Por la Ley de Mediación Comunitaria en Río Negro

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!


Se consideran a la mediación, no sólo como un método de resolución de conflictos, sino como una aportación cultural a las sociedades del presente que no sólo afronta el reto de garantizar el orden social, sino también de celebrar la diversidad humana. Es decir, la mediación es considerada como una transformación cultural, como una vía de socialización que trabaja ámbitos genuinos de interrelación y aporta un sentido comunitario que las formas meramente adversariales de regulación de conflictos obvian. La oportunidad de afrontar los conflictos por uno mismo y de buscar en común vías de reparación y reconciliación hace vislumbrar una sociedad formada por seres humanos éticos. Los beneficios de una cultura de la mediación son extraordinarios no solo para los protagonistas del conflicto, sino para la sociedad (promoviendo un cambio social). Por eso, creo que debemos fomentarla, estableciendo  una plataforma de mediación de conflictos que permita transformar la dinámica en la que comúnmente se resuelven los problemáticas entre los ciudadanos, la mediación comunitaria contribuye a que los conflictos existentes en los denominados polígonos prioritarios puedan desescalar antes de ingresar al entorno sea de la justicia, municipal, escolar  o incluso del ámbito penitenciario y penal. En síntesis entiendo a la mediación comunitaria como el ámbito  base de la educación y cultura por la  paz, ya que tiene la virtud de ser un valioso instrumento que transversalmente nos acerca a todos los ámbitos sociales en continuo conflicto.

Tal como lo prevé Río Negro en su  LEY DE MEDIACIÓN PREJUDICIAL  N° 3.847,  establece la mediación y todo otro método alternativo de resolución de conflictos previo o posterior a la iniciación del juicio en cuestiones patrimoniales del fuero civil, comercial y de minería; de familia; penal y laboral. Excluyendo de la ley los programas de mediación comunitaria, vecinal y escolar.

En este marco y en la actualidad se pretende fomentar la re funcionalización o reingeniería de las estructuras, con el objetivo de elevar la calidad de vida de toda la comunidad, en los niveles de eficiencia de los servicios públicos.

Entre quienes toman al Estado Provincial  como estructura acabada, conviven también quienes sostienen alternativas superadoras que colocan al bien común por encima de los intereses individuales y sostienen que eficiencia y Estado no son términos antinómicos, y que la estructura no es un ingrediente inevitable sino un problema de responsabilidad hacia la comunidad. Fortalecer la Mediación Comunitaria significa propiciar una cultura de fuerte respeto por el otro, y es uno de los caminos posibles en pos de la tan ansiada paz social.

Río Negro necesita aprobar la Ley de Mediación Comunitaria como ya lo han hecho el resto de las provincias Argentinas.  El Poder Ejecutivo provincial deberá realizar las adecuaciones presupuestarias necesarias para garantizar la implementación de la Ley, equitativamente en la Provincia, con el fin de garantizar el acceso a la misma de manera gratuita a todos los Rionegrinos. 

Espero contar con vuestro Apoyo!