Que Tommy entregue el rosquete