la pena de ver quebrantada la salud de nuestro familiar; dicha situación no es por gusto, por lo que nos negamos a ser víctimas de maltratos por parte del personal de vigilancia, ya que desde la entrada piden se abran las bolsas de mano, y ellos (as) esculcan, y si nos negamos, simplemente nos niegan la entrada. Este es el único hospital del ISSSTE donde ocurre esto.

Este mismo personal da indicaciones tales como poner las pertenencias en el piso o incluso abandonar el recinto, aunque la indicación del médico sea contraria, ya que es necesario que alguien permanezca a cargo del paciente por cualquier situación.

Por citar un ejemplo, el día 6 de abril de 2017, el personal de vigilancia sacó a una mujer de la tercera edad, quien tenía ingresado a su esposo, a la calle. Sin ninguna explicación el personal de vigilancia la sacó de la sala de urgencias, en plena lluvia, a las siete de la noche a la mujer. Es indignante e inhumano el trato prepotente y los múltiples atropellos.

Enfermeros

En cuanto a los enfermeros, éstos no están en posición de contradecir las indicaciones para el paciente del médico tratante; en el caso: mi paciente, el Sr. Lazcano, fue trasladado de su centro de trabajo por convulsiones, pérdida de conocimiento y un derrame cerebral. Cuando recobró el conocimiento pidió agua, petición que fue consultada y autorizada por su médico tratante sin embargo al acudir con un enfermero al que se le solicitó información de dónde se podía obtener el líquido o quien se la podía suministrar, su respuesta en tono alto, prepotente y grosero fue: ¡quién es usted para darle agua al paciente!, ¡quién lo autorizó!, a lo que se le contestó que su médico tratante, y a pesar de ello, éste se negó y mandó a traer al servicio de vigilancia, ordenando sacar del área de urgencias a la persona que en ese momento se encontraba con mi paciente.

En farmacia

De igual forma, el personal de farmacia niega el medicamento en repetidas ocasiones (aunque suficiente disponible), sin respetar las indicaciones del médico, quien señala en la receta dos o tres cajas. Los asistentes de farmacia suelen “sacar cuentas” de lo que consideran que deben dar, no la dosis completa señalada por los médicos tratantes, y proporcionan menos medicamento, sin importarles la edad o condición del paciente, quien debe asistir en varias ocasiones y hacer enormes filas para recibir sus medicamentos a cuenta gotas, nuevamente, sin acatar las indicaciones establecidas en las recetas por los médicos tratantes.

Ya que en repetidas ocasiones se me ha negado el medicamento, por parte de los asistentes de farmacia, no respetan las indicaciones del médico, si en la receta dice dos o tres cajas de alguna medicina, según el asistente de farmacia, hace las cuentas de lo que uno debe tomar y nos dan menos medicamento, como si ellos supieran más; no importándoles la edad ni condición del paciente, nos hacen dar varias vueltas y hacer enormes filas para que al final sólo nos den lo que ellos quieren y solicitan que se firme por todo el medicamento prescito por el médico.

 



Hoy: MARY CARMEN cuenta con tu ayuda

MARY CARMEN GARCIA necesita tu ayuda con esta petición «Lic. José Reyes Baeza Terrazas : Maltrato y prepotencia en el Hospital Lic. Adolfo López Mateos, ISSSTE». Súmate a MARY CARMEN y 9 persona que han firmado hoy.