La vida de un síndrome de down no es terrible, ni una obra social.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Las personas con Síndrome de Down son ciudadanos con capacidades especiales, sujetos de pleno derecho, que merecen todo nuestro respeto y apoyo para que vivan su vida de manera independiente y sin especial limitación.

Desde todos los niveles sociales, institucionales, políticos y médicos se trabaja día a día para que esto sea una realidad. En este sentido, las Naciones Unidas a través de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce que son sujetos de derecho, iguales al resto de los ciudadanos, con especial énfasis en "El valor de las contribuciones que realizan y pueden realizar las personas con discapacidad al bienestar general y a la diversidad de sus comunidades". Y recuerda en su Art. 10 que tienen Derecho a la Vida, de la misma manera que el resto de ciudadanos, "Los Estados Partes reafirman el derecho inherente a la vida de todos los seres humanos y adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar el goce efectivo de ese derecho por las personas con discapacidad en igualdad de condiciones con las demás".

Por si todo esto no fuese suficiente no hay más que mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de hasta que punto nos enriquece la diversidad funcional en la sociedad. Además, tenemos millones de ejemplos de personas con diferentes capacidades que estudian carrera, hacen cine, tocan instrumentos, pintan... o simplemente trabajan como lo que son, uno más. 

Por esto es especialmente doloroso e indignante encontrar a quien desde su condición de médico y catedrático se empeña en enseñar lo contrario: 

El pasado 13 de Octubre, en el XVIII Congreso Peruano de Medicina Reproductiva, en Lima, el Dr. Carlos Simón, Director Científico de iGenomix, Médico Ginecólogo en IVI Valencia, y Catedrático de Ginecología de la Universidad de Valencia. Afirmó:

  • "La naturaleza no es perfecta" en alusión a los niños con Sd. de Down.
  • "Los niños con síndrome de down nacen... viven una vida terrible, por más que queramos disfrazarlo de obras sociales, pero estas personas no viven la vida como la tendrían que vivir". 

¿Este tipo de mensajes es el que queremos en la sociedad española? ¿Queremos pisotear los derechos humanos, las convenciones internacionales y el ejemplo de millones de personas con diversidad funcional que viven y enriquecen nuestra sociedad? ¿Queremos que se enseñe que la función de de los médicos debe ser escoger las vidas que "se viven como se tendrían que vivir"? ¿Queremos acabar con la diversidad que la naturaleza nos da y nos enriquece como sociedad? ¿Queremos pagar con nuestros impuestos que se enseñen mensajes propios de las peores dictaduras del siglo XX desde las cátedras universitarias?. 

Este Sr. Catedrático debería dimitir y pedir disculpas a los millones de personas cuyos derechos quiere convertir en papel mojado o en "obras sociales" y no en realidades. 



Hoy: Médicos por la Vida cuenta con tu ayuda

Médicos por la Vida necesita tu ayuda con esta petición «La vida de un síndrome de down no es terrible, ni una obra social.». Únete a Médicos por la Vida y 1.770 personas que ya han firmado.