Petición Cerrada

Apoyo a pronunciamiento de las Redes y Organizaciones LAC frente al VIH sobre las nuevas directrices para el tratamiento temprano y el cumplimiento de las metas del continuo de atención

Esta petición conseguió 592 firmas


Frente al impacto de las políticas globales referentes al VIH y las nuevas directrices surgidas en el Primer Foro Latinoamericano y del Caribe sobre el Continuo de Atención del VIH, llevado a cabo en la ciudad de México en mayo del presente año, especialmente en lo concerniente al inicio del “tratamiento temprano”[1] para las personas con diagnóstico de VIH (independiente de su CD4 y carga viral) y el cumplimiento de las metas del continuo de atención propuestos por OMS y ONUSIDA y aceptadas por nuestros gobiernos. Las Redes y Organizaciones de la Sociedad Civil regionales y nacionales con servicios en VIH, Organizaciones de y con servicios para las poblaciones clave[2] y Redes y Organizaciones de personas viviendo con VIH y defensa de los derechos sexuales y reproductivos abajo firmantes, queremos manifestar nuestros puntos de vista y planteamientos.

Consideramos:

1. Que aún no existen suficientes evidencias científicas sobre los beneficios individuales y colectivos del inicio inmediato del tratamiento antirretroviral, tampoco para los que ya conocen su seropositividad y que tienen más de 500 cd4, no existiendo consenso con los resultados de los estudios científicos llevados a cabo en los países con investigación sobre VIH/sida;

2. Que el tratamiento antirretroviral, temprano o no, presenta el surgimiento de efectos secundarios y colaterales y nuestros sistemas de salud no ofrecen una adecuada atención a esos problemas asociados a la medicalización, ni apoyo continuado para la adherencia al tratamiento;

3. Que aún no se tiene suficiente acceso a las pruebas de monitoreo, como carga viral, y a las pruebas de Genotipo para medir las resistencias a los antirretrovirales;

4. Que el índice de cobertura del tratamiento para el VIH en niños alcanzó la mitad del registrado en el caso de los adultos y sigue habiendo problemas con la continuidad del tratamiento en esa población[3];

5. Que, a pesar de que el acceso oportuno y sin interrupción al tratamiento antirretroviral puede transformar la infección por el VIH en una enfermedad crónica, la mortalidad asociada a las infecciones oportunistas sigue siendo muy alta;

6. Que muchos países de las regiones de América Latina y el Caribe aún pagan altos precios por la adquisición de medicamentos antirretrovirales, reactivos e insumos de laboratorio y las negociaciones entre gobiernos, laboratorios y empresas farmacéuticas son aún ineficaces, sobrecargando los programas en salud, dificultando la atención en gran escala y la sostenibilidad a medio plazo;

7. Que la meta 90-90-90 no será posible de ser alcanzada sin la voluntad política de los gobiernos y la participación activa y oportuna de las poblaciones más afectadas por el VIH/sida;

8. Que los índices de estigma, discriminación y criminalización hacia las poblaciones más afectadas por el VIH/sida, como son personas con VIH, hombres gays, personas trans, trabajadoras/es sexuales, personas que usan drogas y privadas de libertad, y otras poblaciones vulnerables, tales como poblaciones indígenas y migrantes, se mantienen muy altos, lo que limita su acceso a servicios adecuados de salud y que en gran parte de la región presentan variables estructurales aún no resueltas;

9. Que después de tres décadas de respuesta comunitaria al VIH/sida sabemos qué hacer y cómo hacerlo, incluso con buenas prácticas que hemos documentado, sin embargo no hay aún la voluntad política para incorporar estos aprendizajes en las estrategias gubernamentales;

10. Que, entre las lecciones aprendidas, las campañas educativas, basadas en informaciones sobre derechos y focalizadas en las poblaciones clave son estrategias fundamentales de información, sin embargo están cada vez más escasas en todos los países;

11. Que los programas de prevención nacionales han sufrido y sufren una disminución en sus recursos financieros y humanos en los últimos años en todos los países. Agravado este fenómeno por diferentes factores, tales como el aumento de la influencia y representatividad de los sectores políticos más conservadores en los gobiernos y legislaturas, la falta de una laicidad de hecho respetada en el ámbito de los estados y naciones y una reducción de la cobertura en los medios de comunicación; y

12. Que las Organizaciones de la Sociedad Civil de toda la región sufren una creciente dificultad en su lucha diaria por la sostenibilidad de sus acciones.

Por lo tanto, las Organizaciones abajo firmantes exigimos:

1. Que las respuestas nacionales al VIH/sida recuperen un lugar central en las políticas públicas, siendo abordadas de modo integral y transversal por las diversas áreas de gobierno que deben estar involucradas en su respuesta;

2. Que el acceso voluntario, confidencial y temprano a los servicios de salud, a la prevención y al tratamiento sean tratados como derechos de todos y todas los/las ciudadanos/as;

3. Que los Programas Nacionales, en colaboración con la Sociedad Civil, expandan el acceso voluntario a la prueba de detección del VIH, la consejería pre y post prueba, el apoyo psicológico y la confidencialidad del diagnóstico sin tener la obligatoriedad de vinculación inmediata al tratamiento en los casos de personas con diagnóstico positivo, garantizando el pleno derecho a la información basada en evidencia científica, de manera que todas las personas puedan elegir con autonomía cuando iniciar el tratamiento con una adecuada derivación dentro del sistema de salud y así tener una mejor adherencia y atención;

4. Que los gobiernos fortalezcan sus sistemas de gestión de toda la cadena de abastecimiento de medicamentos e insumos de manera que ninguna persona con VIH/sida deje de recibir el tratamiento que es su derecho, en tiempo y forma;

5. Que los gobiernos y agencias del sistema de NNUU y los programas de cooperación internacional para la salud y el desarrollo intensifiquen su inversión y cobertura e incluyan en sus agendas la utilización de mecanismos legítimos existentes para la compra eficiente, sostenible y a precios justos de medicamentos, reactivos e insumos incluyendo, por ejemplo, las salvaguardas de ADPICs, entre otros;

6. Que haya una urgente armonización de las leyes y normas vinculadas en la respuesta del VIH/sida y a las nuevas metas que permitan eliminar las barreras estructurales frente a la epidemia;

7. Que todos los compromisos adquiridos para el cumplimiento de la continuación del tratamiento sean asumidos con la voluntad política necesaria para avanzar en legislaciones, políticas, programas y prácticas que garanticen el total respeto a los derechos humanos de todas las poblaciones. De tal manera que ayuden a erradicar la discriminación, la violencia de género, el racismo, la homo y la transfobia e, inclusive, se reconozcan las relaciones entre personas del mismo sexo;

8. Que fomenten la autonomía de la mujer y las jóvenes y adolescentes en la región y sean actualizadas desde el punto de vista de los derechos y de la salud sexual y reproductiva y que impidan todas las discriminaciones, inclusive la basada en el status serológico al VIH;

9. Que ante este momento de tensión de la respuesta a la epidemia del VIH y sida, donde es necesario ampliar nuestras estrategias, las agencias bilaterales inviertan en las Organizaciones de y con trabajo en VIH, para aprovechar los avances de la ciencia, sin descuidar el trabajo en prevención, resultando en un trabajo de prevención combinada;

10. Que los gobiernos se comprometan a incrementar la inversión doméstica en las respuestas nacionales, incluyendo los programas y servicios de atención, tratamiento, cuidados y apoyo. Las respuestas nacionales con financiación local deben incluir la inversión en el trabajo de la Sociedad Civil;

11. Que el involucramiento de la Sociedad Civil, a niveles de países, regional y global, sea sostenible, en la colaboración y la participación, hacia el continuo de atención, la meta 90-90-90 y las futuras nuevas metas; y

12. Que todo lo antedicho suceda en ambientes libres de coerción, criminalización, estigma y discriminación.

---

[1] Llamado a la Acción del “Primer Foro Latinoamericano y del Caribe sobre el continuo de la atención”. [accedido el 12 de septiembre de 2014].

[2] “(…) las poblaciones clave incluyen tanto a las poblaciones vulnerables como a las poblaciones de mayor riesgo. Las poblaciones de mayor riesgo comprenden a hombres que tienen relaciones homosexuales, transexuales, consumidores de drogas inyectables y trabajadores del sexo”. Directrices unificadas ARV 2013 de la Organización Mundial de la Salud. [accedido el 12 de septiembre de 2014].

[3] "El SIDA en cifras" de ONUSIDA de 2013 [accedido el 12 de septiembre de 2014].



Hoy LACCASO necesita tu ayuda

LACCASO Institucional necesita tu ayuda con esta petición «LACCASO: Apoyo a pronunciamiento de las Redes y Organizaciones LAC frente al VIH sobre las nuevas directrices para el tratamiento temprano y el cumplimiento de las metas del continuo de atención». Súmate a LACCASO y a las 591 personas que han firmado hoy.