Lcdo. Walter Alomar defienda la UPR e impugne el Plan Fiscal de la UPR 2019-2023 AHORA

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 10,000!

¡Al lograr la meta de 10,000 firmas, esta petición tiene más probabilidades de lograr respuesta de las autoridades!

El día 23 de octubre de 2018, la Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico (“Junta de Control Fiscal”) certificó el Plan Fiscal de la Universidad de Puerto Rico para los años fiscales 2019-2023 (“Plan Fiscal”).  La Junta de Retiro de la Universidad de Puerto Rico (“Junta de Retiro UPR”) ha reiterado su oposición y condenado las concepciones nefastas que la Junta de Control Fiscal promulgó en el Plan Fiscal de la UPR, las cuales trastocan la estabilidad operacional y financiera de la institución, desplazan miles de empleados a la calle, cercenan las pensiones de sus jubilados y sacuden los cimientos del primer centro docente de nuestro país.

Es por ello que la Junta de Retiro UPR como representante legítima de los participantes activos y pensionados (referidos en conjunto como los Fideicomisarios) del Fideicomiso del Plan de Retiro de la Universidad de Puerto Rico (“Fideicomiso de Retiro UPR”) ha emplazado a la Junta de Gobierno UPR a que enérgicamente se oponga e impugne la imposición forzada del referido Plan Fiscal a la UPR. 

En manos de la Junta de Gobierno UPR recae la obligación de defender el futuro de la UPR, de sus estudiantes, sus trabajadores y los pensionados del Fideicomiso del Retiro UPR.  

Requerimos que la Junta de Gobierno se solidarice y aúne esfuerzos con el Gobernador de Puerto Rico en su ostensible lucha contra las políticas deplorables que la Junta de Control Fiscal pretende implementar en nuestra isla y que impugne la aplicación del Plan Fiscal certificado a nuestra universidad.

Le corresponde a la Junta de Gobierno UPR, interpelar a la Junta de Control Fiscal para evitar que se queden desprovistos de sus derechos y privados de su sustento los empleados universitarios y los Fideicomisarios del Fideicomiso de Retiro UPR, los cuales corren el riesgo de ser condenados a la indigencia en su vejez, después de haber dedicado sus años productivos al servicio de la UPR.